Banco BISA
Diario Digital Correo del Sur

Nacionalismo y violencia, Patria de Fernando Aramburu

12 Marzo 2018Franz Flores Castro
Nacionalismo y violencia,  Patria de Fernando Aramburu

Nacionalismo y violencia, Patria de Fernando Aramburu

Fernando Aramburu (San Sebastián, 1959) escribió una novela, Patria, que rápidamente alcanzó altos niveles de venta. Los especialistas la han catalogado como uno de los mejores libros de 2017 y ha recibido varios premios, entre ellos, el Nacional de narrativa que otorga el Ministerio de cultura de España. Por si fuera poco, el texto ha sido objeto de varias reseñas, una de ellas, la de Mario Vargas Llosa, que la ha considerado persuasiva, conmovedora e inteligentemente concebida.

La novela recrea la historia de dos familias (la de Miren y Bittori) naturales de un pueblo de Guipúzcoa (país vasco), que producto del ambiente de fanatización nacionalista que envuelve a la ciudad, terminan por distanciarse y enemistarse. Empero, no es una separación voluntaria, sino forzada por un contexto social que obliga a los habitantes a tomar partido por la causa nacionalista vasca, no sólo a través de un apoyo a sus acciones, sino por medio de una contribución económica que recae, principalmente, en los empresarios locales. Justamente, el momento en que el empresario Txato, esposo de Bittori, decide dejar de alimentar las arcas del grupo terrorista, es cuando él y su familia son señalados como enemigos y, como tales, objeto de insultos y agresiones escritas en las paredes; malos tratos en los locales públicos y en la enemistad de todas las familias del lugar incluida, la familia de Miren.

Se ha dicho de esta obra que trata de las raíces que hacen crecer el odio que asientan la maldad del grupo terrorista vasco ETA. No lo creo. Pese a que la obra lleva el título de Patria, creo que el libro no trata sobre el nacionalismo o, más presisamente, sobre sus causas. Si así fuera, la obra nos tendría que dar a conocer cómo la escuela, la historia, los medios de comunicación, los rituales, los desfiles patrióticos, la familia, la música y el deporte tienen influencia en la construcción del fanático nacionalista; es decir, cómo ese conjunto de factores terminan creando un afección a la patria hasta el punto de llevar a las personas a matar en su nombre. A Joxe Mari, el musculoso joven que sueña con ser un exitoso jugador de balonmano, lo vemos cuando decide convertirse en un etarra; cuando ya completamente alienado por el discurso patriótico de ETA, se alinea en la organización terrorista. Pero no vemos con claridad en la novela, cómo el nacionalismo, a través de sus múltiples dispositivos discursivos e institucionales, termina por fanatizarlo, cegarlo, hasta convertirlo en una fría máquina de matar donde las personas, incluidas las muy queridas, dejan su humanidad para ser objetivos militares, simples enemigos sin rostro, a los cuales se debe eliminar en aras de la causa mayor de ETA.

En la novela, el enrolamiento en un grupo terrorista está lejos de ser una decisión individual. De alguna manera, la persona que decide sumarse en las filas de ETA, no lo hace sin una sociedad que lo tolera y, en cierta medida, lo impulsa. El fanatismo nacionalista es una enfermedad de la sociedad, no de los individuos. Sabedores tanto Miren como su esposo, de que Txato ha sido señalado por las fuerza vascas como un enemigo, como un rico empresario explotador que no colabora con la “sagrada” causa vasca, deciden dejar de hablarles, dejar de lado sus encuentros cotidianos, dominicales, porque temen la enemistad de todo el pueblo. El mensaje de Aramburu en la novela es claro: ningún terrorismo, ninguna tiranía, tiene mejor aliado que el miedo de los habitantes, el temor que paraliza, el miedo que anula el espíritu crítico. En ese contexto, no deja llamativo que los únicos críticos a ETA no puedan hablar o sean censurados, Araxta, hermana de Joxe Mari, padece una parálisis que le impide hablar con fluidez y tiene que comunicarse a través de un Ipad; y Gorka es un homosexual al que solo le permiten escribir cuentos para niños.

La pregunta clave aquí es: ¿la familia de Miren hubiera podido actuar de otro modo? Para alguno esto sí es posible, solo faltaría un golpe de voluntad, un poco de valor para rebelarse. Empero no es así, de darse este hecho, sería un acto valiente pero aislado; heroico pero inútil. ¿Por qué?, pues porque el nacionalismo opera con mecanismos en apariencia neutrales e inofensivos como los desfiles, el despliegue de banderas, la educación, la historia y el deporte, que terminan por legitimar y hacer natural la violencia y el castigo a los supuestos enemigos de la causa nacionalista. Por ello, suena un poco a fantasía el final de la novela en que Bittori, la esposa del asesinado por ETA, y Miren, la madre del etarra que participa del asesinato, se abrazan. Aunque ese final feliz es verosímil, en las condiciones sociales en que el extremismo se desliza como un cáncer por la familia, por la escuela, por las canchas de fútbol y la vida cotidiana, simplemente no es creíble, más aun cuando, como sostengo al principio, esos tópicos han sido poco tratados en la novela.

Dicho esto, finalmente quisiera plantear que, a mi juicio, los grandes temas de la obra giran en torno al perdón en una sociedad que busca dejar la violencia, que busca la reconciliación. Pero no solo se trata de dar el perdón sino sobre todo de recibirlo: Bitori, la esposa de Txato, el empresario asesinado por ETA, al final de su vida y aquejada por un cáncer, envía una carta al preso etarra Joxe Mari, (el otrora niño que acompañaba a su familia en los paseos dominicales) donde pide que le diga la verdad sobre el asesinato y sobre todo que le pida perdón. En este pedido, va oculta una secreta venganza, puesto que, en caso de que Joxe Mari pida perdón eso significará el reconocimiento de que la víctima no tenía ninguna culpa en los hechos, de que la lógica de que la muerte fue dada porque el sujeto asesinado era un representante de los opresores, un enemigo de la patria, no tiene justificativo ni racionalidad. A la vez, la solicitud de perdón también conlleva la exigencia del pensar, un acto nada fácil en una cabeza que solo gira sobre consignas y frases hechas. Por ello es que Joxe Mari, cavilando en su celda en torno al pedido de Bittori, llega a decir que “pedir perdón exige más valentía que disparar un arma, que accionar una bomba. Eso lo hace cualquiera. Basta ser joven, crédulo y tener la sangre caliente”.

Franz Flores en breve

Investigador social, docente universitario y candidato a Doctor en ciencias sociales por la FLACSO sede Ecuador. En coautoría ha publicado el libro Cultura política de los periodistas en Sucre (2004), y contribuido con artículos de investigación en revistas como el Anuario del ABNB, T´inkazos del PIEB, Lazos de la Fundación Unir y Surgiendo de Investigasur. Así mismo, ha sido parte de publicaciones conjuntas como el libro Estado, Plurinacionalidad y ciudadanía del CESU-UMSS y del libro De juntas, Guerrillas y Conmemoraciones compilado por Rossana Barragán. También ha presentado ponencias en varios congresos nacionales y en las universidades de Flacso- Ecuador; en la Pontificia Universidad Católica de Chile y en la Universidad de Salamanca. Sus temas de investigación giran en torno a cultura política, regionalismos, formación del estado y nacionalismos. franzflo@gmail.com

Franz Flores en breve
  • 445 veces leída
  • PuñoyLetra
  • nacionalismo, violencia, Fernando Aramburu

También le puede interesar...

11 Marzo 2018, 07:36

Violencia machista se cobra unas 450 víctimas en un lustro

Cada tres días una mujer es asesinada en el país sólo contando desde la vigencia de la Ley 348 contra la violencia a la mujer

08 Marzo 2018, 18:47

Naciones Unidas clama por la igualdad de género: "Ahora es el momento"

Según datos de la ONU, una de cada tres mujeres en el mundo sufre violencia a lo largo de su vida

08 Marzo 2018, 06:07

Registran 28 feminicidios en lo que va de este año

De enero al 6 de marzo del presente año se registraron 28 casos de feminicidio en el país y 4.674 casos de violencia intrafamiliar o doméstica, según los datos proporcionados por el fiscal General, Ramiro Guerrero...

06 Marzo 2018, 05:55

Concejo analiza ley contra la violencia

Con la finalidad de proteger a la población femenina y con vistas a la celebración del Día Internacional de la Mujer, un proyecto de ley contra la violencia está en puertas de aprobarse en el Concejo Municipal.

Arca de Noé

Especial: 6 de Agosto

Especial: 6 de Agosto

Suplementos: Mundial 2018

Suplementos Mundial 2018Suplementos Mundial 2018

Especiales: 25 de Mayo

Especial: 25 de MayoEspecial: Exploración sin límitesEspecial: Leyendas de Sucre

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2018
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por ROOTCODE