Banco BISA
Diario Digital Correo del Sur
RAÍCES Y ANTENAS

¿Podrá la economía salvar al Gobierno?

14 Enero 2018Gonzalo Chavez A.

Retomo la pluma dominical después de unas breves vacaciones en el sur de Bolivia que guarda mi niñez y una belleza natural que resiste los látigos del tiempo.

Entre tanto, la coyuntura social y política en el país es implacable, no da tregua a sus actores y lectores, ni descansa frente a las fiestas de fin de año. Como resultado de la arbitraria decisión del Tribunal Constitucional Plurinacional de permitir la reelección indefinida de Morales desconociendo la voluntad mayoritaria del referéndum del 21 de febrero y la artera promulgación del Código Penal se aceleraron tensiones sociales y regionales. Parte importante de la sociedad se organizó para la defensa de la democracia e inesperadamente, los médicos liderizaron una revuelta de las clases medias contra artículos del Código Penal que criminalizaban el ejercicio de su profesión.

El despertar de la sociedad civil y la intensificación de los conflictos sociales marcaran tendencias del año electoral que abre sus cortinas. Además, en esta nueva coyuntura, el gobierno enfrenta una fuerte pérdida de legitimidad y suporte político que tiene causas múltiples: Agotamiento después de 12 años de gobierno, varios casos de corrupción no resueltos, fracaso de varias políticas públicas, inoperancia de varias empresas estatales, errores políticos de magnitud como el atropello a la Constitución, prepotencia en la gestión del poder y otros. Frente al evidente desgaste, el gobierno perdió en norte estratégico y la iniciativa política. Para contra restar el declive, la administración Morales se ha refugiado en la retórica y práctica autoritaria. Revive el discurso guerrero y violento que polariza la sociedad boliviana. Es el tiempo del pato o gallareta. La verdad revolucionaria debe vencer a la mentira conspiradora. La protesta social y política es vista como una conspiración. Para los estrategas del gobierno, el proceso de cambio entró en su fase revolucionaria, se debe aplastar a todo que se oponga al proyecto de poder. Arrinconados por sus propios errores, el reverdecer de la sociedad y una oposición aún muy débil, pero más activa, el gobierno retoma el discurso de la victimización, que en el pasado le funcionó muy bien, pero que ahora sólo es efectivo para sus bases más radicales. Existe una conspiración contra el indígena. Todo se reduce a un tema racial, se retoma el lado fanático y religioso del proceso. El culto a la personalidad se convierte en arma política. Sin el Evo no hay vida, futuro o mejoras económicas. El nacional populismo apela a la emoción y el sentimiento para defenderse y se agazapa en el autoritarismo. Entre tanto, el terreno social y política ahora es más pantanoso e incierto. La creación o relanzamiento de enemigos internos y externos es cada vez menos creíble. Son pocos los soportes racionales que habiliten las acciones del gobierno. El último recurso de legitimidad parece ser el desempeño económico de los últimos años vehiculado por el gobierno como de los puntos más altos de su gestión. ¿Podrá el evoeconomics salvar el proyecto político? ¿O más bien estamos frente a un ídolo de barro?

Concentrémonos en el crecimiento del producto interno bruto (PIB), que según el gobierno, es uno de sus logros más importantes. En 12 años de gestión el PIB creció en promedio a una tasa cercana al 5% gracias a la bonanza inédita del sector externo debido a los fabulosos precios de las materias primas y cuando este ciclo, acabo en el 2015, en base a una fuerte sustentación de la demanda interna apoyada en la inversión y gasto público. Pero cabe recordar, que desde el 2013, el crecimiento del PIB es cada vez menor, lo que muestra la gradual inefectividad de las políticas keynesianas. El 2013, el PIB llegó a 6,8%. En el 2014, el crecimiento fue de 5.5%. Un año más tarde, 2015, una vez más el aparato productivo boliviano redujo el ritmo de su crecimiento a 4.9%. El 2016, el incremento tan solo fue de 4,3%. El frenazo continuó en el 2017, el PIB registró el 3,87 % (tres primeros semestres). Cabe resaltar que la ralentización de la economía se da en un contexto de deterioro de indicadores macroeconómicos: 5 años consecutivos de déficit público, 3 años de desajuste comercial (importaciones mayores que las exportaciones), incremento de la deuda interna y externa (más del 40% del PIB), perdida de reservas internacionales (estas bajaron de cerca de 15 mil millones de dólares a 10 mil millones), tipo de cambio real apreciado (entorno del 26% según el FMI) y gasto e inversión pública ineficientes. Concentrémonos en estas últimas variables que son elementos centrales en la demanda doméstica que sostiene el crecimiento. El gasto publico corriente sigue elevado y superfluo y la inversión pública es poco efectiva. En efecto, ésta aumento significativamente entre el 2013 y 2017, paso de 4,600 a 7,000 millones de dólares, pero paradójicamente el crecimiento del PIB fue, año a año, menor. Esto muestra dos cosas: i) la insostenibilidad financiera de mediado plazo de estas políticas públicas y ii) los limites estructurales del modelo económico estatista primario exportador.

Desde una perspectiva de cortísimo plazo el desempeño económico continuará siendo una fuente de oxigeno político para el gobierno. En el 2018, ciertamente el gobierno echara la casa por la ventana en materia de gastos e inversiones públicas con el objetivo de ganar las elecciones. Pero el futuro está hipotecado porque, desde una perspectiva estructural, se perdió una gran oportunidad para diversificar el aparato productivo teniendo 60 mil millones de dólares adicionales de ingresos y en un mediano plazo, los costos de mantener la burbuja de consumo son muy elevados. En el 2019, el Presiente Morales reelecto o un gobernante de la oposición en el poder deberán realizar ajustes dolorosos en la economía si no se quiere enfrentar una crisis económica de magnitud.

 

  • 307 veces leída
  • Opinión
  • opinión

También le puede interesar...

14 Enero 2018, 02:54

Los encuentros

El domingo pasado, fiesta del Bautismo de Cristo, hemos dejado atrás el tiempo de navidad y hemos entrado en el Tiempo Ordinario, la vida "normal", también en el ámbito cristiano, hasta el día 16 de febrero, en que...

14 Enero 2018, 02:53

Código Penal y efervescencia social

El país renovó su cuerpo de códigos, entre ellos el penal, durante la primera gestión de Hugo Banzer. Entonces, se llevó adelante un proceso de modernización que, si bien era imprescindible por el largo tiempo que...

14 Enero 2018, 02:53

2018, confuso y difícil

Según algunos observadores internacionales, estamos a las puertas de un colapso global. La guerra mundial –sin ánimo de alarmar– está ya en marcha en sus aspectos económicos y comunicacionales, aunque existen también...

14 Enero 2018, 02:52

La inmortalidad de Evo y los cocaleros

En días pasados, como si nos faltaran motivos para celebrar días festivos, nuestro generoso Presidente Vitalicio alegró nuestros espíritus al comunicarnos que la coca, el acullico y sus derivados son inmortales...

14 Enero 2018, 02:52

“Escuchar la voz del pueblo”

El ilegal allanamiento a la tradicional Iglesia de San Francisco de La Paz por parte de efectivos de la Policía para agredir y detener a personas que ahí se refugiaron ante la arremetida represiva por bloquear la...

Arca de Noé

Especial: 6 de Agosto

Especial: 6 de Agosto

Suplementos: Mundial 2018

Suplementos Mundial 2018Suplementos Mundial 2018

Especiales: 25 de Mayo

Especial: 25 de MayoEspecial: Exploración sin límitesEspecial: Leyendas de Sucre

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2018
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por ROOTCODE