Diario Digital Correo del Sur
EL MESTIZAJE ARTÍSTICO DEVINO EN EL NACIMIENTO DE GÉNEROS ÚNICOS

Música de Charcas, herencia de Colonia

25 Mayo 2017Sucre/CORREO DEL SUR
Los archivos de las composiciones de Charcas son resguardados en el ABNB

Los archivos de las composiciones de Charcas son resguardados en el ABNB

Melancolía, alegría, galanteo y más toman cuerpo en la música chuquisaqueña que hoy en día es el resultado de la transformación de tonalidades y letras por el paso de varios siglos y la incorporación continua de elementos propios de distintas épocas.

Desde el nacimiento de La Plata hace 478 años, la música nativa sufrió un cambio trascendental con la colonización española que incorporó el villancico de ese país, por lo que sólo algunas formas musicales lograron sobrevivir al proceso colonizador: el huayño, el yaraví y la marcha o th’anta morenos, comenta el investigador y músico, Joaquín Loayza, ex director del Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia (ABNB).

Esos tres géneros se mezclaron con la música española y dieron origen al qhaluyo y al pasacalle, formados a partir del huayño y que derivaron en el tradicional bailecito y el carnaval.

“En el transcurso del tiempo y por su contacto con las formas musicales españolas y con otras formas musicales indígenas el huayño se transformó en qhaluyo o en pasacalle, cuando, además de su ternarización, merecía el aporte de la improvisación musical. Tanto el qhaluyo como el pasacalle se bailan en comparsas de parejas, poseen versos de cuartillas y se ejecutan en diversidad de instrumentos musicales”, puntualiza.

En medio de ese mestizaje musical, la “ternarización del huayño” posibilitó el nacimiento del bailecito, que cuando se ejecutó en una tonalidad mayor dio lugar al bailecito carnavalero, mucho más festivo que el anterior y que con el tiempo se convirtió en carnaval.

Mientras que el yaraví, con su melancolía y ritmo ceremonioso generó las loas, cantos empleados con un sentido evangelizador que hoy en día se puede considerar incluso un género en extinción, lamenta Loayza.

Pero el mestizaje musical nacido de la influencia del villancico español también dio origen a la emblemática cueca y al chuntunki, éste último amalgamando ritmos indígenas quechuas y guaraníes, o incluso, con influencias  “afrocharqueñas”, afirma Loayza.

La cueca en cambio, surge ya en la época de la independencia y se transforma durante todo el siglo XIX hasta tomar forma con los sonidos y esquema que la caracterizan hoy.

En esa centuria, uno de los hitos más importantes al rescatar la producción local fue el trabajo de Pedro Jiménez de Abril y Tirado y Luis Pablo Rosquellas Lucy, quienes con la influencia del romanticismo recuperaron la música tradicional y popular, aunque eran conocidos por su labor como parte del coro de la Capilla musical de la Catedral de La Plata.

Esta recopilación de sonidos tradicionales permitió la permanencia de ritmos que si bien han mutado con el tiempo, llegaron hasta actualidad para ser parte de la identidad chuquisaqueña. Para esta labor, distingue Loayza, están las estelas de Simeón Roncal, Miguel Ángel Valda y José Lavadenz como las más importantes de la región que dieron fulgor a los sonetos de otra generación de músicos importantes para el país, como Mauro Núñez, Matilde Casazola, Jesús “Jechu” Durán y William Ernesto Centellas.

1. LOS TH'ANTA MORENOS

Constituidos por una diversidad de valores culturales musicales, coreográficos y simbólicos, la música de los th’anta morenos es binaria y se interpreta en bandas de sikus. Su ritmo es marcial, quizá de naturaleza guerrera; posee una coreografía compleja y es considerada una danza en alto grado mestiza.

Este baile es una representación arcaica de la actual morenada y diablada.

2. EL HUAYÑO

Es una forma musical indígena, probablemente de origen aimara o inca y, por tanto, también de tiempo binario. El huayño es conocido en Bolivia, Perú, Argentina, Chile y Ecuador.

Esta música es festiva y se baila en pareja al ritmo de instrumentos musicales nativos o importados.

Su cántico suele ser en aimara, quechua o en español.

3. LA LOA

Este ritmo surgió del yaraví cuando fue usado por los misioneros españoles en los propósitos de evangelización. La loa es una expresión poética y musical que sobrevive únicamente en los cantos que, en los días previos a la festividad de la Virgen de Guadalupe, se cantan en la ciudad de Sucre.

4. EL CHUNTUNQUI

En el transcurrir histórico del villancico puesto en contacto con la música indígena yampara, mitmakuna inca, chiriguana y afrocharqueña, a partir de la influencia de los misioneros evangelizadores, devino el ch’untunqui, una forma musical y coreográfica que se interpreta en la festividad de Navidad.

El navideño ch’untunqui es un ritmo ternario, en seis octavos, posee una coreografía de pareja en comparsa, sus versos se refieren exclusivamente al nacimiento de Jesús y se interpreta a través de diversos instrumentos musicales, aunque algunos de ellos tienen una exclusiva presencia: las panderetas, el requeque y las chunchunas.

5. EL VILLANCICO

Fue una de las formas musicales más difundidas durante el periodo virreinal de nuestra historia. Podía ser binario o ternario, corresponde a la estética del renacimiento español y, en tal virtud, era portador de las antiguas tradiciones musicales hispanas: ternarización de la música binaria, improvisación, uso de intervalos de terceras y sextas y utilización de los modos musicales antiguos.

Su ejecución se realizó a través de la polifonía o en versiones instrumentales con instrumentos musicales diversos de la época: vihuela, viola de gamba, flautas de pico o traversas, chirimías, instrumentos de arco, aerófonos de metal, arpa, etcétera. Las evidencias documentales de esta música, que provienen de la Capilla de Música de la Catedral de La Plata, se encuentran resguardadas en el Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia.

6. EL BAILECITO

Un ritmo que en su letra contiene versos de cuartillas festivas, aunque existen también evocativos de endechas de amor y pasión, se bailan en parejas de coreografía libre y se ejecutan con diversos instrumentos musicales.

7. LOS CARNAVALES

Esta música es eminentemente festiva, cuando se cantan sus versos invitan a la ironía, se bailan en comparsa carente de coreografía y se interpretan en estudiantina o banda de instrumentos de viento metálicos o con sikus (también conocidos como sikuris); en este último caso, el carnaval evocará, además, inevitablemente un origen indígena: el de los th’anta morenos.

8. EL YARAVI

Este género se interpretaba para transmitir sentimientos y conceptos religiosos, románticos o épicos. En la actualidad se encuentra en riesgo de extinción y su ejecución aceptaba la diversidad de instrumentos musicales autóctonos o importados.

 

El origen del himno a Chuquisaca

Con la letra de Ricardo Mujía y la música de Eduardo Berdecio, el himno a Chuquisaca vio la luz un 25 de mayo de 1909, en honor al centenario del Primer Grito de Libertad de América Latina, tras una convocatoria a concurso de composición literaria y musical.

El investigador y músico chuquisaqueño Joaquín Loayza recuerda que primero se escogió la letra del himno, para posteriormente convocar a alguien que le dé música, por lo que ya desde el inicio de su composición, la letra sufrió variaciones.

De hecho, Loayza, ex director del ABNB afirma que se habría estrenado así, con los versos ajustados a la música. “No fue manipulación, fue un ajuste a la métrica musical”, indica el investigador que recuerda que fue desde ese entonces que la canción patriótica de Chuquisaca ha acompañado a la región en sus penas o dificultades y alegrías.

Una de las partes modificadas fue precisamente el primer verso del himno que en la letra original dice “A luz que al surgir en oriente”, pero se difundió como “A la luz sonrosada del oriente”; otra frase cambiada fue la de “levantando dichoso la frente canta ¡Oh pueblo! tu gloria inmortal” por “alza oh Charcas dichosa la frente y recuerda tu gloria inmortal”.

Para Loayza, el cambio sólo tuvo el fin de acoplar la letra y la música de manera adecuada; además, la tonalidad también fue cambiada para acomodarse a un timbre al que la mayor parte de la población pudiera alcanzar.

 

Diez melodías del repertorio chuquisaqueño

 

 

Melodías de los Th'antas Morenos, ejecutada por Joaquín Loayza

  • 1366 veces leída
  • Especial
  • Música, Charcas, Colonia

También le puede interesar...

21 Mayo 2017, 00:57

Apertura del Museo Colonial Charcas

En la Capital, concluyó la restauración y refuncionalización del Museo Colonial Charcas cuya directora, Orieta Durandal, destacó el trabajo de la Escuela Taller Sucre. Los alumnos de esta institución usaron diferentes...

19 Mayo 2017, 05:48

Hermanos Carpio Salazar se presentan esta noche

Los hermanos Iván y Sara Carpio Salazar fusionan talentos, con música en piano y muestra de pinturas, hoy a las 19:00, en el Paraninfo Universitario.

Especial 6 de Agosto

Especial: 06 de Agosto 2017

Marketing Digital

Marketing Digital Udabol
Especial: Correito del Sur 2017Especial: 25 de Mayo de 2017Especial: IncahuasiOscar Crespo 2017

Páginas Amigas

SoySucre.info: La mejor Información Turística de Bolivia.

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2017
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por DEVIAN SRL & ROOTCODE