Banco BISA
Diario Digital Correo del Sur

Mi profesión es…“gamer”

08 Julio 2018Richard Mamani Vedia ECOS
De izq. a der, Bruno Barrios, Roger Barja, Pedro Carranza, José Luis Corderao, José Luis ...

De izq. a der, Bruno Barrios, Roger Barja, Pedro Carranza, José Luis Corderao, José Luis ...

En la actualidad, ya es una profesión. Y no, no estamos jugando. Hace rato que ser “gamer” se convirtió en algo serio. Eso gracias a que los videojuegos abrieron paso a los “eSports” o deportes electrónicos. Cada vez atraen a más aficionados y entregan más dinero. Millones en premios.

En el país viven dos de los mejores jugadores de StarCraft —un videojuego de estrategia en tiempo real— de Latinoamérica. Uno de ellos, en Sucre. Todavía no compiten profesionalmente, pero hace poco demostraron que no están para ligas menores. En las últimas temporadas, se situaron entre los 16 mejores juradores de la región de la Copa América —sí, hay un torneo regional de StarCraft, cuyo nombre es Copa América.

Se trata de Bruno Barrios (Dark) y Edson Añawaya (Darkunnamed), chuquisaqueño y paceño, respectivamente. Hace poco hicieron dupla en otra competición: el Torneo de Naciones. Representaron al país y llegaron hasta los cuartos de final. Nada mal para dos gamers que no compiten profesionalmente.

“Cuando empecé, solo era distracción. Al pasar los años descubrí que era muy bueno y me dije: ‘le meteré ganas’. Y me fue bastante bien”, dice Barrios (24), jugador de StarCraft semiprofesional desde los 17 o 18 años. Tiene el rango de “gran maestro”. Su mejor registro lo consiguió en 2016, cuando se situó en el quinto lugar en una Copa América.

“El premio para el primer lugar eran 4.000 dólares, creo. Yo logré sacar 500 dólares. En total, creo que llegué a ganar 1.200 dólares”, recuerda.

El Torneo de Naciones de hace unos meses fue otro de sus logros más importantes. Quedó fuera en cuartos al igual que Añawaya, su compañero de equipo, pero no se les puede reprochar nada. Era su primera vez.

“Nos ganó Brasil. Era como el Mundial. Fue muy lindo, emocionante que te vea tanta gente en el Twich (una plataforma donde se transmiten en vivo las partidas). Había como 15.000 o 20.000 (personas siguiendo el torneo). La gente de Bolivia estaba emocionada. Fue en marzo o febrero de este año”, recuerda, todavía emocionado.

Bruno comenzó a estudiar Ingeniería Civil no hace mucho. Pudo dedicarse profesionalmente a ser gamer, pero el movimiento que generan los eSports en el país todavía no alcanza para vivir de eso. No es nada fácil, sin apoyo económico. De todos modos, planea seguir compitiendo cada vez que pueda: dice que solo necesita dos o tres días para recuperar su nivel.

Los eSports nacieron gracias al movimiento que generó el StarCraft en Corea del Sur, considerada, por eso mismo, la patria de este juego. Allí surgiendo las primeras estrellas de los videojuegos, los primeros torneos y las transmisiones en vivo.

Actualmente, los eSports están creciendo de manera acelerada, sobre todo, en Asia, Europa y Estados Unidos. América Latina no está exenta, pero el movimiento todavía es equiparable.

La industria del videojuego mueve unos 100 mil millones de dólares en todo el mundo, según un reporte reciente de la cadena de noticias Deutsche Welle (DW). En Alemania, la industria mueve unos 4.000 millones, 1.400 millones más que la Bundes Liga. Alemania es el primer mercado de Europa y quinta en el mundo, después de China, Estados Unidos, Japón y Corea del Sur.

En 2015, tuvo lugar en Berlín uno de los torneos mundiales de League of Legends (LoL), un videojuego de estrategia en tiempo real, donde se repartieron casi 2 millones de euros en premios. Unos 36 millones de aficionados lo siguieron en vivo por Internet.

El año pasado, el The International, celebrado en Seattle (Estados Unidos), el campeonato mundial de Dota2, otro videojuego de estrategia, repartió unos 21 millones de dólares en premios y el equipo ganador se llevó unos 9 millones.

En España, según un reciente reporte de la Asociación Española de Videojuego (AEVI), la industria movió 1.359 millones de euros en 2017, más del doble que la industria del cine y 1.000 millones más que la música grabada. Y, según un informe del diario español El País, el número de espectadores se situó en 3,7 millones y unos 400 en el mundo.

Latinoamérica está entrando al juego a un ritmo importante, según los reportes de prensa. En eso, destacan México y Brasil. Y hay otros países que están siguiendo ese camino. En Chile, por ejemplo, se inauguró el pasado mes la primera Liga eSports Fútbol (LEF) en Sudamérica, dedicada al FIFA 18, el videojuego sobre fútbol. El premio para el ganador fue fijado en 5.000 dólares.

¿Llegará algún boliviano a las grandes ligas? Añawaya, que vive en El Alto y que está terminando de estudiar informática, quiere llegar hasta donde su tiempo se lo permita. Es uno de los mejores jugadores de StarCratf II del país. Y eso que recién comenzó a competir en 2015, después de que tuvo acceso a Internet.

“En la Copa América, hace cuatro meses, logré clasificar entre los 16 mejores de toda Latinoamérica. Como primera experiencia, estuvo bien. Hace un mes, en la segunda temporada, llegué hasta la ronda de los 16 y logré clasificar entre los ocho mejores”, recuerda.

Una de las Copa América repartió unos 10.000 dólares en premios y Ríos se adjudicó unos 400. Así que no planea dejarlo. Es su pasión, asegura, por lo que seguirá compitiendo hasta que le lleguen “mayores responsabilidades”. Por ahora, sus estudios son su prioridad. Además, ser gamer no es nada fácil.

“Al principio, el cansancio mental era brutal. Jugaba una o dos horas y era como si hubiera estudiado, muy cansador. Me he acostumbrado. La primera vez que jugué seis horas, me acuerdo, mis manos me temblaban. Quizá la edad, pensé —tiene 25 años—. Es cuestión de acostumbrarse también. Es dedicación, después de todo”, dice Añawaya.

Los jugadores profesionales practican entre 8 y 16 horas al día, dependiendo de las temporadas de competición. En los países donde los eSport ya alcanzaron un desarrollo importante, hay equipos que son patrocinados por empresas u otras firmas similares. Viven en una misma casa, donde tienen un espacio exclusivo para practicar todos los días, y viajan a todas partes del mundo, o a los lugares donde se organizan los torneos importantes.

El club Schalke 04, según la cadena alemana DW, decidió meterse de lleno en el asunto no hace mucho. Fichó a una serie de jugadores e intentó meter al equipo en las grandes ligas. El equipo pasó la revisión médica, como los jugadores de fútbol u otras disciplinas, y se entrenó a conciencia. No alcanzó el objetivo, pero el Schalke 04 avisó que seguirá intentándolo. Recientemente, se conoció que el Real Madrid y el Barcelona andan en lo mismo. ¿Se sumará en el futuro el Club Universitario de Sucre? Quién sabe. Algunas universidades de Estados Unidos hace rato que comenzaron a becar a los gamers talentosos.

Escuelas de formación

En otros países hay incluso escuelas para formar gamers profesionales, o comentaristas, analistas y entrenadores de deportes electrónicos. Una de las últimas, e-Squad, se abrió este año en España.

¿Surgirá algo similar en el país, en Sucre o en Potosí? Roger Barja (34), un gamer veterano, y sus amigos, están en eso. De hecho, puede decirse que ese será su legado: dejar “escuela” en Sucre. No crearon una, como en otros países, pero él y sus amigos gamers desde hace mucho que se dedican a enseñar, en algunos casos, y a organizar torneos para promover el desarrollo de los eSports en nuestro medio.

¿Por qué lo hacen? “Hay estudios que se han hecho sobre niños que jugaban y videojuegos y niños que no. En esos estudios, les planteaban problemas para solucionarlos. Y es increíble que los niños que habían jugado videojuegos, los resolvían muy rápido y, lo más interesante, de distinta forma”, explica Barja.

Y, claro, también quieren que algún boliviano alcance en un futuro no lejano la élite de los eSports y representen al país.

Barja, que estudió Ingeniería de Sistemas, actualmente es el líder del “Team Bull”, un equipo de gamers compuesto por jugadores de Sucre, La Paz y Cochabamba.

“Actualmente, estamos participando de un campeonato internacional (Brood War Clan League), y estamos segundos en nuestro grupo. Están (participando) países como Estados Unidos, Rusia, Canadá... Están los mejores jugadores de StarCraft”, dice, orgulloso.

Barja es el manager del team y se dedica básicamente a gestionar las partidas o buscar retos para los jugadores del equipo.

Lo ayuda Alejandro Castellón (35), que también estudio ingeniería de sistemas. “Tratamos de devolver algo a la comunidad. Tratamos de ponerles un mouse (especiales para jugar, que suelen tener alto costo, como premio). Se ha multiplicado el número de participantes (en nuestro torneo). La primera liga la hicimos con 40 personas y ahora tenemos casi 90”, cuenta.

Castellón y Barja también son “casters”, es decir, comentaristas en las trasmisiones de sus torneos, que se pueden seguir por “Twitch”, la plataforma por donde se transmiten casi todos los torneos de los eSports.

“Nuestro objetivo es lograr más apoyo, para la gente que empieza a jugar. Estamos muy retrasado en Bolivia, y queremos que algunos (gamers) tengan la posibilidad de vivir de esto”, agrega.

Él y Barja, como varios de sus amigos gamers, no tuvieron la suerte de convertirse en jugadores profesionales. En su época, tuvieron que lidiar con varias barreras, como la conexión de Internet y la falta de apoyo. Todos los eSports se juegan en tiempo real, y en esa época la conexión era pésima.

Hoy no hay respaldo financiero, como en otros países. “Es difícil estudiar y trabajar y querer dedicarte profesionalmente a esto (sin apoyo económico)”, dice André Álvarez, que estudió diseño gráfico y es jugador de “Heroes of the Storm”, otro videojuego de estrategia.

Álvarez, otro jugador destacado, intenta escalar en el ranking cada vez que puede, pero no profesionalmente.

Con todo, es posible que gracias al esfuerzo de estos gamers y otros más surja en el futuro alguna estrella boliviana de los videojuegos. •

Mi profesión es…“gamer”
  • 621 veces leída
  • Ecos
  • profesión, gamer
Congreso TCP
Arca de Noé

Portada Deporte

Portada Deporte El Rayo - 20180708

Especial: 6 de Agosto

Especial: 6 de Agosto

Suplementos: Mundial 2018

Suplementos Mundial 2018Suplementos Mundial 2018

Especiales: 25 de Mayo

Especial: 25 de MayoEspecial: Exploración sin límitesEspecial: Leyendas de Sucre

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2018
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por ROOTCODE