Banco BISA
Diario Digital Correo del Sur
PRE-VIERNES

Reggaetón en la mira

16 Noviembre 2017Marcelo Guardia Crespo

La interculturalidad en Bolivia no ocurre tan tranquilamente como se podría pensar. Hubo y hay conflictos y diferencias que son incrementadas por raros ejercicios de poder. Unos creen tener la razón sobre el tema del arte y las culturas y otros defienden sus posturas y no parece haber la menor posibilidad de entendimiento entre partes.

Ahora está de moda sacarle el cuero al reggaetón. Acalorados ataques disparan especialmente quienes no encuentran nada de bueno en este popular género musical. Critican su ritmo y melodía. Destrozan sus letras a las que acusan de huecas y hasta sexualmente morbosas. Sugieren que son mal ejemplo para los niños y jóvenes. Hasta intentan argumentar para afirmar con desprecio que “eso no es música”. Mientras millones de consumidores en todo el continente se emocionan y bailan frenéticamente en sus envolventes melodías generando grandes ganancias para sus promotores y artistas. Es un fenómeno típico de industrias culturales.

Una reciente investigación científica de las estudiantes de la UCB Sarah Aldunate y Patricia Mendizabal arroja datos interesantes sobre tan polémico estilo de música. Los compositores y productores de reggaetón afirman realizar su trabajo por superación y por búsqueda de éxito. Tanto la música como las letras atienden a las demandas de los consumidores que son recreadas para garantizar el negocio monetario y también el simbólico. Económico porque las industrias culturales que se articulan por detrás mueven mucho dinero y generan una dinámica cultural importante. Constatación dolorosa para puristas que no aceptan la entrada del arte al mercado. Simbólico porque detrás de toda transacción monetaria existen diversos tipos de lucro simbólico que solo son comprensibles por los propios actores.

Las letras generalmente hablan de amor y sexo. Tocan también situaciones de transgresión como infidelidad y poder. El desamor y la tristeza no están ausentes de sus temáticas que son pretexto para la creación de un clima festivo y alegre en el lenguaje musical. Son contenidos que siempre han estado presentes en la canción popular desde tiempos remotos. La cueca es un baile erótico y sexual como lo es el tango y otros géneros del pasado. Ahora los oídos puritanos parecen estar más sensibles.

El estudio de recepción con estudiantes de colegios reveló que la mayor parte de los jóvenes escucha esa música. Su principal razón es el entretenimiento y la diversión. Nunca se proponen consumir este tipo de música para aprender algo o con algún sentido educativo. Probablemente ocurra lo mismo con cualquier otro tipo de música.

Reconocen que sus letras tienen contenido sexual y amoroso. Saben que abordan temas vulgares y machistas. Los padres de familia piensan que sus hijos pueden discernir entre lo bueno y malo de las letras y que la posibilidad de influencia directa del contenido sobre los jóvenes no es significativa.

Estos datos son relevantes para comprender que los medios y sus mensajes no son determinantes en los procesos cognitivos de los públicos. También confirma que la gente tiene mecanismos de defensa configurados en base a su experiencia de vida cotidiana y de información que reciben a través de diversos ámbitos o mundos culturales.

La descalificación de este tipo de manifestaciones hace parte de un modelo mental que se reafirma en nominar en el más puro sentido de dar nombre a las cosas. Define todo lo que le rodea en vez de comprender la realidad del entorno desde la perspectiva de quienes son actores de estos procesos culturales.

Ya no estamos en tiempos de clasificación y rebautizo que caracterizó el autoritario pasado colonial. Antes de cuestionar el consumo cultural de los demás es necesario reconocer que los gustos de las personas nunca son iguales. Que todas las personas son capaces de interpretar conscientemente lo que consumen y tienen derecho de disfrutar lo que mejor les venga en gana. Y que las industrias culturales también generan conciencia.

  • 354 veces leída
  • Opinión
  • opinión

También le puede interesar...

16 Noviembre 2017, 05:51

¿Qué sabe de los “millennials”?

Se los llama la Generación Y, sucesora de la Generación X (de 1960 a 1980, en la que nací yo), que precedió a la Generación Baby Boom, posterior a la Segunda Guerra Mundial (en la que nacieron mis papás); se les dice...

16 Noviembre 2017, 05:50

La expresión pública por el voto nulo no está prohibida

Estando próximos los comicios judiciales del 3 de diciembre, el ambiente electoral va en aumento no tanto por haber concitado el entusiasmo del electorado, sino por todos los antecedentes que precedieron a este...

16 Noviembre 2017, 05:50

Palabras de Agonía

Se dice que Simón Bolívar dijo poco antes de morir: “he arado en el mar y sembrado en el viento”. Recuerdo haberlo descubierto, leyendo acurrucado en la esquina de un andén, una novela vernácula que cayó en mis manos...

16 Noviembre 2017, 05:49

Cronistas de Potosí

Más allá de las desgracias que le acarreó su legendaria riqueza, Potosí es la ciudad que puede preciarse de tener más de un cronista para registrar su pasado y presente.

16 Noviembre 2017, 05:49

La Unesco premia a Cochabamba

Todos sabemos que en Cochabamba se come estupendamente a tal punto que al sobrevolar esta ciudad ya la boca se nos hace agua y comenzamos a elegir el menú que ordenaremos durante los días de nuestra visita a la Llajta.

Arca de Noé

Especial: 6 de Agosto

Especial: 6 de Agosto

Suplementos: Mundial 2018

Suplementos Mundial 2018Suplementos Mundial 2018

Especiales: 25 de Mayo

Especial: 25 de MayoEspecial: Exploración sin límitesEspecial: Leyendas de Sucre

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2018
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por ROOTCODE