Banco BISA
Diario Digital Correo del Sur

Charly El Duro

20 Octubre 2017LA GRAN 7
Humor

Humor

En la nueva sucursal de la Sanguchería-café

El flaco galán había estado rondando a la Marianita un par de semanas atrás, desde aquella vez que la vio en la máquina de glúteos en el gimnasio que estaba frecuentando los tres últimos meses. Algún poder emanaba de esa increíble máquina que despertaba toda la atención del chompa roja y lo dejaba alucinando. Fue ahí en la brega de una rutina mañanera, que el flaco vio por primera vez a la Marianita, una increíble mujer cuyo cuerpo no conocía lo que se llama grasa.

Fresca y juvenil, la rubia sexy no se había percatado de la presencia del macho alfa ni siquiera cuando éste se ponía a hacer lagartijas a su lado. Incluso en una ocasión el Charly había tenido un accidente con la caminadora por no quitarle la vista a la curvilínea atleta. En otra ocasión le había cedido el uso de alguna máquina y en otra hasta le había graduado el nivel de peso de la máquina de bíceps. Tras las dos primeras semanas de intentar ganar notoriedad, el flaco había fallado en todos sus intentos incluso aquella vez que le cargó 200 kilos a la máquina para ejercitar los músculos de las piernas. Claro, el flaco no pudo completar ni siquiera una rutina.

Acongojado, el Charly decidió cambiar de horario para poder toparse con la Marianita en las clases de spinning. Finalmente esa fue la estrategia que le permitió acercarse a su proyecto en mira. Logró ocupar la bici de al lado; su primer contacto fue alzar del piso la toalla que había derramado la fémina.

Pero la oportunidad que realmente prosperó para el flaco galán fue cuando una compañera del spinning invitó a todos a la inauguración de un nuevo emprendimiento gastronómico: un café ubicado en pleno centro de la ciudad y que tenía una fabulosa oferta de novedosos sabores.

Toda la clase acordó asistir al lugar sobre todo porque la propietaria era una buena amiga en común, bien conocida en el mundo del fitnes.

Cuando el flaco llegó a la “Sanguchería-café” no pudo ocultar su emoción al enterarse de que la gerente-propietaria era una de sus buenas amigas de la época universitaria. La Shirley Padilla era la joven emprendedora que había tomado la decisión de abrir una nueva sucursal de esta franquicia en pleno centro de la ciudad. Nada más y nada menos que en el Hotel Monasterio en plena calle Calvo, al frente de la Iglesia Santo Domingo.

El Charly se sintió como en casa y aprovechando esa amistad se sintió canchero como para abordar a la Marianita. Claro, aquí era diferente. En el mundo de los boliches, el Charly era el rey, y no un pelmazo más como se sentía en el gimnasio.

El rey de la noche y la reina del gimnasio hicieron contacto. La Marianita se sorprendió cuando el flaco le confesó que había estado intentando llamar su atención durante las dos últimas semanas, se disculpó y le ofreció su amistad sincera.

El Charly se sentía en el cielo y no pudo disimular su emoción. En medio del barrullo y la buena onda que se había formado en la mesa gigante que ocupaban, no pudo contener su carácter de galán criollo y se ofreció a pagar la cuenta de todos. Una ovación le correspondió al padrinazgo voluntario y le llovieron los piropos y agradecimientos. El chompa roja tenía todo calculado, la intención era impresionar a la dama de su lado, la afable Marianita. Aunque ruda en sus exigentes rutinas en el gimnasio, resultó ser una mujer bastante dulce y cariñosa. Exactamente como le gustan al flaco galán.

Después de una buena charla, un par de exquisitos sanguches y unos jugos verdes, la velada culminó y el flaco acompañó a la Mari a su casa.

Desde aquella noche la vida del flaco ha cambiado. El amor ha hecho que cambie su rutinaria vida y ahora acude diariamente al gimnasio en dos turnos, mañana y noche, y aunque retorna molido a su casa nadie lo separa de su Marianita: la sexy rubia que ha hecho del gimnasio su segundo hogar. Mientras la nena sigue amoldando una espectacular figura, el flaco está a punto de desaparecer. Eso sí, todo sacrificio tendrá su recompensa, al menos esa es la inspiración que aún alimenta el ego del galán criollo.

  • 292 veces leída
  • GranSiete
  • Charly, El Duro

También le puede interesar...

13 Octubre 2017, 06:02

Charly El Duro

Esas dos tacitas de azúcar, ese par de huevos y, finalmente, ese balde con agua que le que había pedido prestado la vecina en aparentes momentos de apuro, resultaron no ser tal cosa. Sólo en sus más remotos y oscuros...

Arca de Noé

Especial: 6 de Agosto

Especial: 6 de Agosto

Suplementos: Mundial 2018

Suplementos Mundial 2018Suplementos Mundial 2018

Especiales: 25 de Mayo

Especial: 25 de MayoEspecial: Exploración sin límitesEspecial: Leyendas de Sucre

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2018
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por ROOTCODE