Banco BISA
Diario Digital Correo del Sur
TROPAS DEL EJÉRCITO TOMAN CONTROL DEL PAÍS

Zimbabue: Militares se rebelan contra Mugabe

16 Noviembre 2017Harare/EFE y dpa
TENSIÓN. En Harare, Zimbabue, un grupo de militares patrulla las calles después del arresto del presidente Robert Mugabe

TENSIÓN. En Harare, Zimbabue, un grupo de militares patrulla las calles después del arresto del presidente Robert Mugabe

Las Fuerzas Armadas de Zimbabue se rebelaron ayer contra el Gobierno de Robert Mugabe y tomaron el control del país, tras confinar al presidente en su casa y arrestar a varios de sus ministros, todos ellos identificados con la facción del oficialismo alineada con la primera dama, Grace Mugabe.

Aunque los portavoces militares insistieron, en un mensaje televisado, en que no se trata de un golpe militar para tumbar al Ejecutivo, sino de una operación contra "criminales" del entorno del mandatario, el presidente de la vecina Sudáfrica, Jacob Zuma, confirmó que Mugabe se encuentra retenido en su residencia, pero que "está bien".

"Esto no es una toma militar del Gobierno. Lo que estas fuerzas quieren es pacificar una situación degenerada política y socialmente en nuestro país que, si no es tomada en cuenta, podría resultar en un conflicto violento", afirmó un portavoz castrense en esa intervención, único pronunciamiento oficial realizado hasta ayer por las fuerzas sublevadas.

"Tan pronto como hayamos cumplido nuestra misión esperamos que la situación retorne a la normalidad", agregaron y llamaron a todas las fuerzas de seguridad a "cooperar" por el bien del país.

Los militares bloquearon los accesos a los edificios oficiales y confinaron a Mugabe en su residencia.

Pese a la incertidumbre política, las calles permanecieron en relativa calma, según medios locales, que durante la noche entre el martes y ayer, miércoles, habían reportado algunas explosiones aisladas en la capital, Harare, de procedencia desconocida.

Durante la jornada, como confirmaron medios locales, se arrestó a tres ministros: el de Educación, Jonathan Moyo; el titular de Local, Obras Públicas y Vivienda, Saviour Kasukuwere, y el de Finanzas, Ignatius Chombo.

Todos ellos son afines a las aspiraciones políticas de la primera dama, quien sonaba como candidata a vicepresidenta después de que su marido destituyese del cargo la semana pasada a Emmerson Mnangagwa.

Precisamente, la expulsión del vicepresidente –un incondicional del partido gobernante y veterano de guerra que estaba en las quinielas para suceder a Mugabe (de 93 años y en el poder desde 1980) – se interpreta como el detonante principal de la crisis.

La escalada de la tensión había comenzado el martes, cuando varios tanques fueron vistos en dirección a Harare.

Un día antes, el jefe de las Fuerzas Armadas del país, Constantine Chiwenga, había advertido en una comparecencia pública de que se tomarían "medidas correctivas" si continuaba lo que consideraba una purga de los miembros veteranos en el partido que lidera Mugabe, la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF).

"Es pertinente reiterar que las fuerzas de defensa de Zimbabue permanecen como el principal depositario en lo que respecta a los logros de la lucha por la liberación. Y cuando estos están amenazados estamos obligados a tomar medidas correctivas", aseveró Chiwenga, flanqueado por los líderes del Ejército y las Fuerzas Aéreas.

Mnangagwa, por su parte, había huido a Sudáfrica la semana pasada y, en un comunicado, había afirmado: "Pronto controlaremos los resortes del poder en nuestro bello partido y país".

Las palabras del jefe de las Fuerzas Armadas fueron consideradas en el país como un ataque directo a la facción del ZANU-PF alineada con Grace Mugabe, quien desempeñó un rol determinante en la salida de Mnangagwa, tras meses de ataques verbales.

Al contrario que el ex vicepresidente, la mujer de Mugabe, de 52 años, y sus aliados no sirvieron en la guerra por la independencia del país.

De hecho, la Asociación Nacional de Veteranos de la Guerra de Liberación de Zimbabue (ZNLWA, en sus siglas en inglés) exigió la dimisión del presidente, en una muestra clara de la polarización que viven las élites políticas y militares zimbabuenses.

La primera dama, sin embargo, cuenta con el respaldo de las influyentes facciones de las juventudes del partido y de las mujeres.

Mientras, la comunidad internacional sigue con atención los acontecimientos y pide una solución pacífica a la crisis.

AI reclama evitar cualquier acción contra civiles

Amnistía Internacional (AI) reclamó ayer al Ejército de Zimbabue que "evite cualquier acción que pueda poner en riesgo vidas o derechos humanos" tras la intervención militar

En un comunicado publicado en su página web, AI se hizo eco de las palabras de su director para África Meridional, Deprose Muchena, quien afirmó que "en estos momentos tensos es esencial que los militares garanticen la seguridad de toda la gente de Zimbabue, sea cual sea su afiliación política".

"Los mandos del Ejército deben proteger los derechos humanos, incluidos los de asociación, libertad de expresión, asociación y reunión. La circulación de noticias, mediante redes sociales y medios, debe ser garantizada", añade.

Ante la posibilidad de que se produzca una toma del poder por parte de las Fuerzas Armadas, Muchena deseó que "no se use como una excusa para incumplir las obligaciones y compromisos de Zimbabue para con los derechos humanos".

Mugabe, de héroe de la independencia a déspota

Durante sus casi cuatro décadas en el poder, el presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, se transformó de luchador por la libertad de la antigua colonia británica y esperanza respetada en todo el mundo en un déspota internacionalmente aislado que sumió a su país en la ruina económica.

Mugabe, de 93 años, quería postularse el próximo año para otro mandato presidencial y ya había preparado a su esposa, Grace, de 52 años, para la futura sucesión. Ahora, sin embargo, sus antiguos compañeros de armas parecen haber desbaratado sus proyectos.

Los méritos de Mugabe en la caída del régimen de minoría blanco y la implantación de la democracia en 1980 son indiscutidos. Sin embargo, fue desarrollando una sed de poder cada vez más insaciable y perdió la percepción de los problemas de la gente. El que fuera el granero de África austral se degeneró para terminar siendo un país empobrecido y hambriento. La infraestructura se deterioró, la moneda nacional se derrumbó y cientos de miles de zimbabuenses huyeron al exterior.

El hombre con su curiosa barbita con forma de cepillo de dientes y grandes gafas se aferraba al final al poder con métodos cada vez más brutales, probablemente también por el temor de que lo pudieran someter a juicio por crímenes cometidos en el pasado.

AUTORITARIO. Robert Mugabe.

También le puede interesar...

15 Noviembre 2017, 02:11

Zimbabue: Rumor de golpe agita el ambiente político

El partido gobernante de Zimbabue, Zanu-PF, afirmó ayer que no cederá ante las amenazas y acusó a un alto oficial del Ejército de traición, en medio de especulaciones sobre un posible golpe de Estado en el país africano.

12 Noviembre 2017, 03:16

Mugabe, megalómano con 37 años en el poder

Calles, avenidas, plazas y aeropuertos de Zimbabue llevan el nombre del Presidente, quien intenta perpetuar su legado

Arca de Noé

Especial: 6 de Agosto

Especial: 6 de Agosto

Suplementos: Mundial 2018

Suplementos Mundial 2018Suplementos Mundial 2018

Especiales: 25 de Mayo

Especial: 25 de MayoEspecial: Exploración sin límitesEspecial: Leyendas de Sucre

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2018
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por ROOTCODE