Diario Digital Correo del Sur

Aquí

15 Agosto 2016Daniela Peterito Salas

Vieron toda esa gente que camina por ahí, con vidas llenas de caminos y direcciones en la cabeza, ¿los vieron? Me han dicho que yo también puedo hacerlo, que si, que al parecer es posible, salir y estar llena, dejar de ser un eco forrado en piel, pero yo no se por qué simplemente no puedo explicar el imán horroroso que me arrastra a estar aquí, quieta, diez pasos antes de llegar a la ventana, inmóvil y sin el más leve impulso de pensar en la esquina ruidosa que se escucha forzosamente desde aquí, a negar la existencia de esos sonidos que parecen autos y pies con personas y bocinas con vidas envueltas en historias que salen a diario y colapsan en esa esquina.

Y me han dicho que también tengo capacidad para algo, o para mucho, y tampoco se para qué, y quisiera explicar que no entiendo por qué los zapatos se ajustan a mis pies y simplemente no avanzan hacia ningún lugar y quiero también saber porqué he creado listas en trozos de papel con pendientes que no me dicen nada al final de cuentas porque la casa es un embudo que constantemente me absorbe y me tiene aquí, donde tengo las llaves en la mano y la cien envuelta en neblina que no sale, que no sale.

Y las piernas entalladas como dos trozos de madera tiesos, unas palancas que antes bailaban, fue hace mucho, ahora tienen el peso del acero mimetizado en un ancla, el sonido de un bloque de concreto siendo arrastrado es más ligero, una maraña de insectos se lleva cada hueso y tiemblo al pensar que podría estar afuera, donde todos caminan y me parece tan absurdo su paso, aquí, a diez pasos de la puerta, a diez pasos de la ventana a quince pasos del baño a cero pasos de donde estoy.

Aún así, existe gente que insiste en que podría hacerlo, que simplemente el abrazo desesperado de la frazada y de la sábana deben ser abandonados, pero tan solo la rendija de la puerta me espanta, el viento atravesando por ella me quema y siento en la piel las pisadas de todo el mundo funcionando, los murmullos, las quejas, esas voces atravesando a gritos mis ojos hasta el cerebro entumeciendo el cuello y recorriendo mi vista, siento sus ojos arañando trozos de mi cuerpo, aspirando mis manos con sus narices y dejando cicatrices expuestas con su mirada, así que me quedo aquí, lejos de las rendijas, lejos de las multitudes y sus caminos cruzándose con los míos a donde quiera que se dirijan.

Y se han roto todos los espejos, los he encontrado en una bolsa detrás del basurero de la cocina, a ocho pasos de donde estoy, son retazos con fragmentos de alguien que no conozco, nos vemos y temblamos, nos olvidamos y nos metemos en bolsas ocultas dentro de la casa, nos sucede a diario sobretodo cuando al despertar resulta que la casa tiene un olor detestable a repeticiones, a puertas cerradas y a soles atascados, y solo queda negar que todos estamos aquí, callados esperando jamás escapar.

  • 591 veces leída
  • PuñoyLetra
  • Aquí
Correo Ferial: Fexpo 2017

Marketing Digital

Marketing Digital Udabol
Especial: Correito del Sur 2017Especial: 25 de Mayo de 2017Especial: IncahuasiOscar Crespo 2017

Páginas Amigas

SoySucre.info: La mejor Información Turística de Bolivia.

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2017
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por DEVIAN SRL & ROOTCODE