Banco BISA
Diario Digital Correo del Sur

Nuestra maravillosa sociedad

05 Enero 2019Freddy Rivas Orozco

He callado mucho tiempo cosas que tenía atravesadas en la garganta. Así que pienso largar todas las que me acuerde en estas líneas. Y no lo hago porque yo sea un ángel inmaculado, sino porque hay cosas que hace tiempo no están funcionando y no hacemos nada para cambiarlas; por lo menos aportaré desde mi dote de hablantín, algo mesuradamente aceptable. Somos una sociedad donde los secretos duran tanto ocultos como un pedo en un ascensor. El chisme sigue siendo la comunicación favorita de la mayoría. De oreja en oreja, hablamos de gil y mil, y a eso le decimos “estar bien informados”

El alcohol. La mitad de la población del país (o más) es alcohólica. El alcoholismo es la puerta de otro sinnúmero de tragedias. Entre ellas, volverse imbécil porque se le van quemando las neuronas (igualito que con las drogas), arrastrar a una familia o pareja a la miseria espiritual y/o económica, dar paso a la violencia (que llega hasta asesinatos), y por supuesto, abrirle la puerta a las violaciones. Es que mula, neto, borracho, beodo, alcoholizado o yema, como quiera llamarle, nadie sabe dónde mete el órgano viril, y como se dice vulgarmente –verdad dicha en broma– las nalgas de un borracho(a) le pertenecen a cualquiera. Triste pero emblemático refrán. Y suena a permisivo... En fin, clase alta, media y baja, está llena de alcohólicos. La única diferencia entre ellos es el precio de la bebida, no la cantidad.

La presión social: más del 50% de las personas con bulimia y anorexia sufren presión social. “Tienes que adelgazar, lo peor que te puede pasar es volverte gorda, etc.”. Las mujeres sufren de Vigorexia (búsqueda obsesiva por el cuerpo perfecto). Hay más gimnasios y locales de culto al cuerpo que colegios y universidades. Y antes que me olvide, hay más licorerías que librerías. Hay más salones de belleza y clínicas estéticas que hospitales y postas sanitarias. Hay más misses y misters que graduados por excelencia. Grave. No. Muy grave. Esto huele a campo minado. Por donde uno camine hay una bomba.

Sobre las violaciones. No hay excusa. Si usted violó a alguien la tiene que pagar. Disculpas, hacerse cargo del problema, cárcel son parte del camino que corresponde. Y que estaba borracho o drogado, lo lamento, tiene que pagar igual. Cumplir su condena, asumir su culpa. Pero por supuesto, siempre existe una cantidad de padres/madres dispuestos a "salvar a sus críos" (destino Palmasola o Chonchocoro). Cuando ocurren estas tragedias que merecen cárcel, hay personas que crean chats para defender a los violadores. ¿Qué tal esa? ¿Y tienen que ver las estupideces que intercambian como comentarios? Es que la chica estaba drogada, es que estaba borracha, es que tenía la falda corta o un breve bikini.

No me gusta quejarme. Me estresa. Propongo soluciones. Si tiene hijos en edad de adolescencia, hágales un examen de sangre para ver temas como consumo de drogas y alcohol. Vea quiénes son sus amigos/amigas, y si son malos, aléjeselos. Si salen de noche o el fin de semana, espérelos despierto... huélalos y obsérvelos. No ayuda que un crío de 15 años vaya al colegio en un auto de 60.000 dólares. Entienda que vivimos en el país más pobre de Sudamérica, pero no por eso tenemos que ser burros, brutos, salvajes o desubicados. ¿De qué nos sirve tener recursos naturales si estamos perdiendo los recursos humanos del país? No sea amigo de sus hijos. Sea madre o padre. Eso es más grande. Estamos a tiempo de no sumergirnos en este tsunami de tragedias que nos ahoga a todos.

Sobre la política, sus peripecias, tribulaciones y desventuras, solo diré que debe estar bien informado respecto al tema, no vaya a ser que por leer las opiniones carnavalescas de guerreros digitales tome una mala decisión, que ocasione efectos sísmicos en nuestro país.

  • 140 veces leída
  • Opinión
  • maravillosa, sociedad
Arca de Noé

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2019
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por ROOTCODE