Banco BISA
Diario Digital Correo del Sur

La gran fiesta de la Epifanía

05 Enero 2019Fray Jesús Pérez, O.F.M.

El día 6 de enero celebra la Iglesia católica la gran fiesta de la “Epifanía”, o sea, la “manifestación” del mesías o salvador, también para los pueblos paganos.  Es la fiesta que popularmente llamamos la fiesta de los Reyes. En el ceremonial de los obispos se dice: “en ella se celebra, en el Niño nacido de María, la manifestación de aquel que es el Hijo de Dios, el Mesías de los judíos y la luz de las naciones”. Tiene como protagonistas a esos magos de tierras extrañas que vienen a adorar al Mesías. Hay que dejar de lado todo el encanto y el folklore de los reyes Magos, que gusta mucho a los niños y a los mayores, para entrar en el gran misterio de Jesús que se comunica al mundo pagano del que venimos todos.

Las fiestas del 25 de diciembre y del 6 de enero, en Roma como en Egipto y Oriente tenían mucho que ver con la luz: la luz cósmica que, por estas fechas, empieza en esas latitudes de Europa a “vencer” la noche, después del solsticio de invierno que es el 21 de diciembre. De ahí es fácil el paso a la luz de Cristo, el verdadero sol que ilumina nuestras vidas. El profeta Isaías anunciaba el programa de salvación bajo el símbolo de la luz: “llega tu luz, la gloria del Señor amanece sobre ti. Alrededor, “las tinieblas cubrían la tierra”, pero “sobre ti amanecerá el Señor”. Además, el pueblo elegido -Israel- debe ser como un faro evangelizador para los demás “y caminarán los pueblos a tu luz”.

Vemos en el evangelio de Mateo, que hoy se proclama en nuestras eucaristías, que se cumplen las palabras del profeta Isaías. Los Magos del Oriente, después de la fallida consulta a la autoridad de Israel.  Herodes, se ponen nuevamente en camino, “se pusieron en camino y de pronto la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima donde estaba el niño”. La actitud de acogida del misterio de Navidad debiera ser una actitud de apertura a Cristo, para que la luz de él nos guie siempre.

La fiesta de la Epifanía, es la fiesta de la universalidad de la Iglesia, pues ella está creada por Jesús para llevar el mensaje de Cristo al mundo entero. Podíamos preguntarnos sin ruborizarnos: ¿Somos verdaderamente universales? Pensémoslo bien y no nos engañemos, porque ser universales -católicos- tal como Cristo nos quiere exige mucha renuncia a sí mismo en las ideas y actitudes, en costumbres y adhesiones, en identificaciones y en numerosas dimensiones que constituye nuestro concreto vivir. Pensémoslo: ¿somos verdaderamente universales, personas sin fronteras, dominados por el amor universal, sin límites? Si no lo somos, no somos cristianos. Vivir en Cristo exige tener su visión universal de la persona, de la iglesia, de la salvación, del reino. Cada uno, discípulos de Cristo, la Iglesia entera, estamos llamados a superar los individualismos para vivir el amor universal de Cristo.

  • 97 veces leída
  • Opinión
  • fiesta, Epifanía
Arca de Noé

Portada Deporte

Portada Deporte El Rayo - 20190106

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2019
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por ROOTCODE