Banco BISA
Diario Digital Correo del Sur

Charly El Duro

12 Enero 2018LA GRAN 7
Humor

Humor

Un picantongo en "el Picantongo"

El fin de año y los primeros días de la nueva gestión trajeron un sinfín de alegrías al Charly porque varios de sus compañeros de colegio retornaron a la ciudad después de varios años. Así con la agenda ajetreada y como buen anfitrión, el chompa roja se ocupó de planificar todas las salidas de la manada.

La prueba de fuego para el flaco fue cuando los lobos de la manada se antojaron un rico platito tradicional, eso sí, que fuera picante y abundante, capaz de saciar su insaciable y fino apetito.

El chompa roja recordó entonces aquel nuevo lugar que su amiga Marita le había sugerido en el Feis y que aún no había visitado debido a sus múltiples ocupaciones de vacaciones, entre ellas, llevar a sus sobrinos a la natación, al ajedrez, repostería y al fútbol.

Cuando la tropa ya estaba reunida, el flaco la sorprendió con una inesperada agenda, fueron a servirse un delicioso picante trimixto en un lugar que tiene en su menú un novedoso plato especialmente pensado para los amantes del buen sabor. “El Picantongo” es un restaurante tradicional con un menú de sabores chuquisaqueños y algunos otros platos de la gastronomía nacional.

De entrada, los miembros de la caballería recordaron que en ese lugar alguna vez funcionó el restaurante Don Lucho. Ahora administrado por el Ivancito, “El Picantongo” es de esos lugares a donde uno va sabiendo muy bien lo que busca.

Buen anfitrión como él sólo, el Iván no tardó en hacerlos sentir como en casa y les explicó en que consiste el famoso plato llamado picantongo, que hace honor al nombre del restaurante. Después de las primeras cervezas, los lobos estaban listos para el plato fuerte de aquel mediodía.

En sol en lo alto, la cerveza bien fría y un lugar acogedor, se complementaron con los primeros acordes de “Los Tonis”, un dueto en vivo que justo en ese momento empezó a regalar clásicos acorde a la ocasión.

Cuando llegó la comida, todos quedaron estupefactos. El picantongo era mucho más de lo que esperaban, era un plato colosal con cerca de una docena de presas y los acompañamientos respectivos.

La jornada se pintaba perfecta para el Charly y sus amigos, todo apuntaba a que sería una de esas ocasiones en la que la charla giraría en torno a las experiencias vividas, a los logros alcanzados, las conquistas frustradas y mil y una anécdotas vividas.

La tertulia habría terminado así, en familia, de no ser por la melodiosa voz que irrumpió en el ambiente. La sexy cantante que estaba en escenario captó súbitamente toda la atención del flaco galán cuando empezó a interpretar los contagiantes ritmos de “Gilda“.

El Charly no sólo le restó atención a sus amigos, sino que quedó flechado por la penetrante mirada de la Yesi. Tal vez fue su sensual movimiento en escenario, su angelical voz, la presencia sobradamente masculina en la mesa del flaco o capaz la sensibilidad por la música y las chicas hermosas, que terminó hipnotizado.

Tras esa canción, le siguió otra y otra y luego un enganchado de retrocumbias. Ahí sí que el flaco terminó rendido. La Yesi era experta en el arte de cantar y ella también se había percatado que el flaco no le quitaba el ojo. Las miradas iban y venían y las canciones que ella elegía parecían dardos envenenados contra el chompa roja.

Cuando el flaco volvió a tierra por unos instantes se dio cuenta que sus compañeros ya habían vaciado el plato. No tuvieron piedad ni compasión; a la hora de comer no eran amigos ni siquiera conocidos, eran rivales.

La charla subió de ritmo, las cervezas se multiplicaron y la manada no tardó en ordenar su segundo picantongo. A eso de las tres de la tarde, la cenicienta decidió abandonar el lugar tras haber concluido un magnífico y aplaudido show; el flaco intentó seguirla pero alguien le alertó de la presencia del fortachón padre de la cantante. Uno de los amigos del Charly lanzó la voz de alerta de sus intenciones de fuga, lo cual mereció un soberano castigo de la mesa. No sólo que terminó pagando la ampulosa cuenta si no que fue atacado sin piedad en la salida nocturna de ese día. Le hicieron jurar que como ya estaban grandecitos, eso de correr detrás de una fémina y dejar a los amigos era cosa del pasado.

Desde aquel día, la imagen de la Yesi está clavada en la mente del Charly y él vive recorriendo restaurantes y revisando agendas musicales en Feis a la espera de poder volver a encontrar a su cenicienta vespertina.

  • 299 veces leída
  • GranSiete
  • Charly, El Duro

También le puede interesar...

05 Enero 2018, 00:40

Charly El Duro

Como cada año, el Charly no quiso romper la tradición de celebrar a lo grande y recibir el nuevo año despierto saltando de alegría y con ganas de rumbear y romantiquear...

Arca de Noé

Especial: 6 de Agosto

Especial: 6 de Agosto

Suplementos: Mundial 2018

Suplementos Mundial 2018Suplementos Mundial 2018

Especiales: 25 de Mayo

Especial: 25 de MayoEspecial: Exploración sin límitesEspecial: Leyendas de Sucre

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2018
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por ROOTCODE