Banco BISA
Diario Digital Correo del Sur

La entronización de la Virgen de Guadalupe

09 Septiembre 2016Gabriel Salinas
PROCESIÓN DE LA VIRGEN EN EL SIGLO XIX

PROCESIÓN DE LA VIRGEN EN EL SIGLO XIX

Los orígenes de las celebraciones devotas a la Virgen de Guadalupe en la ciudad de los cuatro nombres datan de más de cuatro siglos, desde que Fray Diego de Ocaña realizó su retrato en 1602. Éste no es un dato desconocido, sin embargo las razones que llevaron a la entronización de esta figura religiosa como patrona de la región, dejan entrever uno de los testimonios históricos sobresalientes de la construcción de una identidad chuquisaqueña desde los tiempos de la colonia.

Todo comenzó en España, donde la devoción a la Virgen de Guadalupe data de las últimas centurias de la baja edad media española, a cargo de la orden de San Jerónimo en el Real Monasterio de Santa María Guadalupe de Extremadura, fundado en 1389.

LA VIDA DEL RELIGIOSO Y SU LLEGADA AL NUEVO MUNDO
Precisamente el pintor de la Virgen, Diego de Ocaña, ingresó al Monasterio de Guadalupe en España muy joven, aproximadamente en 1588. En ese tiempo la colonización española del nuevo mundo estaba en su auge bajo el la potestad del Emperador Carlos V del Sacro Imperio Romano Germánico, rey de Italia y Germania; más conocido como el Rey Carlos I de España, al cual le sucedió Felipe II, hasta su muerte en 1598.

Durante este tiempo el fraile Ocaña es enviado a las Américas con el propósito de recaudar fondos para su orden en vista de las resonantes historias de riquezas que aguardaban en el nuevo mundo, especialmente en la Villa Imperial de Potosí.

El viaje de Ocaña por las entonces, colonias españolas es relatado en la crónica titulada  “Un viaje fascinante por la América Hispana del siglo XVI”, documento fundamental para entender la entronización de la virgen de Guadalupe en Chuquisaca.

EL FRAILE Y ARTISTA QUE PLASMÓ LA IMAGEN DE LA VIRGEN
El aventurero fraile, Diego de Ocaña, cruzó el atlántico y las indias orientales hasta llegar a Potosí en 1601. Allí pintó una imagen de la Virgen de Guadalupe dejando maravillados a los fieles y a la alta curia eclesiástica de la urbe minera. Según los relatos recogidos por Quintanilla, la dulzura de los rasgos y del rostro brillante de la virgen eran tan conmovedores que transmitían toda la presencia de una imagen divina, por lo que el Obispo de Charcas, Alonso Ramírez Vergara, -quien también profesaba devoción a Guadalupe al ser de la región ibérica de Extremadura-  invitó a Ocaña reproducir la imagen divina en su sede obispal, La Plata.

Ramírez Vergara hizo las gestiones para que en noviembre de 1601 Ocaña fuera recibido por el sacerdote y filántropo Juan de Larrátegui. Éste proporcionó todas las comodidades a Ocaña para que realice su obra maestra la cual culminó poco antes del fallecimiento del Obispo quien alcanzó a ver la entronización de la “divina” Virgen de Guadalupe.

Ramírez Vergara le hizo construir una capilla donde “la mamita” descansa todo el año hasta estas fechas, en que es trasladada a la Catedral, tal como se hizo desde el 8 de septiembre de 1602, incluso con la presencia del Presidente de la Real Audiencia de Charcas D. Alonso Maldonado de Torres, entre otras personalidades, mestizos e indios que se congregaron para encumbrar a la Virgen de Guadalupe como la nueva patrona de esta región de Charcas.

Larrátegui le escribe al presidente de la audiencia: “Para más ornato de la Santa Iglesia, entendiendo y considerando cuán importante medio para ella era tener la Santísima imagen de Guadalupe en la dicha iglesia como tenía en algunos Monasterios de este Reino, hospedé en mi casa a Fray Diego de Ocaña, religioso de la Orden de San jerónimo, que trajo especiales poderes de su Santidad y de su Majestad, de su Orden para fundar la devoción y cofradía a Nuestra Señora de Guadalupe”.

LA PRIMERA CELEBRACIÓN DE LA VIRGEN
Concluidas la creación de la imagen divina, Ocaña relata cómo se escogió la fecha para celebrar a la nueva patrona de la Plata que provenía de la tradición de la orden monástica de los jerónimos, cuyo carácter es más conservador que la de los frailes dominicos, quienes impulsaron la imagen de la Virgen de Copacabana desde 1583 como patrona de toda la Real audiencia de Charcas.

Esto demuestra que el ascenso de la Virgen de Guadalupe en La Plata tendría también un sentido demarcatorio de la identidad regional para la sede de la audiencia, respecto a los otros centros urbanos coloniales de esta parte de América.

Ocaña en su libro relata cómo se escogió la fecha: “la mejor que hay en la Iglesia Mayor y el día que para esto se señaló fue la primera dominical de la fiesta de Epifanía, para lo cual el Obispo mandó que todos los pueblos indios que están alrededor de la ciudad viniesen. Los curas con todas las cofradías, cruces, pendones, andas y danzas de indios, las cuales fueron tantas que querer contarlas seria hacer un libro nuevo”.

Es importante aclarar que Ocaña se refiere a la primera fiesta de Epifanía, que de acuerdo al Breviario Romano que guiaba a los religiosos más conservadores que buscaron rescatar la tradición más profunda de la iglesia, reflejado en el “Dialogético litúrgico sobre el breviario romano” del siglo XIX y recopilado por Gabriel Ángel.

Se explica  que la primera dominical “la fiesta de Epifanía”, no es el siguiente domingo de la navidad, como se podría suponer actualmente, sino que era el siguiente fin de semana luego de la conclusión del Pentecostés, que en 1602, cayó el 8 de septiembre.

Refiriéndose a las vísperas de ese día, Ocaña continua sobre su relato: “Aquella noche la puse yo en las andas y con mucha cera (cirios); y con ser tan tarde, acudió mucha gente, y dijeron las monjas los maitines solemnes y estuvieron toda la noche en el coro velando a la Nuestra Señora de Guadalupe con mucha devoción. Otro día por la mañana fueron las monjas, todos los prebendados de la catedral con toda la capilla y música de ministriles, que los hay buenos y buena corneta y se dijo una misa con grandísima solemnidad, con muchos villancicos (… ) y después de acabada la misa que no hubo sermón para dar lugar a la fiesta de la tarde, se oró en público una oración en canciones castellanas, la cual compuso un clérigo honrado de casa del mismo Deán llamado el padre Sebastián de Mendoza (…) Acabadas de orar estas canciones, que se oyeron con el gusto y la devoción que puede significar, quedó la imagen con mucha cera (velas) y muchas señoras principales, que quedaron allí a comer y a velar a nuestra señora”.

PATRONA MILAGROSA
Desde entonces la patrona de la región es conocida como la Virgen de Guadalupe, cuya sagrada figura es motivo de devoción para los creyentes católicos quienes le atribuyen milagros. Los primeros habrían sido reflejados ese domingo 8 de septiembre de 1602 en la obra teatral “Nuestra señora de Guadalupe y sus Milagros”, interpretada en la plaza central ante la audiencia, según relata el mismo Ocaña en su libro de viajes, quien también fue el autor de la pieza escénica.

UN SÍMBOLO DE INTEGRACIÓN
» No hay que olvidar la misión evangélica que marcó a las distintas órdenes religiosas que llegaron al nuevo mundo. La entronización de la Virgen de Guadalupe se enmarca también en este proceso, tal como lo señala Joaquín Gantier, Teresa Gisbert, Han Van Den Berg o la estudiosa chuquisaqueña Bernarda Méndez Roca. A diferencia de la Virgen de Copacabana, Guadalupe no remplaza una waka de las culturas prehispánicas, sino que se edifica en un lugar propio, y por ello congrega una participación más amplia de la población que acudió de todos los rincones alrededor de la ciudad, convocando por igual a todas las clases sociales que en la vida cotidiana eran muy marcadas, alcanzando el objetivo de generar una identidad regional alrededor de esta figura sagrada.

Un ejemplo de esto son las coplas en quechua que se construyen para la Novena de la Virgen en los años siguientes, que según la folclorista chuquisaqueña, Julia Elena Fortún, se dividen en tres clases: las de inspiración india cantadas en quechua, las que llevan una carga simbólica intercultural de creencias sobrepuestas pero finalmente católicas y la mestiza, que se basa en la experiencia religiosa urbana de la fe católica americana. Los canticos son explícitamente importados del viejo mundo. Las tres expresiones sin embargo, tenían su lugar desde aquellos tiempos, como en la actualidad, donde conviven diversas formas de ritualidad devocional alrededor de la figura de la Virgen de Guadalupe, siempre bajo un marco Católico, que es característico de Sucre.

UNA NUEVA PATRONA PARA LA REGIÓN
» En el siglo XV la Virgen de Copacabana era la única imagen reconocida como Patrona de toda la Real Audiencia. Su santuario se ubica en La Paz, en el pueblo de Copacabana, aledaño al lago Titicaca.

Historiadores contemporáneos como Máximo Pacheco Balanza y monseñor Julio García Quintanilla, dan cuenta de este hecho. El último, en su calidad de prelado católico, describe este proceso de forma particular en libro “Historia de la iglesia en la Plata”.

“El ascenso de la Virgen de Guadalupe en La Plata tuvo también un sentido demarcatorio de la identidad regionalCONCENTRACIÓN PATRIÓTICA Y RELIGIOSA EN EL SIGLO XIXCUATRO SIGLOS DE DEVOCIÓN A LA MAMITA

También le puede interesar...

10 Septiembre 2016, 13:15

Toma fuerza la Entrada Folclórica de la Virgen de Guadalupe tras cuatro horas de baile

Las primeras fraternidades ya llegaron a la Catedral Metropolitana, en la plaza 25 de Mayo, tras más de cuatro kilómetros de derroche de baile con mucha alegría, entusiasmo y devoción

10 Septiembre 2016, 02:38

Bailarines derrochan entusiasmo en primera jornada de la Entrada

Más de 7.000 bailarines mostraron una variedad de danzas tradicionales del país

09 Septiembre 2016, 23:57

Mapa de la ruta de la entrada folclórica de Guadalupe

La fastuosa Entrada de la Virgen de Guadalupe tiene más de cuatro kilómetros de recorrido que serán cubiertos por más de 20.000 bailarines y músicos que en promedio completarán la ruta en cuatro o cinco horas.

09 Septiembre 2016, 18:00

Guadalupe 2016: Entusiastas agrupaciones alegran el primer día de Entrada Folclórica

Unidades educativas, municipios y fraternidades demuestran su devoción a lo largo de la ruta del desfile folclórico de la Virgen de Guadalupe, patrona de los chuquisaqueños

Arca de Noé

Especial: 6 de Agosto

Especial: 6 de Agosto

Suplementos: Mundial 2018

Suplementos Mundial 2018Suplementos Mundial 2018

Especiales: 25 de Mayo

Especial: 25 de MayoEspecial: Exploración sin límitesEspecial: Leyendas de Sucre

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2018
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por ROOTCODE