Banco BISA
Diario Digital Correo del Sur
A TI, JOVEN CAMPESINO

Mi libreta roja

05 Enero 2019P. Pedro Rentería Guardo

La acabo de comprar.

En un gran centro comercial de esta hermosa ciudad de mi tierra española en la que estoy viviendo unas semanas junto a la querida familia.

Entre miles de artículos en miles de baldas, encontré huérfana una libreta roja. Bueno, no importa que sea roja, marrón o azul… en todo caso, me recordó el color de los libros litúrgicos que usamos en la Iglesia.

Escribí “huérfana” porque la localicé solitaria en un rincón. Solitaria y pobre. A su lado convivían otras libretas más lujosas, de color negro huraño, con cantos casi dorados y con precios prohibidos para muchos bolsillos. Mi libreta roja estaba allí casi como pidiendo perdón.

Mi libreta roja, solitaria, se sentiría como yo, también solitario aquella tarde. Me hubiera gustado tu compañía, amiguito del hogar-internado. Hubieras disfrutado en ese mar de consumo que, seguro, habría motivado una larga conversación entre nosotros.

Mi libreta roja es sumamente original. En esta cultura virtual de celulares, computadores, “tablets” y demás artefactos con pantallas que emiten rayos ultravioletas, ella se mantiene añeja y virtuosa. Sana. No hace daño a la vista y permite practicar el antiguo arte de la escritura con bolígrafo y, si cabe, con plumilla y tinta. Es algo genial.

Mi libreta roja, en espacios públicos como el micro, el mercado o la consulta del médico, rivalizará con esos artefactos de última generación y, aunque en principio será motivo de miradas indiscretas y alguna que otra burla, se sentirá segura y digna en medio de apagones de energía y bloqueos informáticos molestosos.

Mi libreta roja me permitirá apuntar, casi de soslayo, la inquietud que me compartas, el encargo que necesites, la preocupación que te ronde… para así no arrinconarlos en mi memoria ya maltrecha. Después podré procesar esa información y ofrecerte respuesta o ayuda.

Mi libreta roja será una ferviente testigo de fechas significativas, de cumpleaños a punto de olvidar y hasta de deudas inaplazables.

Mi libreta roja llevará consigo notas sobre acontecimientos importantes, guardados celosamente para momentos tranquilos que me permitan discurrir y rumiar su contenido. En sus márgenes apuntaré ideas, intuiciones… y, si es necesario, esas casi tonterías que sirvan para comprender un poco mejor a las personas y a mí mismo.

Mi libreta roja se alegrará cuando le pregunte, concentrado, qué debo escribir en esta columna. Juntos pondremos en marcha el motor de la creatividad y juntos nos sorprenderemos.

Mi libreta roja –y esto es altamente importante y sugestivo– me regalará páginas en blanco para desarrollar reflexiones sobre Dios. Pequeñas oraciones salidas del corazón, apuntes para homilías que serenen y equilibren rostros tensos, textos bíblicos de esos que uno sabe de memoria y que merece la pena escribirlos mil veces, preguntas que los mortales hacemos al cielo…

Y mi libreta roja querrá que la ilustre con toscos dibujos sobre cualquier cosa que pueda tener un sentido o un sinsentido. Tan toscos serán que los dos nos partiremos de risa, como se dice.

Mi libreta roja será fiel compañera, fiel amiga, en instantes de soledad, desengaño y decepción.

¿Qué te parece, changuito, mi libreta roja?

Por cierto, se acerca la fiesta de los Reyes Magos que traen sus cargamentos de regalos. Estaba pensando encargarles un presente para ti.

¿Quieres una libreta roja?

  • 133 veces leída
  • Opinión
  • libreta roja
Arca de Noé

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2019
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por ROOTCODE