Banco BISA
Diario Digital Correo del Sur
PRESENTAN SINGANI DE EDICIÓN CONMEMORATIVA CON EL NOMBRE DE UN BENEMÉRITO DE LA PATRIA

80 años de la paz del Chaco

13 Junio 2015Daniel Oropeza Alba (*)
Dos piezas de artillería en el Regimiento Pérez III de Infantería.

Dos piezas de artillería en el Regimiento Pérez III de Infantería.

El 14 de junio de 1935, la paz del Chaco pone fin a tres años de cruenta batalla. Bolivia y Paraguay respiran después de un largo combate que ha dejado huella profunda de luto y dolor en sus mejores generaciones.

Son incontables los muertos, heridos y prisioneros, pero el sol radiante de invierno anuncia en el Chaco el añorado fin de las hostilidades. El clamor de fusiles y el rumor de cañones no sonarán más en la majestuosa llanura, y por vez primera escucharán los conscriptos el trino de cantores plumados, heraldos de paz y concordia en un infierno verde de sangre cubierto.

El mayor Oropeza, oficial benemérito
Ochenta años después, el inexorable paso del tiempo ha segado la vida de la gran mayoría de los sobrevivientes de ese conflicto bélico, y de los 70.000 soldados movilizados en el Ejército de Bolivia, únicamente 150 se encuentran vivos. De ellos, uno de los últimos oficiales beneméritos es el mayor Daniel Oropeza Alcocer, héroe de la Defensa de Villamontes y meritorio defensor de los sectores Cayoja, Caigua y Tarairí.

Apenas cumplidos los 15 años de edad, Daniel Oropeza Alcocer trocó su vida de colegial por las armas de la patria, que exigían a sus denodados hijos el sacrificio de la vida por salvar la integridad nacional, en una guerra precipitada y desprovista del conocimiento de la zona de operaciones.

Se presentó de voluntario en su natal Cochabamba y partió en contingente de tropa como soldado raso al teatro de operaciones, donde sus acciones destacadas le merecieron ascensos de grado.

Madrina de guerra, Virgen de La Merced
Una inveterada costumbre en los conscriptos consistía en nombrar una madrina de guerra, que le obsequiaba una pulsera con el nombre del soldado y sus datos, para que sea identificado.

La mayoría de los jóvenes nombraban por madrinas a sus parientes, enamoradas o damas distinguidas. Daniel Oropeza escogió a la Virgen de La Merced.
En el transcurso de la contienda bélica, la madre del soldado, María Lourdes Alcocer, asistía a la Catedral de Cochabamba a escuchar incluso tres misas seguidas para rogar por la integridad de su hijo, recomendando que su madrina lo ampare.

En la correspondencia familiar de la época se conserva una emotiva carta de la madre al hijo en campaña que, entre otras cosas, dice: “Hijo: prefiero saber que has muerto en defensa de la patria, a saber que estás prisionero del enemigo, pero tengo fe que tu Madrina (de guerra, la Virgen de La Merced) te devolverá sano a mi lado”. Palabras de añoranza y aliento que se hicieron perdurables en la memoria del héroe.

Maniobras de guerra, morir o matar
El bautizo de fuego, o la primera acción de guerra, donde la vida misma está sopesada ante el dilema absoluto de morir o matar, suele ser el recuerdo más trágico que la memoria no alcanza a depurar, y para el soldado Oropeza esta acción sucedió en el Sector Cayoja, donde a las órdenes de su comandante fue puesto de centinela y advertido de las silenciosas tácticas de los zapadores paraguayos, que machete en mano asolaban la vanguardia boliviana.

“El abrazador calor del Chaco imponía el rigor de su castigo y sus rayos nublaban la vista, en eso, el ruido de hojarascas me advirtió el peligro, logré divisar a distancia una silueta y, con el mayor sigilo, apunté mi fusil al rostro del enemigo y descargué el proyectil”, recuerda el mayor Oropeza.

Inmediatamente, el Oficial al mando reconoció el cuerpo del caído, que resultaba ser N. Gonzales, temerario y valiente zapador paraguayo natural de Villa Hayes y padre de dos hijos varones.

Semejante acción sumergió al novel conscripto en un estado de estupor por tres días, no obstante de servirle de ascenso al grado de Cabo, y despertó en él una valentía que demostraría con creces en la Picada Santa Cruz y la Sección Tarairí.

La bala huye del que la busca…
Para la organización de la Defensa de Villamontes, sus méritos ya le habían servido para ganar el grado de Sargento, y fue comisionado como comandante de un nido de ametralladora. Allí, con su pesada arma “Vickers”, marcada con el número 333 y al mando de un grupo de cinco hombres alimentadores y aguateros de la pieza, su función era controlar el campo minado y diezmar al ejército paraguayo.

“Los paraguayos llegaban embriagados, en constantes oleadas, intentando romper la primera línea (boliviana), y nuestra misión fue repeler ese ataque desde la chapapa de la ametralladora, expuestos a que la artillería paraguaya nos reglee con sus morteros. Aquí el que huye de la bala, muere, y el que la busca, vive”, agrega el mayor Oropeza.

Este episodio de la Guerra del Chaco ha sido la más contundente victoria del Ejército boliviano, al mando del general potosino Bernardino Bilbao Rioja, quien recibió por ella el título póstumo de “Mariscal del Chaco”.

Se constituye también en el mayor repunte de las armas de la patria y de la moral de tropa, que a partir de este momento quiso avanzar hasta las antiguas fronteras y solamente fueron detenidos por la artera diplomacia internacional.

En la guerra no hay ateos
Sentencia el mayor Oropeza: “Hasta los más ateos en la guerra se encomiendan a Dios”. Muchos soldados de instrucción universitaria, en los escasos segundos de seguridad con que contaban, debatían sobre la política interna y sobre la incapacidad del mando militar, y renegaban de su suerte “deseando algunos no haber nacido”

En esto, los ateos se burlaban de los soldados devotos llamándolos cobardes, curas o “adiosados”. Pero cuando el clamor del combate los llamaba, “eran los primeros en persignarse y empezar a rezarse para no ser destinados a primera línea”, agrega el benemérito de la Patria, y si resultaban vivos se volvían los más creyentes.

“Había misas de campaña. Una de esas fue el 13 de junio, día de San Antonio de Padua, donde nos dieron orden de disparar la mitad de nuestro parque de municiones, y al día siguiente, entre llanto de emoción y alegría, fue la paz”.

La paz del Chaco y la carrera militar
Terminada la contienda por la paz del Chaco, las tropas no retornaron inmediatamente a sus regiones de origen; al contrario, siguieron movilizadas durante todo el año 1935. En este periodo, muchos ciudadanos escogieron continuar en la carrera de las armas y permanecer en el ejército en tiempo de paz.

El sargento Oropeza fue licenciado el 6 de marzo de 1936, cuando había cumplido 17 años, y, luego de la guerra abrazó la carrera militar, que lo mantuvo activo por más de 50 años, siendo destinado a diferentes unidades militares en La Paz, Potosí, Chuquisaca, Santa Cruz, Cochabamba y Oruro.  

Destino a Panamá
Destinado a la Escuela de las Américas en Panamá, en 1966, conoció en aquella unidad de instrucción militar a diferentes oficiales representantes de todos los países del continente americano. Uno de ellos fue el capitán Gonzales, oriundo del Paraguay, quien al saber que el capitán Oropeza había luchado por su país en la Guerra del Chaco, con mucha expectativa se propuso conversar acerca de esos sucesos.

“El capitán Gonzales se presentó como oficial paraguayo, entusiasmado de conversar de la guerra; me preguntó en qué lugares yo había combatido y, luego, me comentó que su padre también fue un destacado soldado paraguayo en la guerra, y que cayó muerto en el Sector Cayoja. Le pregunté el nombre de su padre y el capitán Gonzales me respondió: ‘Néstor Gonzales’. Mi sorpresa fue enorme al conocer este dato. Entonces le pregunté, casi absorto, de qué lugar era su difunto padre, y él me respondió: ‘De Villa Hayes’. Entonces supe con precisión de quién se trataba, y ante la majestad de la muerte me percaté que yo había matado a su padre”.

“Le pregunté el nombre de su padre y el capitán Gonzales me respondió: ‘Néstor Gonzales’. Mi sorpresa fue enorme al conocer este dato. Entonces le pregunté, casi absorto, de qué lugar era su difunto padre, y él me respondió: ‘De Villa Hayes’. Entonces supe con precisión de quién se trataba, y ante la majestad de la muerte me percaté que yo había matado a su padre” (mayor Daniel Oropeza Alcocer que, a los 97 años de edad, es uno de los últimos oficiales beneméritos de la Patria)

El singani, un elixir para la longevidad
A sus 97 años de vida, el mayor Daniel Oropeza mantiene lúcida la mente y activo el cuerpo, no obstante los avatares de su vida. Según su parecer, esta prodigiosa conservación se debe a su pasión por el singani, noble bebida destilada de la vid, denominación de origen boliviana, de tradicional elaboración en los departamentos de Chuquisaca, Potosí y Tarija.

“Desde mi juventud yo degustaba del buen singani que producía mi mamita de las vides de su huerta, y siempre he disfrutado de un sabroso cóctel de fruta cítrica con singani, incluso cuando me destinaron en Carandaiti no me ha faltado singani. Ese es mi secreto para vivir bien y conservar la salud”.

Es parte de su dieta de mediodía un cóctel de toronja como aperitivo. Lo degusta mientras departe con familiares y amigos, alternándolo con lecturas o con la revisión de sus “Memorias en Campaña”, documento de los acontecimientos que le tocó vivir y con el que espera homenajear a los valerosos soldados y oficiales caídos en campaña, a los que él ha visto morir en acción heroica y también a aquellos que lograron sobrevivir.

La Bodega “Don Tomás”, de Villa Abecia
En la fecunda región de Sur Cinti, de tan alta tradición en el cultivo de la vid, encontramos una antigua bodega cuyo nombre es un homenaje a uno de sus propietarios, Don Tomás Daroca.

Afianzada hace más de 150 años, tiene en su haber la tradición del arte del vino, con la crianza de cepas destacadas del acervo nacional que le dan a la región cinteña una pátina de pionera en el rubro vitivinícola de vinos y aguardientes destilados a más de 2.300 metros sobre el nivel del mar.

Destilado en esta prolífica bodega y con la experta dirección enológica de su propietario, el singani conmemorativo a los “80 años de la Paz del Chaco” lleva el nombre del Mayor Daniel Oropeza, como un justo tributo a la juventud valiente que defendió la patria. Ha sido destilado de la cepa de Moscatel de Alejandría y en la etiqueta se puede advertir el mapa de Bolivia con el Chaco perdido.

El propietario de la bodega, Tomás Daroca, recuerda que “la tercera generación de mi familia tramontó desde España para afincarse aquí, en el hermoso valle de Villa Abecia, y se dedicó a la elaboración del vino, tanto tinto como blanco, de cepas esmeradamente cultivadas en nuestros viñedos, y por supuesto a la destilación del singani, que es la bebida emblemática de Bolivia”.

Es la primera vez que se realiza una edición conmemorativa de una bebida en Chuquisaca desde que SAGIC emitió la serie conmemorativa de los propietarios de San Pedro Mártir, con la alegoría del brigadier de los Ejércitos Reales Don Indalecio Gonzales de Socasa.

En esta ocasión es un militar boliviano héroe del Chaco el que recibe “este un homenaje que hacemos a la valentía de un hombre que ha luchado por defender la heredad de sus mayores, y con toda seguridad que el mayor Daniel Oropeza ha descubierto la receta de la larga vida en el buen singani”, finaliza Daroca.

* Es Presidente del Comité Organizador “Potosí 2016 Historia, Arte y Monedas. 1ª Convención Internacional de Historiadores y Numismáticos”,     a realizarse el 21, 22 y 23 de octubre de 2016.

El capitán Daniel Oropeza al mando de una ametralladora pesada en el Regimiento Braun VI de Caballería, 1960El mayor Daniel Oropeza, en la actualidad.La tropa que comandó el sargento Oropeza en la ciudad de Potosí, una vez terminada la Guerra del Chaco.El sargento Oropeza en la escuela de clases “Maximiliano Paredes”, de Sucre.
  • 2561 veces leída
  • Ecos
  • batalla, Bolivia, Paraguay

También le puede interesar...

14 Junio 2015, 20:22

Maltrato contra la vejez alcanza el 52% en Bolivia

Los adultos mayores son víctimas de maltrato familiar e institucional

14 Junio 2015, 04:32

Quiere jugar

COPA AMÉRICA Marcelo Martins se muestra optimista en llegar bien al duelo entre Bolivia y Ecuador, a jugarse este lunes

14 Junio 2015, 01:13

Un partido de infarto

COPA AMÉRICA Argentina no pudo ante Paraguay, que logró el empate en el último suspiro

13 Junio 2015, 19:50

Paraguay le roba el triunfo a Argentina con goles de infarto

Con un empate de 2-2 en el marcador cerró la jornada sabatina de la Copa América Chile 2015

13 Junio 2015, 16:27

Bolivia y Paraguay recordarán el alto al fuego de la Guerra del Chaco

El cese al fuego del encuentro bélico más largo del país será recordado mañana en un acto en Villa Montes

Arca de Noé

Especial: 6 de Agosto

Especial: 6 de Agosto

Suplementos: Mundial 2018

Suplementos Mundial 2018Suplementos Mundial 2018

Especiales: 25 de Mayo

Especial: 25 de MayoEspecial: Exploración sin límitesEspecial: Leyendas de Sucre

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2018
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por ROOTCODE