Banco BISA
Diario Digital Correo del Sur
VIDA (EN RED) SOCIAL:

El cáncer de Marie

03 Mayo 2015Oscar Díaz Arnau ECOS
El cáncer de Marie

El cáncer de Marie

El reloj digital marca las 5:43 del 21 de abril de 2015. “En su ley, con una sonrisa y el puño apretado, Marie acaba de morir”, escribe Sebastián en la cuenta @kireinatatemono, a través de la cual su esposa, una arquitecta de 43 años, había enviado, 11 días atrás, el último de 113 mil tuits.

—Las preguntas médicas, al médico, amigos. Yo no como x presión de tumor sobre duodeno. Cada caso es distinto.
En la foto de perfil de esa cuenta que permanece activa, in memoriam, Marie tiene la mirada fija, lleva puestos unos anteojos y apoya la cabeza contra la pared. No es una imagen de sus últimos días, ni siquiera de sus últimos meses cuando la enfermedad, porfiada como solo es ella, empezó a consumirla hasta dejarla piel y huesos.

—Gracias Ana G. por las rosas rojas — tuiteó el 7 de abril a las 15:44. La evidencia de sus palabras y de la foto que las acompaña: medio escondiendo la cara detrás del ramo envuelto en un papel rosado, en la cama de hospital, se quedó estática en la red social del pajarito. María Marie no está más, pero su historia permanece.

VIDA (EN RED) SOCIAL
En estos tiempos la vida se comparte. Debido a la silenciosa invasión de las redes sociales en la familia, en el trabajo, en la sociedad en general, la vida no es más todo lo privada que era antes del boom de las nuevas tecnologías de la comunicación.
Como lo hacen millones de personas a lo largo y ancho del planeta, Marie decidió utilizar el Twitter como forma de catarsis. Hasta que el cáncer dijo basta.
Veinte días antes, la mujer que peleó contra la dura enfermedad sin tregua, había anunciado que estaba empeorando y que solo restaba esperar. Más de 10.000 seguidores, entonces, no se quedaron sin palabras (porque estas abundan en las redes sociales), pero sintieron un nudo en la garganta.

UNA LENTA DESPEDIDA
A lo largo de estos meses, cada uno de sus tuits era una pequeña despedida.
Dos días antes de recibir las flores de Ana G, escribía:
—¿hoy? Con amor, algo de dolor y tos. Lo resumo porque tengo que escribir y no puedo reply uno x uno — Eran las 11:10 AM del 5 de abril.
Cuatro días antes de poner en relato su dolor, y su tos, y su carácter, sacó para fuera toda su bronca:
—La salud es muy puta y por lo menos me regaló 7 meses de momentos hermosos — Eso fue el 1 de abril a las 9:09 PM.
Cada uno de sus tuits era una puñalada en el corazón ajeno.
Se despedía de a poquito desde una sala del Sanatorio de la Providencia, en Buenos Aires, donde la trataron “como a una reina”. Allí también pasó su último cumpleaños.
Contaba de su tratamiento, de lo que pensaba sabiendo que iba a morir, de la felicidad que le provocaba recibir media hora al día a su hijito pelilargo de tres años.
—Si alguien tiene o ve o me quiere vender el tomo 10 de Puck, bueno, le estaré muy agradecida. Es el único que no tengo.
—Buenas noches. Alguna gente tiene un crucifijo colgado arriba de la cama, yo tengo un suero.
—Tengo el título para la película de Twitter: ¡Qué bello es bloquear!
—Rescate de morfina. No te prives, dijo la doctora.
—Como ya fue todo, me van a dejar comer un poco de palta con pan.
—Sigo acá, me pudrí de hablar nomás. La fama te arruina.
—Cada dos horas vienen, me dan una medicación, rutina, comida que no como y así hasta cuándo saber.
—A mi casa no me puedo ir xq precisaría dos bombas y triple turno de enfermería. Y vender un riñón, algo que me quede sano.
No tuvo ningún cuidado con las palabras: decía lo que pensaba, a menudo con frases polémicas. Jamás mencionó la palabra “cáncer”. Pero un día se calló para siempre.
—Gente, acá Sebastián el marido de Marie. Tomo a mi cargo su cuenta porque, como se habrán dado cuenta, no está en condiciones de tuitear.

EL FINAL
Eso fue el 10 de abril.
Once días más tarde, su marido se encargó de preparar el terreno a sus seguidores. Primero puso: “Amigos, ya falta menos, Sebastián”. Después, “para los que preguntan si Marie sufre: su cuerpo está acá, su cabeza más allá”.
Al final, llegó la hora: a las 5:43 del 21 de abril Marie siguió su camino, en palabras de su esposo, “con dignidad y paz”.
Después de morir, la cuenta @kireinatatemono sobrepasó los 12.200 seguidores.
Así como la vida llega, ahora se registra en una red social y se va.
Y, tal como lo tuiteó Sebastián, “parece que el impensado quilombo que armó esta chica al irse no termina acá”. El marido de Marie anunció que tiene algunos proyectos... •

  • 788 veces leída
  • Ecos
  • cáncer, Marie
Congreso TCP
Arca de Noé

Especial: 6 de Agosto

Especial: 6 de Agosto

Suplementos: Mundial 2018

Suplementos Mundial 2018Suplementos Mundial 2018

Especiales: 25 de Mayo

Especial: 25 de MayoEspecial: Exploración sin límitesEspecial: Leyendas de Sucre

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2018
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por ROOTCODE