Banco BISA
Diario Digital Correo del Sur
COLUMNA VERTEBRAL

Venezuela

02 Abril 2017Carlos D. Mesa Gisbert

América Latina ha llegado a un punto de inflexión que no permite medias tintas ni acciones o expresiones “políticamente correctas”. La razón es clara, los gobernantes venezolanos han cruzado el Rubicón.

Cuando en 2015 la oposición aplastó electoralmente al oficialismo y ganó dos tercios de la Asamblea Nacional (167 representantes contra 55 del gobierno), el Poder Judicial inhabilitó a tres diputados, basado en que habían ganado sus escaños a través del fraude, para evitar esa mayoría calificada que ponía contra las cuerdas al Presidente. Antes de la posesión de esta nueva Asamblea, Nicolás Maduro nombró directamente a los 13 magistrados titulares del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), completamente alineados al partido de gobierno, cuya tarea ha sido la de dictar normas con el único objetivo de limitar o entorpecer las funciones del Poder Legislativo. La situación era, obviamente, insostenible y la balanza se inclinó finalmente por quien tiene realmente el poder.

Una cuestión legal referida a la negativa de la Asamblea de retirar de sus cargos a los tres diputados en cuestión (que de hecho no asisten a sesiones ni ejercen sus cargos) motivó la increíble decisión de la Sala Constitucional del TSJ de “que las competencias parlamentarias sean ejercidas directamente por esta Sala o por el órgano que ella disponga”. Un conflicto entre poderes jamás puede resolverse por la vía de la usurpación de las funciones de uno de ellos por el otro, menos aun cuando se trata del Poder del Estado que ha sido elegido en su totalidad por voto directo y que ejerce la soberanía popular de acuerdo a la Constitución. Ningún argumento, por válido que pueda parecer –y este no está adornado precisamente de ese atributo– justifica la cancelación de las legítimas atribuciones y el inalienable mandato que el pueblo le ha dado a los miembros de la Asamblea Nacional de Venezuela.

El 11 de septiembre de 2001 en Lima, los países miembros de la OEA, entre los que se cuentan todas las naciones latinoamericanas, excepto Cuba, suscribieron la Carta Democrática con el objetivo de garantizar la permanencia y la defensa de la democracia en el hemisferio. En su Art. 3, la Carta indica que uno de los elementos esenciales de la democracia es la separación e independencia de poderes. El Art. 4 establece que son componentes fundamentales de su ejercicio “La subordinación… de todas las instituciones del Estado a la autoridad civil legalmente constituida”. Los artículos 18 al 22 de la Carta se refieren a la “alteración del orden constitucional” en cualquiera de sus estados miembros, y a los mecanismos que le permiten al Secretario General de la OEA, a cualquier Estado miembro y a la propia Asamblea, tomar decisiones que busquen contribuir a resolver y superar esa alteración. Si esto no es posible, el Estado involucrado será suspendido de la Organización.

En 2002 y en 2009 la OEA actuó con vigor y con la Carta Democrática en la mano ante dos golpes de Estado: el de Venezuela, que buscaba derrocar al presidente Hugo Chávez, y el de Honduras, que de hecho derrocó al presidente Manuel Zelaya. En el primer caso la condena continental tuvo éxito y Chávez fue repuesto en el cargo, en el caso de Honduras el país fue suspendido de la OEA hasta la recomposición del orden democrático en 2011. Eran tiempos en los que el liderazgo regional lo tenían el propio Hugo Chávez y Luis Inácio Lula da Silva. La muerte de Chávez abrió una etapa de confusión incomprensible y un vacío evidente, entre otras cosas por las respectivas crisis que atraviesan los dos gigantes regionales, México y Brasil. Ninguna de las naciones de poder intermedio como Colombia, Argentina o Chile, se atrevieron a proponer una hoja de ruta alternativa a la del “Socialismo del siglo XXI” y el ALBA, y dejaron que la barca política latinoamericana (Unasur) siguiera bamboleándose ante el débil soplo de los seguidores del chavismo. El resultado fue el de un panorama en el que el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, que prefirió la brújula de sus convicciones morales a la de las destrezas políticas, quedó librado a su suerte y en el que los países que practican una democracia razonablemente vigorosa dentro de sus fronteras decidieron mirar a otro lado.

Ha tenido que producirse la alteración del orden democrático en Venezuela para que, por fin, de la mano de un Perú que recuerda el Golpe de Fujimori en 1992, se alcen voces claras de condena de algunos de los firmantes de la Carta.

La situación de la República Bolivariana de Venezuela es crítica en lo político y lo es, tanto o más, en lo económico y en lo social. Lo ocurrido no es sino el corolario de un conjunto de acciones que desde el gobierno han vulnerado y vulneran el estado de derecho, que exigen una toma de posición de quienes creemos que la democracia es un valor hemisférico que estamos obligados a respetar, proteger y defender.

  • 379 veces leída
  • Opinión
  • opinión

También le puede interesar...

02 Abril 2017, 02:56

El gran amigo

Esta semana, la última de Cuaresma, junto con los dos domingos pasados, nos está juzgando a través de la palabra a nuestro bautismo. A ver si lo hemos descubierto en profundidad o no, si lo vivimos o lo tenemos muerto.

02 Abril 2017, 02:56

La terapia de los espejos

El país necesita una terapia de shock para librarse de la maldición de los recursos naturales que desde hace más de 500 años nos condena a recolectar de las entrañas de la Pachamama minerales, gas natural y otros...

02 Abril 2017, 02:55

La Presidencia Interina

Como usted, querido lector, ya sabe, nuestro querido Presidente Vitalicio se encuentra en Cuba donde los sabios del Caribe le han realizado una riesgosa intervención quirúrgica que ha sido acompañada por las...

02 Abril 2017, 02:54

¿La palabra?

No puedo ocultar mi preocupación por una buena parte de mis semejantes, que desarrollan sus tareas ordinarias, e ignoran lo que viene y nos toca vivir.

02 Abril 2017, 02:54

El incierto rumbo venezolano

Es muy difícil explicar cómo Venezuela ha llegado a la situación en que se encuentra y cómo un gobierno de la naturaleza del que preside Nicolás Maduro puede mantenerse en el poder, dando manotazos que, así como que...

Arca de Noé

Especial: 6 de Agosto

Especial: 6 de Agosto

Suplementos: Mundial 2018

Suplementos Mundial 2018Suplementos Mundial 2018

Especiales: 25 de Mayo

Especial: 25 de MayoEspecial: Exploración sin límitesEspecial: Leyendas de Sucre

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2018
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por ROOTCODE