Diario Digital Correo del Sur

Charly El Duro

06 Octubre 2017LA GRAN 7
Humor

Humor

En el nuevo “Lo Nuestro” en plena plaza 25 de Mayo

Aunque el Charly era uno de esos tipos huidizos a las relaciones serias, a las declaratorias de amor de hinojos y a los anillos de compromiso, la Fatimita había logrado descontrolarlo y romper muchos tabúes que tenía el flaco.

Un buen trato, siempre cariñoso y diligente; unas riquísimas comidas preparadas por sus hábiles manos; una voluntad férrea de no querer revisar el celular del Charly; ningún reclamo cuando se va de juerga con sus amigos; estar siempre dispuesta a acompañarle a los conciertos; darle su espacio cuando está de ch’aki; prestarle plata cuando su billetera ha quebrado; contestarle al celular a las tres de la mañana; darle uno que otro regalito para San Valentín; hacerle recuerdo del cumpleaños de su madre; llamarle por teléfono temprano para hacerle recuerdo que tiene que ir a trabajar y, así, un sinfín de detalles hicieron que el chompa roja empiece a enamorarse de la espectacular morenaza.

El flaco jamás imaginó encontrar una dama tan gentil, cariñosa y tolerante y quizás por eso ni se dio cuenta del transcurrir del tiempo a su lado. Aquel lunes, el Charly estaba revisando su cuenta de Face y de no haber sido por una publicación de hace 13 meses no habría recordado que ese preciso día estaba cumpliendo 13 meses de haberse enganchado a una impresionante mujer. La flaca, detallista como ella sola, ya había posteado una discreta felicitación en el Face, con un mensaje camuflado como para no contrariar al flaco y no comprometerlo ante su opinión pública y sus decenas de seguidoras. Hasta en esos detalles se fijaba su morena. ¡Cómo no enamorarse de ella!

El flaco no dudó en coger el teléfono para invitar a la Fatimita a pasar una velada romántica y conmemorar esos 13 meses juntos.

Bien k’arapanza como es ella, así tenía que ser el lugar elegido por el Charly para aquella ocasión y, claro, de menú una rica comidita chuquisaqueña.

Llegada la noche, el flaco pasó a recoger a la preciosura que para la ocasión lucía despampanante. Se había arreglado tan bien para la velada que en cuanto la vio el Charly sacó pecho y renovó en ese mismo instante su deseo de no dejarla ir de su vida. Bueno, por lo menos por algún buen tiempo más o hasta que cometa algún error garrafal.

Uno de sus amigos, el Rodito, un eximio ex bailador de caporales, le había comentado al flaco que uno de los más tradicionales restaurantes que tiene la ciudad había abierto su primera sucursal en plena plaza 25 de Mayo, en un lugar de ensueño, en el último piso del hotel Capital Plaza. Así que ese fue el lugar elegido por el chompa roja para galantear e iniciar una tertulia de pasión y antología. Después de 13 meses, esa sería su noche y el Charly lo sabía.

El ingreso es por la misma puerta por la que se entra al Capital Plaza Hotel, se debe tomar el ascensor y pulsar el piso 2. De inicio la flaca se sintió algo sorprendida por la sofisticación del lugar, pero más por la seguridad y el desempeño que mostraba el galán criollo.

Se trataba de nada más ni nada menos que del restaurante “Lo Nuestro”, de reconocida fama por sus picantes, elaborados con la exquisita receta chuquisaqueña. Es decir, para chuparse los dedos.

Al ingresar al restaurante ubicado en plena plaza central de la ciudad, la acaramelada pareja encontró un lugar distinguido y con una coqueta arquitectura que, sin duda, invitaba al romance y el frenesí.

Este restaurante lleva algo más de un mes de funcionamiento y tiene prácticamente el mismo menú que se oferta en el negocio central ubicado en la calle Canelas No. 312, ese palacio de la comida chuquisaqueña que enorgullece a la ciudad desde hace ochos años.

El emprendimiento de Rodito Aguirre y su esposa Charito Ríos permite ahora que los amantes de esta comida típica puedan disfrutarla toda la semana y no esperar sólo los fines de semana, cuando abre la central de la calle Canelas.

Embelesados por ese ambiente de cinco estrellas, la Fatimita y el Charly optaron por una de las especialidades de la casa, el picante mixto; él, acompañado de una infaltable cervecita encholada con Coca Cola. Ella, más finoli, pidió su vinito tinto y áspero.

La sobremesa sirvió para afianzar su amor y jurarse un montón de compromisos más. La tercera y espumante rubia disparó los decibeles y los besos franceses comenzaron a fluir. Aquella noche de lunes se acabó en martes. Después de 13 meses de espera la experiencia fue cósmica, al punto de que los enamorados faltaron a su trabajo. Sus amigos, malas lenguas, dicen que al Charly ya no se lo verá por mucho tiempo en los boliches que frecuentaba.

 

  • 132 veces leída
  • GranSiete
  • Charly, El Duro

También le puede interesar...

29 Septiembre 2017, 06:06

Charly El Duro

Con el clima reinante en la ciudad esta semana, Charly y miles de personas más evitaron las calles para no ser presas del frío helado, las gotas de lluvia y la humedad penetrante. Fueron unos días locos de ascensos y...

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2017
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por DEVIAN SRL & ROOTCODE