Banco BISA
Diario Digital Correo del Sur
BARLAMENTOS

Agua dulce, agua “salá”…

05 Agosto 2016Winston Estremadoiro

Jesús di, no tarareo la canción caribeña que Julio Iglesias cantó con más éxito que sus autores. Sin embargo, agua dulce y agua salada son temas bolivianos en boga: el azote de la sequía y el acceso al mar.

La sequía tiene en emergencia a 5 departamentos del país. A pocos importa la tragedia de los Uru Muratos sin peces en un Lago Poopó sin agua, o vacas benianas en maldito ciclo anual de seca y agua al coto. Recurre cada año, no tanto por el calentamiento global, o el fenómeno del Niño, sino que el Estado no practica aquello de que prevenir es mejor que lamentar. Sea lo que fuere, hay un paliativo. La Unidad de Gestión de Riesgo (UGR) de la Gobernación de Oruro entregó 100 tanques de almacenaje a centros de salud y unidades educativas. Si acuíferos mermaron y reservorios de agua no se llenaron por un corto período de lluvias, ¿será que ahora beberán agua potable en centros de salud y escuelas, para luego retornar a sus hogares y tomar agua contaminada? De todas formas, es una medida digna de imitarse en otros distritos.

Me pregunté si en pleno siglo 21 no existen medios de solución de la falta de agua cada año. Pensé en atajados, depósitos de agua facilitados hoy por palas cavadoras de gran capacidad y mantos plásticos que les hacen impermeables a la filtración. Es solución para la crisis de la sequía en todo el territorio. ¿Por qué no encaran un programa conjunto de embalses entre Gobierno, Gobernaciones, alcaldías, OTB y agricultores interesados? A que beban agua potable es un tris, que alguna ONG intermediaría al financiar la tecnología necesaria. Los politiqueros son el obstáculo.

Es posible que los motivos subyacentes de la Guerra del Pacífico en 1879, hayan sido el océano sureño que se tironeaban Valparaíso y El Callao (hasta que los gringos construyeron el Canal de Panamá), sumado a la explotación anglo-chilena de las riquezas de guano y salitre del litoral boliviano y de las costas peruanas de Tarapacá. Fue la segunda contienda después de sabotear la Confederación Perú-Boliviana en 1839, exitosa para Chile por la connivencia de politiqueros peruanos.

Se alteró el equilibrio marinero entre Chile y Perú por la adquisición mapochina de dos blindados ingleses, y la experiencia naval adquirida en liberar Perú desde Chile por San Martín, primero, y el sabotaje de la unión Perú-Boliviana, después, navegando por ese río marítimo que es la Corriente de Humboldt. Una desidiosa Bolivia no tenía ni chalupas que controlaran su costa de mar, aunque en 1865 se aliara a Perú, Chile, y otros países sudamericanos para guerrear con la España deseosa de recuperar sus colonias.

En marzo de 1879 ya se veía la usurpación chilena del resto de mar boliviano. La frontera original entre los dos países (el río Salado) se cambió en 1868 por un paralelo imaginario, facilitando el usufructo de riquezas de una Bolivia gobernada desde la grupa del caballo del atrabiliario caudillo. El desembarco en Antofagasta, Bolivia, fue cosa de quitarle un dulce a una distraída niña. Encima, Bolivia abandonó al aliado, algo que algún peruano revanchista recuerda. ¿Acaso nuestro mayor héroe no es un civil, Abaroa?

Con el cuchillo en la garganta boliviana, en 1904 se firmó el Tratado de Paz entre Bolivia y Chile. Está sujeto al libre tránsito con todas las ventajas que Chile tendría que poner. Lo del interés en robar el Litoral fue evidenciado por el sórdido embajador Koenig; las fallas en el libre tránsito fueron desnudados en la reciente visita del Canciller Choquehuanca a los puertos de Antofagasta (antes boliviana) y Arica (antes peruana). En 1929 sobrevino la repartija de Arica y Tacna. Desde entonces, Chile puso el candado y Perú guarda la llave. Por si fuera poco, en dos décadas Bolivia no ha invertido en acceso portuario que Perú le concediera en Ilo por 99 años.

La brega hoy es si Silala son vertientes bolivianas canalizadas por Chile para uso de trenes a vapor primero, y luego suplir agua a urbes y minas chilenas, sin que por la desidia boliviana paguen un centavo. Si acaso fuera río internacional, Bolivia tendría tanta razón en desviarlo para su propio beneficio, como la que tuvo Chile al desviar el río Lauca, en 1962.

Como en 1879, el país anda agobiado por sequías y plagas que dañan su producción agrícola. Más aún, está mal gobernado por un demagogo dispendioso que primero se impresionó con un estadio chileno de gente clamando ¡mar para Bolivia!, y luego se dio cuenta de que La Moneda sigue confiada en su fuerza bélica: tiene minada su frontera, armas israelíes de última generación y tropas a 15 Km del altiplano. Sin fierros para hacer frente a Chile, quizá la solución será volcar el comercio a puertos peruanos, desarrollar Ilo y accesos marítimos por la Hidrovía Paraguay-Paraná y por esclusas al río-mar, el Amazonas.

El escudo de Chile con su amenazador “Por la razón o la fuerza” desdice el título del último libro de La Moneda, proclamando su mentirosa “vocación de paz”. Sin embargo, un efecto colateral es que conozca el mundo su doble discurso desde 1879. Pero Chile no es solo Santiago y su casta dominante. A la mayoría de los chilenos poco les importa si ceden 10 Km de costa. ¿Quieren agua dulce?, pues cedan agua “salá”.

  • 523 veces leída
  • Opinión
  • Winston Estremadoiro

También le puede interesar...

29 Julio 2016, 06:42

Ridiculeces en el léxico de cambio

Un aspecto merecedor de atención en este régimen “de proceso de cambio” es la profusión de nuevas formas de expresión, preñadas de redundancias y neologismos.

Arca de Noé

Especial: 6 de Agosto

Especial: 6 de Agosto

Suplementos: Mundial 2018

Suplementos Mundial 2018Suplementos Mundial 2018

Especiales: 25 de Mayo

Especial: 25 de MayoEspecial: Exploración sin límitesEspecial: Leyendas de Sucre

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2018
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por ROOTCODE