Banco BISA
Diario Digital Correo del Sur

Reinhard, el alemán (y su esposa) que interpreta a Matilde

22 Abril 2018Oscar Díaz Arnau ECOS
Reinhard, el alemán (y su esposa) que interpreta a Matilde

Reinhard, el alemán (y su esposa) que interpreta a Matilde

Antes de saber de la existencia de Matilde Casazola, Reinhard Salger, a 10.000 kilómetros de distancia, cumplía 47 años como mecánico automotriz en la BMW. Estaba próximo a jubilarse y mantenía en secreto un hobby, lo que le acompañaría como nueva ocupación después de abandonar la revisión de algunos de los autos más deseados del mundo: la música. Pero ni él podría sospechar su actual pasión por el tinkuy, el caporal, especialmente por el salay boliviano…

Reinhard está junto a su esposa, la cochabambina criada en Santa Cruz Martha Pardo de Salger. Me reciben en el hotel donde se hospedan, acaban de llegar de la casa de Matilde. Un amigo sucrense, Juan Pablo Álvarez, se los presentó.

El germano, con seriedad, me dice de entrada que vivieron en Fráncfort hasta hace seis meses, cuando decidieron trasladarse definitivamente a Bolivia. “Estoy harto de autos, harto de nieve y de hielo y, como tengo parientes en Cochabamba… También fue una promesa a mi esposa, porque ella cambió Bolivia por Alemania especialmente por mí. Entonces he dicho: ‘cuando sea jubilado, vamos a vivir a Bolivia’”.

Reinhard y Martha llevan 15 años juntos. Posan para la foto y, cariñosamente, se toman de la mano. Se ven felices: ella sonríe, a él esto de mostrar los dientes para la cámara le cuesta un poco. De joven tocaba la guitarra y pasó clases de música a distancia, por Internet. Cada cierto tiempo le tomaban exámenes hasta que el mecánico de coches obtuvo su título de compositor.

En los últimos años trabajó en la sección de servicio al cliente de la BMW, recibiendo reclamos. “Complicado, fueron muchos días 12 horas al día y a veces también por la noche porque en Alemania también los trabajadores se rigen por la ‘ley del capitalismo’: más trabajo, menos trabajadores”, bromea, fiel a su costumbre, impertérrito.

Ahora está jubilado y contento con el cambio. “Me gusta Bolivia, la gente, la comida”.

A la pregunta de qué platos le atraen más, llega una respuesta previsible: “pique, charque, sillpancho, comida de Cochabamba, ¿no ve?”. El alemán casado con la boliviana ya va adoptando los modismos de su nuevo país.

Así se conocieron

Martha vivía en Santa Cruz y Reinhard, en Alemania. Pero él un día se reunió con exalumnos de su colegio y entre ellos había una mujer llamada Dorys a la que no veían hace mucho tiempo. En un determinado momento ella les comentó que residía en Bolivia y los invitó a visitarla. Todos se rieron menos él, que se tomó la propuesta en serio. “Bueno”, contestó el estricto Reinhard, “el próximo año voy a visitarte”.

Cumplió y durante su estadía en Santa Cruz, una noche pidió que le indicaran dónde podía bailar salsa: “a los alemanes les gusta la salsa, merengue, bachata”, me aclara como si él no fuera uno de ellos, ya (algo) bolivianizado.

Finalmente, asistió a una discoteca y ni bien entró, se vio flechado por una morena. Hoy, ambos coinciden en que se enamoraron a primera vista. La de ella es una historia aparte, porque esa noche discutió largamente con su amiga por el lugar donde deberían ir a bailar: una postulaba a ‘Manisero’ y la otra a ‘Eleguá’. “Esa noche, no sé por qué, yo no quería ir a Manisero”, cuenta entre risueña y concentrada en recuperar aquel relato de la memoria.

Martha en un primer momento la convenció, pero, al notar a su amiga disgustada, aunque a regañadientes, cedió: “Ya, Patty, vamos a Manisero”. Esa fue la discoteca en la que conoció a Reinhard.

La música latina

“Desde sus 15 años ha escuchado música latina”, dice Martha de su esposo. Ella describe al alemán —en general, no solo a su marido— como “puntual”.

Más o menos a los 13 años, recuerda Reinhard, “todos mis compañeros de escuela compraron discos de vinilo de The Beatles, Rollings Stones, Beach Boys, Bee Gees, Pink Floyd, todo eso. Pero yo, mi primer disco fue Sérgio Mendes en Brasil, 1966.

Admite que solo le atraía el ritmo, nada de la lengua: no sabía una letra de español. Dice que el idioma lo aprendió poco a poco, tomando clases en Cochabamba y, por supuesto, practicando con Martha.

Hombre metódico, antes de radicarse en el país viajó solo, dice, para reflexionar si “sería capaz” de vivir en Bolivia. Martha se quedó trabajando en Alemania. “Ahora sé que es posible”, se ríe, por fin, él. Están convencidos de que permanecerán en Cochabamba, aunque siguen viajando: solo les resta conocer Tarija, Beni y Pando.

La composición

El compositor Reinhard tocó también el piano en su juventud. Recuerda con especial afecto a su profesor chileno, Felipe Rojas, en Fráncfort, a orillas del río Main. “Por desgracia se volvió a Chile hace un año y, desde ese tiempo, nunca he encontrado otro buen profesor como él”.

Le pido que me comente de su faceta de compositor. “Me gustan cosas que normalmente no hay”, dice con la dificultad que representa el castellano para cualquier alemán. “Muchas veces he escuchado la música folclórica (boliviana) y poco a poco me gustó, sobre todo caporal, tinkuy… pero mi favorito es el salay. He preparado una salsa, un tinkuy y un caporal”. Todo en alemán.

Apasionado de la composición musical en computadora, entre sus creaciones destaca el que denominó “Tecno-tinku”, con buena repercusión en Internet. En español, tiene una salsa. “Yo sé que en Bolivia les gusta la cumbia; entonces, he hecho una cumbia y un amigo está buscando una cantante en Cochabamba (para que la interprete)”.

Reinhard dice que compone canciones para colgarlas en YouTube y en Facebook (tiene alrededor de 10 en la red); “es un hobby por ahora, quizás en el futuro, si funciona, me parece bien, (pero) no tengo que ganar dinero con eso”.

—A veces tengo ideas en la cabeza y siento que debo cambiarlas. Como soy jubilado, tengo tiempo. Y cuando eres un jubilado, necesitas un hobby.

—En Alemania —complementa Martha— eso es cultura. Terminan de trabajar y luego se dedican a su hobby.

Mientras los amigos de Reinhard leen libros y periódicos todos los días, él, que de su parte tiene hijos y nietos en Alemania, se dedica a la música.

“De regreso”

Recuerda el día en que asistieron a un concierto de Willy Claure en Europa, donde escuchó por primera vez “De regreso”, la famosa melodía de Matilde Casazola.

“He pensado: ‘¿qué pasa cuando un alemán canta esa canción?’. Entonces me dije: ‘voy a probar’. No sé cantar, normalmente, mi voz no es una voz para cantar, pero probé con ‘De regreso’ y a mucha gente le gusta”.

Emocionado, relata el momento en que conoció a la cantautora chuquisaqueña, la semana pasada, en ocasión de su visita a Sucre. Dice sentirse muy honrado, tanto que se puso de rodillas cuando vio a Matilde. “Fue para mí un gran honor, no pasa mucho que una canción llegue directamente a mi alma”, enfatiza refiriéndose a ‘De regreso’. Confiesa que no conoce otras composiciones de ella, que, dicho sea de paso, le obsequió un CD.

En su particular versión de De regreso (que se la puede escuchar en Facebook: “Reinhard tyros60”), tiene un estilo hablado de cantar. El jubilado no pierde la seriedad en el video bella y a la vez escrupulosamente instrumentado. Allí se muestran imágenes caseras de paisajes de la tierra boliviana: los caminos, el salar, el altiplano, la gente… estampas habituales para nosotros pero cautivantes para el extranjero, como una marcha de campesinos. También aparece fugazmente él, parco, flemático, puntual, en un estudio de grabación. •

Felipe Rojas

Ex profesor particular de Reinhard

“Reinhard era un alumno muy dedicado y aplicado, tenía muchas ganas de aprender y eso motiva mucho cuando eres profesor. Me acuerdo de su pasión por la música latina. Le envío un saludo desde Chile”.

Matilde Casazola

Autora chuquisaqueña de “De regreso”

“Para mí, ha sido un regalo hermoso que una persona a la que yo no conocía, de un país lejano como Alemania, se haya emocionado con esta canción en un recital de Willy Claure. Es muy hábil con los programas de internet e hizo un arreglo musical de fondo para la cueca; una versión única. No es de un cantante profesional, sino de alguien que gusta de la música”.

Reinhard, el alemán (y su esposa) que interpreta a Matilde
  • 716 veces leída
  • Ecos
  • Reinhard, Matilde, De regreso, artista, chuquisaqueña

También le puede interesar...

20 Abril 2018, 06:48

Tenis apunta a Nacionales

El Campeonato Nacional de Primera, Senior y Super Senior y el Nacional de Iniciación 10 Años son los próximos objetivos de la Asociación Chuquisaqueña de Tenis, que para este fin de semana tiene programados dos...

Congreso TCP
Arca de Noé

Especial: 6 de Agosto

Especial: 6 de Agosto

Suplementos: Mundial 2018

Suplementos Mundial 2018Suplementos Mundial 2018

Especiales: 25 de Mayo

Especial: 25 de MayoEspecial: Exploración sin límitesEspecial: Leyendas de Sucre

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2018
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por ROOTCODE