Banco BISA
Diario Digital Correo del Sur
CIENCIA CUÉNTICA

El esfuerzo proscrito

13 Enero 2018Javier F. Calvo Vásquez

La década del 90 llegó con el boom de los posgrados, los tecnócratas y el pragmatismo desideologizado… la globalización y el fin del mundo. Estos conceptos no solo se impusieron entre los administradores del Estado, también fueron asimilados, en su peor versión, por las universidades del Sistema Nacional.

Orientados por ese ideario, se premia desde entonces al “menor esfuerzo”, y el sacrificio queda proscrito. Bajo esa lógica, gran parte de las universidades públicas de Bolivia deciden abandonar la herencia intelectual de los grandes rectores: Guillermo Francovich, Valentín Abecia, Jaime Mendoza, Renato Riverín y Nicolás Ortiz, por nombrar algunos. Ellos creían que únicamente la perseverancia, las capacidades individuales, las competencias y la responsabilidad podían acreditar al profesional universitario. Hoy, por el contrario, el título académico se convirtió simplemente en un aval para lograr (de cualquier modo) un empleo, ya que los méritos poco o nada interesan.

El menosprecio a la perseverancia estuvo camuflado con la pretensión de titularizar a la mayor cantidad de estudiantes, con ese fin, la universidad boliviana aprueba en 1998 nuevas modalidades de titulación, ya que supuestamente la tesis posterga las “ilusiones” académicas. Me explico. La tesis supone mayor esfuerzo, pero no existe otra forma para cumplir con el propósito universitario: la producción de conocimiento y la rigurosidad científica. Esto no sucede con las nuevas modalidades (trabajo dirigido, proyecto de grado, excelencia académica, etc.) porque se trata de cortos ensayos que no superan el diagnóstico y la propuesta obvia.

Como es fácil suponer, estas “nuevas modalidades” llevaron a la saturación de la oferta laboral de profesionales en un mercado donde no necesariamente se selecciona al personal de acuerdo a sus capacidades. Empero, tampoco los programas de posgrado influyeron de manera significativa en el acceso a fuentes de trabajo estables para los magister y doctores. La promesa de las universidades se simplifica en que el posgrado concede mayores posibilidades de obtener un empleo, este argumento fue inspirado, por decirlo de algún modo, por los principios del marketing con el plus vinculado al estatus y la reverencia.

Esta idealización del posgrado condujo paulatinamente a la devaluación de la licenciatura y es en ese contexto que varias universidades del sistema reducen el tiempo de permanencia en el pregrado, de cinco a cuatro en muchas unidades académicas, además de permitir muchas facilidades para aprobar las asignaturas, por ejemplo, los cursos de verano e invierno. Los defensores de esta manera de hacer universidad fundamentan que la investigación científica solo se lleva adelante en el posgrado y que el mercado de profesionales es más exigente por lo que demanda especialistas, no licenciados. De este análisis se desprende que el pregrado representa una especie de preparatoria para ingresar luego a la verdadera formación académica, o sea, el posgrado.

Por supuesto, como todas las publicidades, esta tampoco dice toda la verdad. La explicación que apuesta a la calidad y la acreditación internacional no menciona que el posgrado tiene un precio y que no es viable a todos, es así que un diplomado cuesta alrededor de 2.500 dólares y una maestría bordea los 3.500 dólares (en Bolivia). De este hecho se desprende que la “prometida buena formación” académica está dirigida a quienes pueden pagar esos montos, porque para un gran porcentaje de licenciados su prioridad es trabajar donde pueda con tal de garantizar medianamente la subsistencia (de él y de los suyos). En resumen, es posible afirmar que, si la formación universitaria de calidad está reservada al posgrado y que su acceso está condicionado a factores económicos, la educación superior de “calidad” es un privilegio que muy pocos gozan.

Tampoco se dice que, de acuerdo a los indicadores de desempleo en Bolivia, los profesionales ilustrados, o sea, licenciados, magíster, doctores y demás, tienen menos posibilidades de conseguir un empleo de acuerdo al nivel de su formación y si lo logran, los sueldos son muy bajos. (CEDLA 2016).

Con estos antecedentes, se expande en el imaginario de los jóvenes que el sacrificio es una pérdida de tiempo. Esa lógica condujo a muchos por el clientelismo y el llunk’erío como métodos para cumplir sus metas. Los méritos laborales y académicos ahora no importan, mas sí importa agradar al jefe y reforzar la sumisión, de ese modo continuar con el sueño de una casita y si se puede más adelante, el puesto del jefe.

 

  • 470 veces leída
  • Opinión
  • opinión

También le puede interesar...

13 Enero 2018, 06:53

La integración latinoamericana en bandeja (I)

En vista del creciente cierre nacionalista del mundo desarrollado cuya génesis quizá esté en el Oriente Medio y en particular en el nacionalismo excluyente de EEUU hoy enarbolado por el gobierno del polémico presidente..

13 Enero 2018, 06:52

“Escuchar la voz del pueblo”

El ilegal allanamiento a la tradicional Iglesia de San Francisco de La Paz por parte de efectivos de la Policía para agredir y detener a personas que ahí se refugiaron ante la arremetida represiva por bloquear...

12 Enero 2018, 02:55

Techos en caída libre

A pesar de contar con todo el financiamiento y con un edificio confiscado a USAID, el presidente Evo Morales se demoró dos años en inaugurar la imprenta del estado; aun en la víspera había problemas con el techo.

12 Enero 2018, 02:55

No sería el Jefazo, sino el impostor

Cavilé sobre Evo Morales, el conflicto con médicos y Álvaro García Linera. Introduje un cuarto protagonista en la tragicomedia: la carretera asesina del Territorio Indígena y Parque Nacional “Isiboro-Sécure” (TIPNIS).

12 Enero 2018, 02:54

Cultura ciudadana

Una constante en el comportamiento ciudadano es la actitud de agresión al espacio público y es particularmente en la época de lluvias cuando se puede observar las consecuencias que eso provoca.

Arca de Noé

Marketing Digital

Marketing Digital Udabol

Suplementos: Mundial 2018

Suplementos Mundial 2018Suplementos Mundial 2018

Especiales: 25 de Mayo

Especial: 25 de MayoEspecial: Exploración sin límitesEspecial: Leyendas de Sucre

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2018
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por ROOTCODE