Diario Digital Correo del Sur
LOS MÁS ANTIGUOS RECUERDAN LO BUENO Y LO DIFICULTOSO DE SU TRABAJO

Canillitas, una vida dedicada a llevar las noticias

29 Noviembre 2017CORREO DEL SUR
El trabajo de los canillitas acompañó al de la producción del diario desde el comienzo.

El trabajo de los canillitas acompañó al de la producción del diario desde el comienzo.

Su jornada comienza en la madrugada, cargada de varios ejemplares de CORREO DEL SUR y los pies o las bicicletas listos para recorrer la ciudad. Así es el trabajo de los canillitas.

El contacto directo con los lectores sin duda les da otra mirada sobre la razón por la que este diario tiene una aceptación incuestionable en la Capital. La fidelidad es la respuesta.

Y es que son aquellos lectores que disfrutan de tener el diario entre sus manos cuando desayunan o apenas se levantan de la cama los consumidores infalibles de CORREO DEL SUR.

Para los fieles clientes, dicen los canillitas, tener un ejemplar del periódico más que una necesidad es una tradición.

Por lo que a pesar de la presencia en redes sociales y los avances digitales que han capturado a ciertas generaciones, el impreso tiene todavía una presencia importante en Sucre y son ellos, los canillitas, quienes se encargan de hacer llegar cada ejemplar a las instituciones y manos de miles de lectores apostados en una ciudad que a diario crece y se expande.

SUS HISTORIAS

Pedro Bayo, que se acerca a cumplir 30 años de trabajo en el diario, es actualmente el más antiguo de los voceadores de CORREO DEL SUR, su ingreso fue luego de algunos meses de que el periódico había comenzado a circular en Sucre.

No recuerda bien la fecha exacta de su ingreso, pero era un niño de apenas 11 cuando comenzó a trabajar de canillita para solventar algunos gastos que no se podían cubrir en su hogar, una realidad común entre quienes trabajan desde temprana edad.

“Sí, ayudaba a mi familia, no al 100%, pero sí ayudaba, por algo también trabajábamos”.

En su caso pudo combinar estudios con sus labores de voceador hasta salir profesional, pero su actividad central continúa siendo la venta de periódicos.

Al comienzo el trabajo de los canillitas se realizaba a pie casi sin ningún problema, pero con el crecimiento de la ciudad, el tiraje y la necesidad de llegar a más clientes, su labor exigió que tengan una bici y en el caso de Pedro, ahora ya una motocicleta con la que se desplaza por distintos puntos para llevar los ejemplares.

Sin embargo, el hecho de contar con una motocicleta y los clientes dispersos no siempre es algo positivo, especialmente cuando son jornadas de elecciones o el Día del Peatón, por las restricciones para circular por la ciudad.

En sus años de trabajo vio los distintos cambios que tuvo el diario y su aceptación entre la población. Entre sus recuerdos el que más destaca es el de la transición al color en 1998, porque tuvo gran aceptación en la población.

“Ha habido más aceptación desde que ha cambiado a color, ha empezado a vender más y nos ha favorecido a nosotros. Un compañero y yo limpiábamos autos y (él) vendía como pan caliente, no había nadie que no compre (el periódico)”, relata.

A pesar de eso, estar en las calles y ejercer esta labor es lo que más le gusta. Cuenta que una temporada trabajó en una oficina, pero el encierro en un solo lugar no terminó de gustarle, aunque dice que si tendría la oportunidad de ingresar a otra sección del diario, lo haría con gusto.

De hecho, Pedro dice eso porque algunos contados compañeros que comenzaron vendiendo diarios, posteriormente fueron parte de la planta de la empresa. Varios otros, si bien no llegaron a ser contratados por CORREO DEL SUR, son reconocidos profesionales que destacan en la Capital.

Pedro además tiene un sobrino que comenzó a trabajar desde sus ocho años de edad como canillita del diario y ahora, ya más grande, continúa con la labor, pero sólo los domingos. Como él, varios comienzan con esta faena para luego convertirse en profesionales de amplia trayectoria.

Pedro Bayo

“Un compañero y yo limpiábamos autos y (él) vendía como pan caliente, no había nadie que no compre (el periódico)”

DEL CAMINO A PIE A LA MOTO

Gilberto Terrazas es otro de los canillitas que como Pedro, tiene moto; él cuenta que fue el primero en optar por este medio de transporte, aunque las jornadas de lluvia y las horas pico siguen siendo un problema común que sortear en esta labor.

Él tiene entre 25 y 27 años de antigüedad; no recuerda bien la fecha exacta de su ingreso, pero sabe que tenía entre diez y 12 años de edad. Los recursos que obtenía del trabajo le sirvieron para cubrir “gastos extras” en vestimenta y otros “gustos”.

“Cuando naces en una familia numerosa buscas tus recursos pues y más bien hemos encontrado esa opción de trabajar, como es un trabajo liviano igual y pocas personas vendían esas veces, era bien”, comparte sobre los impulsos que lo llevaron a ser parte del proceso de venta del periódico.

“Solíamos ubicarnos en la plaza, el Mercado Central o la estación donde era el surtidor. Nos ayudó bastante este trabajo para el estudio y otros gastos más, porque así ya no estás esperando que tu papá te dé un ingreso”, narra.

Con una actitud jocosa recuerda algunas anécdotas, como cuando su jornada laboral concluyó mucho más tarde de lo previsto por problemas en la rotativa el diario se terminó de imprimir tarde. El día de mayor demora que tuvo el periódico fue uno hace varios años durante los días de Semana Santa. Esa jornada, la edición salió entre las 15:00 y 16:00, recuerda él junto con sus compañeros más antiguos.

Como siempre ellos llegaron temprano, pero los ejemplares no estaban así que tuvieron que esperar a que la situación se solucione. Sin embargo, la emisión de CORREO DEL SUR de ese día terminó siendo vespertina.

Muchos de ellos casi no vendieron periódicos, pero otros lograron obtener ganancias cumpliendo con sus clientes fijos, a quienes les entregaron los ejemplares incluso hasta la noche.

 SIENTEN EL EFECTO DE INTERNET

Para una parte de los canillitas, el efecto de la difusión de información a través de Internet ha llegado también a tocar a sus clientes, especialmente a los de ciertos grupos etarios que optan por la computadora o el celular antes del impreso. Sin embargo, en una ciudad en la que existe una fuerte tradición por la lectura y la compra de periódico, el efecto es bastante segmentado.

“Depende del cliente, a mí me dicen ‘me traes el periódico temprano, me tomo mi café y me pongo a leer, a ver imagínate que esté tomando mi café y el celular más esté agarrando’, por eso, yo tengo clientes antiguos y varios de nosotros también que parece que ya no nos compran por leer sino por costumbre de tener el periódico. Hay clientes fieles que siempre están”, comenta Gilberto.

Pero además de la lectura es innegable que los clientes tienen un apego al diario por sus distintos usos, desde las tareas de los niños hasta el recubrimiento de objetos y espacios, algo que si bien no es parte del fin de la empresa, incide en su valor en cada hogar, dice uno de los canillitas más antiguos.

Para Simón Cruz, el que le sigue a Pedro en más tiempo en el diario, las redes sociales han cambiado el tipo de clientes con los que cuentan y por ello también se deben esforzar en llevar temprano cada ejemplar.

Él no recuerda a qué edad ingresó, pero calcula que ya lleva algo más de 29 años en el diario, luego de Pedro, quien entró meses después de la inauguración de CORREO DEL SUR.

Sin embargo, está muy agradecido con su labor porque le ayudó a mantener a su sobrino, quien también llegó a trabajar de canillita, y a él mismo.

“Inicié en la calle, me fui haciendo conocer con la gente y mis clientes, agradezco a todos mis clientes antiguos y como dije en las buenas y en las malas he estado (con CORREO DEL SUR) con tal de cumplir con mis clientes”, dice.

 LAS LLUVIAS Y LA INGRATITUD

Cuando se le pregunta cómo es su labor, Simón no duda en afirmar el sacrificio que implica en jornadas complicadas como aquellas en las que la lluvia les impide movilizarse.

Asegura que él puede estar mojado de pies a cabeza, pero sus periódicos están secos.

“Aunque tardecito debo cumplir con mis clientes”, dice, mientras a su lado está el cuarto de los más antiguos del diario, Sebastián Mamani, quien coincide con Simón sobre los problemas con los aguaceros.

Él dice que deben salir preparados porque si un día los sorprende una precipitación no pueden arriesgarse a que el diario se moje.

“Tienes que prepararte plástico o ahí te mojas, y cuando se lleva harto no se puede caminar mucho con el papel, es pesado también”, cuenta.

Sebastián suele llevar los diarios usando bicicleta, pero cuando tiene muchos clientes a la espera y la edición lleva muchos suplementos se ayuda con su auto.

Él inició de vocero a sus 13 años de edad y desde ese entonces se sostiene vendiendo diarios como su actividad central.

Durante sus años de trabajo que estima son algo más de 25, ha hecho muchos amigos, porque más que clientes, en realidad son eso, amigos que desde niño ha visto y de quienes se ha ganado el cariño.

Sin embargo, no todos los clientes son buenos, todos coinciden en que no faltan algunos que terminan desapareciendo con altas deudas por los diarios que recibieron y por lo que dicen que pagarán después, pero nunca lo hacen.

Afortunadamente, aunque son varios los casos de las deudas impagas, la mayor parte de los lectores está compuesta por personas que los esperan con afecto y cordialidad.

“Como no les fallo, me he ganado su cariño, antes no había celular, ahora ya nos llaman para saber dónde estamos”, cuenta Sebastián con notoria satisfacción, la que sólo llega cuando uno ha entregado su vida a una labor que ejerce con respeto y con gratitud por haber logrado sostenerse y apoyar a los suyos, una sensación, que pese a que cada uno tiene distintas realidades, comparten los que son miembros de este grupo que lleva a sus manos, el ejemplar de CORREO DEL SUR.

De madrugada

Los canillitas salen de su casa a eso de las 4:30 para estar en el diario a las 5:00, listos para compaginar las hojas que llegan desde la rotativa y que terminarán en las manos de miles de lectores cada día.

  • 168 veces leída
  • Especial
  • canillitas, noticias, Correo del Sur

También le puede interesar...

29 Noviembre 2017, 07:17

Puntos de vista de columnistas y colaboradores

Tan valiosos como precisos, escritores y generadores de opinión pública se suman a esta edición especial de homenaje a los 30 años de CORREO DEL SUR, con textos sobre esta casa periodística y su paso de tres décadas...

29 Noviembre 2017, 07:15

La gente de Correo del Sur

En las secciones de Redacción, Armado y Diseño, Contabilidad y Circulación, Administración y Publicidad, Servicios y Voceadores, hay un cuerpo humano de más 180 personas que trabaja las 24 horas del día para llevar...

29 Noviembre 2017, 07:05

De las calles a su hogar, así se hace el periódico

odo comienza en las calles, desde donde uno se quema, se moja y se hace empujar, donde se corre detrás de una marcha y se esquiva los petardos y la contraluz para la foto. Continúa en el teclado y la impresión del...

29 Noviembre 2017, 07:00

El CORREO digital llega a todo el mundo

Uno de los cambios más trascendentales que CORREO DEL SUR gestó en su historia reciente es el rediseño de su página web y la actualización constante de su edición digital, una decisión acorde al ritmo del mundo...

29 Noviembre 2017, 06:53

CORREO DEL SUR visto desde quienes lo hicieron nacer

El nacimiento y las transiciones de CORREO DEL SUR han dejado un gran legado entre cientos de personas que pasaron por las oficinas de este diario.

Sigue el cómputo en vivo

Elecciones Judiciales 2017
Correo Ferial: Fexpo 2017

Marketing Digital

Marketing Digital Udabol
Especial: Correito del Sur 2017Especial: 25 de Mayo de 2017Especial: IncahuasiOscar Crespo 2017

Páginas Amigas

SoySucre.info: La mejor Información Turística de Bolivia.

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2017
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por DEVIAN SRL & ROOTCODE