Banco BISA
Diario Digital Correo del Sur

Del manuscrito a la rebelión la chispa de una llama que nunca se apagó

25 Mayo 2018Sucre/CORREO DEL SUR
Los pasquines y los manuscritos elaborados desde el sentimiento

Los pasquines y los manuscritos elaborados desde el sentimiento

El Primer Grito de Libertad en América Latina, lanzado en Sucre el 25 de Mayo de 1809, y todo el proceso independentista del Alto Perú se escribió también desde los pasquines y otros manuscritos que, desde el anonimato, destacaron las luchas indígenas, recogieron las quejas sobre la corona española y realzaron a los oidores, los abogados de hoy, protagonistas de la gesta libertaria.

Colocados por una mano anónima en paredes de concurridas calles, como los grafitis en la actualidad, se pasearon entre la verba de los ciudadanos de la época y sólo algunos fueron rescatados como legado que encendieron el fuego del Primer Grito Libertario del 25 de Mayo de 1809.

En la edición del 25 de Mayo de 1969 del periódico El Diario, Gunnar Mendoza publica tres pasquines bajo el título de “Protesta Social en Chuquisaca antes del 25 de Mayo”, mismo que se encuentra en el Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia (ABNB).

De acuerdo con Mendoza, los pasquines del ciclo pre-emancipatorio  son la muestra más elocuente de que “mientras en las manifestaciones externas de la expresividad colectiva todo parecía amor y fidelidad a su majestad católica, el pueblo mostraba en los pasquines sus verdaderos sentimientos”.

Mendoza subraya que en estos registros históricos se perfilan lugares como la Cordillera y la Frontera en el sudeste de Chuquisaca, o los pueblos Pocoata y Macha donde se inició la rebelión general de los indios, personas como los cañaris, o indios mensajeros de la Audiencia de Charcas y los oidores Escobedo, Bracho o López Lisperguer y cosas como las cargas que soportaba el pueblo, como los quintos y los repartos. El uso del ordinal “tercero” referido a Carlos III.

 De acuerdo con el historiador, la primera muestra conocida de esta forma de protesta social en el territorio que hoy ocupa Bolivia, se remontaría hasta aquella cuarteta en la cual uno de los hombres de la hueste salida de Panamá en busca del Perú caracterizaba en los términos los afanes de Pizarro y Almagro, respectivamente, para reclutar más gente con destino a la mortífera empresa, uno de cuyos últimos pasos fue la fundación de Chuquisaca:

Pues señor gobernador,

mírelo bien por entero,

que aquí queda el carnicero

y allí va el recogedor.

En el artículo “Pasquines reformistas, pasquines sediciosos: aquellas hojas volanderas en Charcas (siglos XVIII-XIX)”, escrito por Paola Revilla, se hace referencia al libelo que viene a ser un escrito breve con el fin de ofender a alguien o algo, mientras que el pasquín “es un libelo de contenido contestatario, satírico-político, que plantea una queja contra una situación o persona concreta, frecuentemente una autoridad”.  

El director del ABNB, Máximo Pacheco, acota que los pasquines fueron una expresión del malestar de la ciudadanía en un periodo en el que no existía la prensa, pues las copias eran escritas a mano. En ellos se expresaba el descontento con las medidas de gobierno sobre todo borbónicas.

Estas reformas significaron cambios estructurales en lo económico, político, social y territorial, entre otras medidas como la expulsión de los jesuitas, ejecutadas por la dinastía de los Borbones en España y en territorios de su dominio, durante el siglo XVIII. Carlos III de España (1759-1788) fue el principal impulsor.

La circulación de estos manuscritos se dio con mayor frecuencia a partir de las revoluciones indígenas, en los periodos de 1780 hasta 1809.

El historiador Mario Castro los compara con los grafitis de hoy; los pasquines eran escritos que se colocaban en lugares públicos y se caracterizaban por ser breves para poderlos memorizar y transmitirlos de manera verbal a la mayor cantidad de personas.

Sus características principales: su escritura en verso aunque sin ninguna limitante en cuanto a forma, además contenían diferentes tipologías, tamaños e incluso dibujos.

¿QUIÉNES LOS ESCRIBÍAN?

Es imposible saber quiénes eran los autores, pues todos se publicaban en el anonimato y generalmente por las noches para no ser vistos por nadie. Al día siguiente, la ciudad aparecía empapelada con los mensajes pegados en paredes, templos o cabildos, mientras otros circulaban de manera clandestina. Las autoridades de la Real Audiencia de Charcas intentaban reprimir a estos personajes sin éxito.

“Si alguien quería insultar a alguien y poner la firma, no lo hacía en un pasquín, lo hacía en una carta o en público de manera oral”, añade Castro.

Revilla hace mención al contra-pasquinismo, es decir, una respuesta de la persona aludida o sus allegados utilizando el mismo método.

“El desorden provocado por los pasquines fue tal, particularmente en el convulso siglo XVIII, que la Corona decidió prohibir su producción con la ley 8, tít. XXV, lib. XII, t. I de la Novísima Recopilación de Leyes de Indias, que venía a respaldar una serie de disposiciones anteriores al respecto. La medida fue insuficiente y quedó en letra muerta, por lo menos en Charcas”, precisa la investigadora en su artículo.

A lo largo del periodo hasta alcanzar la independencia, los pasquines no sólo aparecieron en La Plata, sino en todo lo que se consideraba la Real Audiencia de Charcas. Una vez estallada la rebelión de 1809, siguieron vigentes, pero con ideas emancipadoras que se expandieron por el resto de América.

A partir de 1808 la hoja impresa fue suplantando al pasquín manuscrito en América. Nació el folleto político con la libertad de prensa votada por las Cortes de Cádiz en 1810. El pasquín subsistió sin embargo como medio particular de denuncia satírico-política, con nuevos matices y preocupaciones, por lo menos hasta el siglo XX, de acuerdo con Revilla.

Castro lamenta que de todos aquellos testimonios históricos, sólo quedaran las copias. Es así que muchos tienen algunas variaciones.

LAS DÉCIMAS

No sólo los pasquines eran una manera de expresión, las denominadas décimas, entre las muchas composiciones líricas, también tuvieron su espacio e importancia. Su principal característica era su extensión, por lo cual era imposible memorizarlas, además de su particular expresión poética de acuerdo con una estructura definida.

Castro explica que era un documento para ser declamado en público. Podía contener alusiones positivas como negativas, sin ánimo de instar a la violencia, y el aludido podía defenderse de manera lírica inclusive en el mismo momento, pero también podrían haberse escuchado en los velorios.

El historiador las compara con las coplas de carnaval donde una persona hace una rima picaresca y otra le responde de la misma manera, pero se improvisa ese mismo momento, una tradición que también se ve en los charros mexicanos, apunta.

Según relata, entre los siglos XVIII y XIX la gente tenía bastante gusto por hacer este tipo de composiciones sobre todo la que tenía formación académica, por lo tanto era algo que se aprendía en las escuelas. A siglos de la radio, la televisión y el internet, los ciudadanos solían encontrar distracción en el simple hecho de escuchar líricas, reunidos en veladas y sesiones largas de poesía.

“No es un fenómeno muy aislado al asociar la poesía al demostrar la virilidad inclusive militar, siempre ha estado muy fuerte y en la época de la independencia sí estaba sumamente asociado el ser un caballero capaz de ir a pelear con las armas voluntariamente, presentarse a un llamado del Estado, y a la par construir, hacer poesía y combatir con las palabras como con las manos”, subraya.

¿Qué es el primer Grito Libertario?

La gesta libertaria del 25 de Mayo de 1809 es considerada por historiadores, el acontecimiento más importante en América que abrió la posibilidad de independencia de la corona española, acto que se replicó el mismo año en La Paz, y en 1810 en Cochabamba, Oruro, Santa Cruz y Potosí. En aquel hecho trascendente pelearon mestizos e indígenas a la cabeza de los doctores de Charcas de San Francisco Xavier y sus ideas emancipadoras, situación que llevó a una serie de guerrillas para lograr la verdadera independencia con personajes como los esposos Padilla, Vicente Camargo, Idelfonso de las Muñecas, Ignacio Warnes y muchos otros en el resto del territorio, hasta la conformación de la República de Bolívar hoy Bolivia.

El 25 de Mayo, de 1810, un año después, el sentimiento de libertad se cristalizó en Argentina, a la que siguió una cadena de movilizaciones.

 

Pasquines antes de la Revolución (1780)

Manuscritos citados por Gunnar Mendoza y probablemente encontrados en La Plata. Contenido analizado por Vitaliano Torrico en su libro “El pasquín en la independencia del Alto Perú”.

Anónimo

Expresa los fines de la rebelión indígena de Túpac Amaru.

Nuestro Gabriel Inca viva jurémosle pues por rey (porque viene a ser en Ley) y lo que es suyo reciba. Todo indiano se aperciba a defender su derecho, porque Carlos con despecho nos aniquila y despluma y viene a ser todo, en suma, robo al revés y al derecho.

Tanto daño perpetrado vengará a gusto cumplido, pues españoles han sido autores de mal causado. Morirán con el soldado alcaldes, corregidores, ricos y pobres y oidores, o no soy Túpac Amaro: así lo juro y declaro por castigo de traidores.

Anónimo

De procedencia criolla, protesta contra los impuestos. Condena la actitud de la autoridad con respecto a Tomás Catari.

De La Plata todo el ser es noble y es exaltado pues que nunca lo han bajado las injurias de poder. Tal vez puede suceder que si la quieren quintar, la voz ha de levantar en acordes sentimientos, que de los diez mandamientos es el quinto no robar.

Al quinto —pecho maldito— y a la aduana seis por ciento Cochabamba no da asiento, con sangre le llora Quito; Arequipa alzó ya el grito, y Charcas ya puede esclamar  de Madrid el ejemplar, porque el ministro primero hace a Carlos tercero de cuando quiere robar.

De los indios lo alegado si atendieran sin pasión, degollarán la ocasión de cuantos han degollado. Con la justicia cuidado: no se abandone las quejas; el tener sordas orejas implica no ser oidores: desuellen corregidores, se excusarán pellejas.

En la crueldad atroz que de Charcas se relata, sin culpa llora la Plata culpas de Plata Alós. ¿Quieren que maten a los que tienen la real casa con sus tributos sin tasa? No es cosa que manda el rey, ni es razón ni de ley, antes de injusticia pasa.

Pagar tributos doblados, ver los repartos ingentes: al clamor de tantas gentes están los pueblos turbados. Pero, desde el Cuzco aliados, advertir podréis vosotros si de Lupa y esos otros queréis las muertes vengar, que no han de resucitar muriendo todos nosotros.

Anónimo

Décimas esparcidas en la ciudad de La Plata contra los oidores de su Real Audiencia

Imasmari, imasmari, adivinen los discretos los acuerdos y decretos que se deben a Catari. No hay portador ni cañari que no cause alteración. Todos, llenos de aprensión están dando sin cordura cien golpes en la herradura y ninguno en la razón.

Que Catari – permitido – hubiese alterado Charcas, ¿en qué pecaron las arcas para haberlas exprimido? Vuestro miedo reprimido era bien a vuestra costa tuviese ayuda de costa para salir de los sustos y no hacer gastos injustos por lo que vale una bosta.

Pero, negado el supuesto que en Charcas se hayan alzado, ¿para qué es tanto soldado en cuartel y en arma puesto? ¿No era mejor que ese apresto aparente se luciera mandando a la Cordillera gente contra el Chiriguano que con encono villano tala toda Frontera? (...)

 

¿Verdades o mitos? Hay más por descubrir

La revolución del 25 de Mayo en lo que hoy es Chuquisaca, considerado por historiadores como el Primer Grito de Libertad en América Latina, tiene todavía muchas piezas que juntar, pero también debe deshacerse de ciertos mitos que opacan la verdadera historia.

Al menos ese es el criterio del historiador Mario Castro, apasionado por el periodo de la independencia de Bolivia.

¿La campana de la basílica menor de San Francisco se rajó como consecuencia de haberse tocado tanto al llamado de la revolución de mayo? Con ese convencimiento han crecido generaciones hasta convertirse en un elemento clave de la historia del primer grito que domina la población.

No obstante, Castro asegura que no se encontraron registros de que la hendidura corresponda a aquel hecho histórico, ni siquiera un pliego de cargo a quien tocó la campana para que la reponga o la repare.

Según se habría publicado en un periódico de la década de 1860, un rayo fue el causante de tal situación, pese a ello, la población ha mantenido la creencia hasta nuestros días.

Datos como ese todavía deben ser estudiados, propone Castro. Con ese motivo, el también psicólogo donó al Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia (ABNB) fotografías de al menos 30.000 folios originales de los expedientes de las revoluciones de La Plata y La Paz de 1809 que se resguardan en el Archivo General de la Nación Argentina (AGNA).  

El investigador que estuvo en el vecino país como docente de intercambio por la universidad San Francisco Xavier asevera que por lo menos el 70% de la información de las revoluciones se encuentra en los archivos donados al ABNB que además se incrementan en valor por tratarse de fuentes primarias; sólo un 5%, se encuentran en los archivos nacionales, por esa razón si alguien desea estudiar las revoluciones a profundidad debe necesariamente acudir a los archivos de Argentina o España, pero con el donativo, se facilitarían las cosas.   

“Esa es la historia que hay que rescatar y difundir, no estos mitos que tienen una base irreal y que mucha gente llega a hacerlo realmente propio, pero es un engaño. Es nuestro legado. Yo creo que a nadie le gusta que le mientan”, añade.

Invita en cambio a reencontrarse con los verdaderos protagonistas del movimiento independentista de 1809 desde lo que pensaban y sentían para recrear y enriquecer la memoria histórica de la ciudad.

En esa línea, Castro menciona el registro de comunicaciones del oidor José Félix de Campo Blanco que llegó a la ciudad de La Plata poco después de la Revolución y entonces contó al Virrey los sucesos de mayo a través de informes.

O el caso tanto de Marcos Miranda como José Sivilat de Lisle, franceses independentistas que participaron activamente en la Revolución del 25 de Mayo, repartiendo aguardiente a los revolucionarios durante el ataque al edificio de la Real Audiencia. Sivilat además logró entrar al campanario de la catedral y desde allí convocó a la gente a participar en la revolución.

Aunque Sivilat probablemente estaba impregnado de las ideas de la Revolución Francesa, no le impidió poseer esclavos; al parecer para él la libertad se limitaba a los ciudadanos acomodados, señala el investigador.

Finalizada la revolución, ambos fueron procesados y condenados a prisión en Casas Matas, en el puerto de El Callao. En noviembre de 1810, Sivilat solicitó que se le librara de la vergüenza de entrar preso a La Plata con una escolta de soldados. Como poco después las tropas rioplatenses invadieron Charcas, es poco probable que los hayan trasladado efectivamente a La Plata.

Tan sólo se sabe que luego de la derrota definitiva de los rioplatenses, Miranda vivió de nuevo en La Plata, en 1814, aparentemente sin ningún problema con las autoridades.

ABNB, ALP, Em, 200, f. 14. ABNB, ALP, EP 417, ff. 552-555v Revila, 2009. Torres, 2012.

  • 308 veces leída
  • Especial
  • pasquines, manuscritos, 25 de mayo

También le puede interesar...

25 Mayo 2018, 15:49

Iglesia pide reconciliación para buscar el progreso de Chuquisaca

En la homilía por el 25 de Mayo, el arzobispo de Sucre convocó a los chuquisaqueños a desprenderse de todo tipo de intereses personales y de grupo y buscar la reconciliación para construir el progreso

25 Mayo 2018, 11:25

Desfile en homenaje al 25 de Mayo se convierte en marcha de protesta

El desfile cívico militar en homenaje a los 209 años del Primer Grito de Libertad en América Latina, organizado por la Gobernación, se convirtió en una marcha de protesta promovida por el Comité Cívico

25 Mayo 2018, 07:15

Fervor en los municipios 25 de Mayo, una celebración de todos

Antes de que aparecieran las bandas, en los municipios se solía desfilar al ritmo de los sicuris y luego con marchas militares amplificadas con alta voces

25 Mayo 2018, 05:40

El barrio “25 de Mayo” recibe obra en aniversario

El barrio 25 de Mayo de la zona de Lajastambo recibió ayer, en el marco del aniversario cívico, una obra de pavimento rígido que fue inaugurada por el alcalde de Sucre, Iván Arciénega.

24 Mayo 2018, 19:07

Instituciones se desmarcan de los actos por el 25 de Mayo

El Órgano Judicial, el Tribunal Constitucional y la Universidad anuncian que no participarán del desfile

Arca de Noé

Marketing Digital

Marketing Digital Udabol

Suplementos: Mundial 2018

Suplementos Mundial 2018Suplementos Mundial 2018

Especiales: 25 de Mayo

Especial: 25 de MayoEspecial: Exploración sin límitesEspecial: Leyendas de Sucre

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2018
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por ROOTCODE