Banco BISA
Diario Digital Correo del Sur
CIENCIA CUÉNTICA

Caminando y cantando…

02 Enero 2019Juan Richar Villacorta Guzmán EMI Cochabamba

Caminado y cantando una dulce canción… es una canción que nos motivaba a vivir espacios de reflexión y compromiso cotidiano en tiempos intensos, eran de aquellos en los cuales se marcaba ciertos lineamientos básicos de compromiso en la certeza de un mismo caminar, lo cual nos llevó a las calles, a los campos, a los barrios de nuestras ciudades, en la única certeza de la coherencia y el compromiso con el Dios de la Vida, expresión de fe de aquellos que trabajamos la experiencia de la teología latinoamericana.

En ese caminar, hoy encuentro muchas críticas desde muchos ámbitos, tocaré simplemente dos: el nivel de la coherencia sociopolítica y el compromiso con la educación, pues son los ámbitos en los cuales me muevo últimamente y llegando a fin de año es bueno hacer un alto para ver lo que nos está pasando.

Considero que hay un desencantamiento a todo nivel, pero que bajo la excusa de que todo es posible los procesos sociopolíticos se ven desde lentes de la crítica fanática, o desde la destrucción de todo aquello que se hace y que no corresponde a lo que se quiere ser.

Es ahí, dónde encuentro la dicotomía entre modelos que lastimosamente no respondieron a las expectativas que fueron creadas lentamente, desde un proceso de larga data en una unión integral entre compromiso político, fe y vida cotidiana, lo cual llevó a muchos compromisos radicales; hoy el discurso de nuestros pueblos indígenas, la radicalidad con la que se trabajó para tener respeto por nuestros usos y costumbres lastimosamente tiene mucho que desear, no se debe dejar de lado la poca alternabilidad en los distintos poderes, desde el macro hasta los pequeños, vemos que nos van ahogando los niveles de complicidad y servilismo, eso deberíamos evaluar, pues su reflejo en lo educativo está muy fuerte.

En la educación, hay una carrera a los currículos ampulosos, con certificados de “competencias” para mil y una labores nunca realizadas, tenemos gente que no está entendiendo la dimensión ético política de la educación por encima de sus propios intereses, si bien había una “fábrica de hacer dioses” desde distintas posturas, ellas están quedando en el aire, las críticas a la manipulación son desde distintos puntos de vista.

Existen visiones que muestran que el problema está en el estudiante, quien desde su mínimo esfuerzo y la comodidad de acceso a datos realizan labores o también manipulan a los docentes; otras voces indican a los docentes, pues muchos de nosotros nos quedamos como meros transmisores de datos que ni nosotros llegamos a comprobar, mucho más cuando ellos hoy se encuentran como parte de una ruptura paradigmática.

La familia no queda atrás, los padres fomentan el mínimo esfuerzo de sus hijos y son ellos quienes reclaman si sus hijos no pasan o no tienen buenas notas, pues lo importante es el siguiente nivel o la titulación que podría ser colgada en las paredes o compartidas en las redes sociales como el triunfo que cada uno no pudo conseguir.

A nivel de Estado, lastimosamente no estamos tan lejos, pues sostenemos estructuras de una premodernidad, la cual no responde a lo que queremos de las nuevas generaciones, los discursos son ampulosos, pasan desde discursos tecnócratas, hasta de seudoinvestigación, llegando a la manipulación del arte y el deporte.

Esos elementos hacen que no tengamos claridad con la educación, razón por la cual la mentira organizada y los programas que simplemente provocan la mercantilización de la educación van enlodando los buenos propósitos, eso entonces implica una mirada mucho más amplía.

Entonces, mientras no caminemos y cantemos al mismo ritmo, no entenderemos que nuestra complicidad está provocando espacios de ineficiencia y de complicidad cerrada, donde hoy existe una postura de crítica al otro y a lo diferente, pero no un entender la dimensión ética política que no es otra cosa que la coherencia y corresponsabilidad en un mundo amplio y complejo, donde las grandes verdades deben ser andadas y desandadas, pero que no podemos dejar de lado los derroteros de esperanza.

richbbo@hotmail.com

  • 131 veces leída
  • Opinión
  • Caminando, cantando

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2019
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por ROOTCODE