Banco BISA
Diario Digital Correo del Sur
CRÓNICAS Y ENTREVISTAS DE PASO...

En minibús por la 9 de Julio

23 Agosto 2015Abdel Padilla Vargas
En minibús por la 9 de Julio

En minibús por la 9 de Julio

El metrobús porteño de caja automática es el hermano mayor del Puma Katari made in China. Los hay de dos y tres puertas, ventanas siempre abiertas. En el pedestal está el chofer, cariacontecido, panzón y mirada de buen tipo. ¡Pobre!, nunca tiene tiempo para saludar. Pienso que le falta su anfitrión chukuta.

Se extraña… la dictadura del dedito y la liviandad del “¿puedo aprovechar maestrito?”, los nervios de último momento y hasta parar tres veces en la misma cuadra, se extraña. Dicho mal y pronto: se extraña la rutina del desorden.

Y es que para viajar por el Gran Buenos Aires, por Capital y desde sus provincias, hay que hacerlo a lo Borges: un poco lobo y medio perro gregario. Solo pero en manada, en masa pero sin líder. Cada quien enrumbado sin mirar atrás para no quedar convertido en sal en alguna de las paradas de vidrio.

Eso sí, tiene sus ventajas el subordinarse ante el dictamen de las paradas: esperar, hacer fila y abordar… Lo malo es el replay: esperar, hacer fila y abordar… dos, tres estaciones; una, dos, tres horas de viaje…

El metrobús porteño de caja automática es el hermano mayor del Puma Katari made in China. Los hay de dos y tres puertas, ventanas siempre abiertas. En el pedestal está el chofer, cariacontecido, panzón y mirada de buen tipo. ¡Pobre!, nunca tiene tiempo para saludar. Pienso que le falta su anfitrión chukuta.

En Buenos Aires no hay un parangón para el minibús paceño y hasta es difícil su definición: acaso Toyota adaptado hecho acordeón, donde antes cabían 12 “cómodamente sentados” hoy entran 15 amontonados, chofer incluido. Aunque nada mejor que un minibús, con sus grafitis tapa-parabrisas, para expresar la filosofía urbana de La Paz en clave criolla: “Tu envidia es mi fortaleza”; “cuatro balazos, ningún hachazo”; “mamita, cuidame desde el cielo”…

Del cielo es el teleférico. Cabinas colgadas como ganchitos de ropa que a los 45 metros del piso y más de 3.600 del mar metabolizan la ansiedad en una paz fugaz. En el cielo paceño está permitido soñar. El teleférico es mucho más que un transporte, es el cable pelado en medio de la tormenta eléctrica del mestizaje chukuta, que amalgama dos ciudades que siempre fueron una: La Paz y El Alto.  

Lo grosso [excelente, óptimo, superior] en la capital argentina es el subte, como en las película
El subte es la sinapsis necesaria del transporte porteño, donde la que manda es la muchedumbre de pie y de paso… El viajar no es un concepto que al subte calce. En Buenos Aires se viaja por colectivo, por subte solo se pasa, se salta. Con algunos pesos argentinos uno puede rebotar de estación en estación cada dos o tres minutos. Lo único que hay que hacer es mimetizarse entre la multitud: sentados, unos; de pie y colgados en manijas de cuero y plástico, otros.

Donde uno viaja a sus anchas es en taxi, coche bicolor —amarillo y negro— de modelo reciente, asientos de cuero, aire acondicionado y taxímetro mata-cambio. Como en el cacho: lo que se ve, se cobra: el derecho de abordar (16,90 pesos, algo más de 9 bolivianos), el recorrido, los minutos en rojo y la espera, si hay más de una parada. Y no es que en La Paz estos rubros no se moneticen, la diferencia es el instrumento y calibre de la medición: en Buenos Aires, el taxímetro; en La Paz, el ojímetro. En ambos casos, los artistas son los del volante: el tachero y el maestrito.

Si la historia midiera a los pueblos por cómo se moviliza cotidianamente su gente, la de La Paz y Buenos Aires sería una historia sin hiatos, bien le haría a una reflejarse en la otra. Y por qué no, ver un día un minibús con su voceador y cartelitos tapa-parabrisas circulando, parando-parando, en la 9 de Julio, la avenida más ancha del mundo.

Lo grosso [excelente, óptimo, superior] en la capital argentina es el subte, como en las películas: socavones iluminados de carteles publicitarios, ingresos giratorios, gradas eléctricas, puertas automáticas y uno que otro choro. El subte es la sinapsis necesaria del transporte porteño, donde la que manda es la muchedumbre de pie y de paso… El viajar no es un concepto que al subte calce. En Buenos Aires se viaja por colectivo, por subte solo se pasa, se salta.
   
* Es periodista. Esta crónica es parte de la serie denominada “Ni boludos ni bolitas” dentro del blog “Musguito en la piedra” y cuenta con la autorización del autor para su publicación en la revista ECOS.

  • 1217 veces leída
  • Ecos
  • minibús, 9 Julio
Arca de Noé

Especial: 6 de Agosto

Especial: 6 de Agosto

Suplementos: Mundial 2018

Suplementos Mundial 2018Suplementos Mundial 2018

Especiales: 25 de Mayo

Especial: 25 de MayoEspecial: Exploración sin límitesEspecial: Leyendas de Sucre

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2018
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por ROOTCODE