Banco BISA
Diario Digital Correo del Sur
VIAJAR PARA CONOCER A LA GENTE

“La vuelta a Bolivia en 64 días”

12 Septiembre 2015Oscar Díaz Arnau
“La vuelta a Bolivia en 64 días”

“La vuelta a Bolivia en 64 días”

Carlos Jorge Ismael Galindo Tardío, economista en pausa, escritor en potencia, se la pasó 33 de sus 64 años de vida sobrevolando cuatro continentes de cuya gente no puede dar mayor referencia porque el trabajo lo mantuvo, aunque en hoteles lujosos, siempre aislado.

Es un hombre sereno que administra las palabras con discreción, por eso no tarda en contarme que ha decidido bajarse de los aviones para cumplir un objetivo con ribetes de aventura: en 64 días, recorrer la mayor cantidad de ciudades empleando únicamente el transporte público, siempre por tierra o por agua, nunca por aire. “Debo tener unas 300.000 millas voladas, no es miedo de avión sino que pisando tierra firme es mejor: en el avión, uno sube y llega al otro lado sin saber lo que ha pasado en el camino. En cambio la flota, el barco o el tren permiten tener noción del movimiento, del tiempo y del espacio”.

Las personas
“En 1971 estudiaba Derecho y Economía en Sucre, en la Universidad San Francisco Xavier, mi primera Alma Mater, pero tuve que escapar de la dictadura y acabé en los Estados Unidos, donde estudié Economía. Tengo un Master en Economía y trabajé en comercio internacional. Durante 33 años solo viajé en avión, quedándome en hoteles sin tener contacto con las personas”.

Luego, se explica mejor: “La realidad es que viajar en avión y alojarse en hoteles por trabajo implica estar solamente con gente ejecutiva o con empresarios. No había tiempo para hacer una visita de tipo social”. En el café donde nos encontramos se muestra tal cual es, junto a sus compañeros de viaje, un iPad y algo de equipaje, reconociéndose como un “caminante solitario pero con muchos amigos”.

Se le nota pleno tomándose desquite de aquellas décadas de aviones y hoteles; no le importan tanto los lugares como sus habitantes, en su recorrida por el país tiene la sola inquietud de saber de su gente.

“Cuando viajo me gusta charlar, ya sea con los pasajeros o con los choferes que me llevan de un lado al otro, con la gente de los hostales o pensiones donde me quedo... también con gente de la calle y de los restaurantes”.

Dice que al final, ante de dejar una ciudad la bautiza según las impresiones que le dejaron sus nuevos amigos. Entonces están las ‘gentes alegres’, las ‘gentes trabajadoras’, las ‘gentes corriendo’, las ‘gentes con problemas’… Porque “cada ciudad tiene su propio ritmo, su propia velocidad de movimiento”.

Potosí, por ejemplo, “es una ciudad con movimiento de las personas lento pero con un objetivo: saben a dónde van”, agrega con seguridad. “En cambio Yacuiba es una ciudad con mucho crecimiento, donde las personas se mueven a gran velocidad rápido, pero caminan en círculo; no hay un objetivo”. De inmediato aclara que “son impresiones subjetivas, puede ser que me haya tocado personas no apropiadas”.

Sucre, para él, tiene “un movimiento semilento y semirápido, pero hacia fuera; es una ciudad en tránsito, de paso hacia otras profesiones”, por la cantidad de migrantes que estudian en sus universidades.

“De cientos o miles de profesionales son pocos los que se quedan aquí” (en la capital). Recuerda que el pasado también explica esto, cuando Charcas estaba geográficamente entre los virreinatos de Lima y del Río de la Plata.

Así también, como viajero buen observador, ha advertido que en las terminales de buses y en las estaciones de trenes se mueven las esperanzas de los que arriban o se van, de los que saludan y se despiden con los sentimientos encontrados de la ilusión y la desilusión.

El Tipnis
Galindo tiene una motivación extra: reivindicar la demanda medioambiental del TIPNIS, cuyo suelo espera pisar el próximo domingo. “Es un territorio que debe ser preservado, la carretera sería una agresión a la naturaleza de esa reserva forestal. El Gobierno está desconociendo acuerdos previos con los territorios indígenas. La carretera solamente toca dos naciones indígenas, no hay beneficio para la mayoría de los habitantes de los pueblos originarios del país sino más bien un maleficio para la naturaleza y para la humanidad”, afirma con seguridad.

Ante la necesidad de repasar los lugares por donde anduvo hasta ahora, no le cuesta mucho hacer memoria: “Inicié mi gira en Santa Cruz de la Sierra, pasé a Yacuiba por ómnibus y de ahí a Bermejo, en un camino que casi no existe: solo la mitad debido a las petroleras. De ahí pasé a Tarija y de Tarija a Potosí, todo en carreteras en excelente estado”.

Potosí y Sucre
De Potosí le apasionaron sus visitas a la Casa Nacional de Moneda y de Sucre, las que hizo a la Casa de la Libertad, a cuyo director, Mario Linares, le comentó de su deseo de entregar la medalla que le fue otorgada a su ilustre antepasado, León Galindo Camacho, por el mariscal Antonio José de Sucre con motivo de su participación en la Batalla de Ayacucho.

“También nos gustaría cambiar la placa en la que consta el apellido ‘Vélez’ pero, en realidad, esa es la ciudad donde nació Galindo Camacho”. Su relato suena a dos voces, en el café donde nos hemos encontrado y en la página privada de Facebook por la que va narrando su travesía con textos y fotos impregnadas de chispa; allí se puede ver el momento en que, a su paso por una estación de servicio, una joven de sonrisa medida le “llena el tanque” (su bolsillo) con gas por Bs 5 para no quedarse sin combustible. Retrata sus andaduras a pesar de que esto a veces le incomode.

“Me gusta la fotografía pero prefiero la ‘realgrafía’: hay fotógrafos que están más tiempo enfocando mientras las otras cosas pasan por su lado”.
Quienes deseen seguir el rastro de Carlos Jorge pueden escribirle a cjgalindo@gmail.com, para que los incluya en su página privada de Facebook.

Asilos y cementerios
“No me jubilé, me gradué de la segunda edad”. ¿Cómo es eso?, le pregunto. “Estoy comenzando a vivir, la tercera edad es la edad para vivir”. Después llega el argumento: “En la primera edad uno aprende; en la segunda, aplica lo que aprendió, y la tercera es la síntesis de la vida. Por eso visito los asilos...”.

En las ciudades tiene dos objetivos puntuales: Uno de ellos, los asilos de ancianos (“converso con ellos”; “la tercera edad debería ser la más feliz pero veo más tristezas que alegrías, por el sentimiento del abandono”; “hoy en día a una persona de más de 50 años se la relega a un segundo plano”). El segundo objetivo son los cementerios (“la gente va con sentimientos positivos: no creo que nadie visite a alguien que odió”; “es posiblemente el lugar con más tranquilidad”).

Vuelta al mundo en tren
Carlos Jorge Galindo se reconoce místico, por eso el número alegórico de 64 días aludiendo a su edad y otro más que resalta en su plan de dar en el futuro “la vuelta al mundo en 80 trenes” (un nuevo símbolo, esta vez alusivo a la obra de Verne), dentro de un itinerario que ya ha diseñado y que estima le tomará ocho o nueve meses.

Sabe bien que algunos tramos deberá hacerlos por mar; uno, en Alaska, donde hay dos islas (una perteneciente a Estados Unidos y la otra a Rusia). De allí pasará a Vladivostok y de aquí a Leningrado (nuevamente llamada San Petersburgo) para luego atravesar la Siberia, dirigirse a los países escandinavos, pasar por barco hacia Canadá y volver a San Petersburgo, en Florida, EEUU.

A propósito de las alegorías (a su modo de ver, un “simbolismo freudiano”), la vuelta a Bolivia en 64 días comenzó el día de su cumpleaños y terminará en Cochabamba, donde nació. En el camino escribe una novela histórica que titulará “La historia del militante y la luna llena”; está ambientada en un año difícil para Bolivia: 1971.

El más millonario
Con sus pocas pertenencias (“viajo con una mochila, una maleta de ropa y una computadora”), dice estar en condiciones de trabajar. Pero, con cinco hijos profesionales y careciendo de la ambición de acumular riqueza, “no tengo otro objetivo en la vida”.

De hecho, economista al fin, se despide con una revelación de tipo monetaria:
“No tengo nada a mi nombre y, sin embargo, me considero el hombre más millonario del mundo: tengo tiempo y tengo salud. Y eso, no tiene precio”.

Su relato suena a dos voces, en el café donde nos hemos encontrado y en la página privada de Facebook por la que va narrando su travesía con textos y fotos impregnadas de chispa; allí se puede ver el momento en que, a su paso por una estación de servicio, una joven de sonrisa medida le “llena el tanque” (su bolsillo) con gas por Bs 5 para no quedarse sin combustible. Retrata sus andaduras a pesar de que esto a veces le incomode. “Me gusta la fotografía pero prefiero la ‘realgrafía’: hay fotógrafos que están más tiempo enfocando mientras las otras cosas pasan por su lado”.

  • 2801 veces leída
  • Ecos
  • vuelta, Bolivia, 64 días

También le puede interesar...

13 Septiembre 2015, 06:58

Bachelet espera fallo en su peor momento

La aprobación de la mandataria chilena cae a un 22%; creen que juega el litigio con Bolivia

12 Septiembre 2015, 15:58

Textiles, joyas de Bolivia

Los textiles hechos a mano no solo son hermosos, a la vez que misteriosos, sino que guardan el trabajo minucioso de una persona que se tomó un largo tiempo para elaborarlos

11 Septiembre 2015, 05:26

Evo: Bolivia aguarda fallo de la CIJ con "confianza y esperanza"

El Presidente cree que la CIJ admitió su competencia cuando aceptó la causa boliviana

10 Septiembre 2015, 18:59

Vicepresidente argentino hace llamado a Bolivia y Chile a llegar a un acuerdo

Amado Boudou se dirigió a los periodistas junto a su colega boliviano, Álvaro García Linera, con quien se reunió minutos antes en una visita que no estaba anunciada previamente

10 Septiembre 2015, 15:26

Evo Morales asegura que La Haya juzgará en bien de los bolivianos

El Mandatario se refirió al anuncio que hizo la CIJ de La Haya en sentido de que el próximo 24 de septiembre dará a conocer su fallo sobre la objeción preliminar argumentada por Chile

Congreso TCP
Arca de Noé

Especial: 6 de Agosto

Especial: 6 de Agosto

Suplementos: Mundial 2018

Suplementos Mundial 2018Suplementos Mundial 2018

Especiales: 25 de Mayo

Especial: 25 de MayoEspecial: Exploración sin límitesEspecial: Leyendas de Sucre

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2018
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por ROOTCODE