Banco BISA
Diario Digital Correo del Sur
CONVERSACIÓN CON ALICE PADILHA GUIMARAES Y ELÍAS COHEN

Teatro de Los Andes, por Un buen morir

23 Julio 2018CORREO DEL SUR
 Teatro de Los Andes, por Un buen morir

Teatro de Los Andes, por Un buen morir

Con la dirección del chileno Elías Cohen, y texto del poeta, Alex Aillón Valverde, el Teatro de Los Andes se entrega a una exploración humana del amor, la muerte, los encuentros y los desencuentros de una pareja de actores. Con mucho de testimonial, Un buen morir se aleja de los grandes formatos a los que nos tiene acostumbrados este elenco (Hamlet de Los Andes y MAR) para sumergirnos en un universo íntimo en el que navegan y naufragan las palabras y las imágenes que van desplegando sus velas, a veces luminosas y a veces oscuras, a lo largo de esta puesta en escena. La última obra del Teatro de Los Andes será estrenada este fin de semana en La Paz, en dos funciones, el 28 y 29 de julio en el Teatro Nuna.  Alice Padilha Guimaraes y Elías Cohen, conversan con Puño y Letra respecto al nuevo trabajo de uno de los grupos teatrales más importantes de Bolivia y Latinoamérica.

Alice Padhila Guimaraes:

“Es un reto y una sorpresa para nosotros”

1. En qué momento de su vida encuentra Un buen morir al Teatro de Los Andes. Cómo nace la idea de hacer la obra.

Ya hace un par de años que yo (Alice) y Gonzalo queríamos hacer una obra solo los dos como actores. Venimos investigando sobre los temas encuentro, desencuentro, amor, despedida, el paso del tiempo (la vejez), la muerte y, al mismo tiempo, también era ya un deseo antiguo trabajar con el director chileno Elias Cohen, de KiM Teatro Danzante, con quien ya nos habíamos encontrado y trabajado juntos en un festival de teatro en India, en un seminario en Yotala y en otro en sur de Chile. En el camino también nos encontramos con los textos y poesía de Alex Aillón Valverde que no eran dramaturgia propiamente dicha, pero muy inspiradores y con un lenguaje poético fluido, fácil de ser hablado. Así que también lo convocamos para ser parte de este proyecto.

Nuestra última obra ya estrenada fue MAR de 2015 y ya era momento de proponer otro trabajo. Este año se dio la oportunidad y decidimos llevar adelante el proyecto.

2. Cuál es el lugar que le otorgan dentro de su obra a Un buen morir.

Se puede decir que es una obra de menor formato que Hamlet, de Los Andes y MAR, las dos últimas obras de la nueva fase del grupo trabajando con directores invitados. Un Buen Morir cuenta con solamente 2 actores en escena y tiene un despliegue escenográfico más sencillo. Pero es muy compleja en elaboración, es un montaje fragmentado con una mezcla de lenguajes escénicos distintos y que exige mucha destreza de nosotros actores para pasar de un universo a otro en segundos, sin perder la esencia de los personajes. Podría decirse que es un reto y una sorpresa para nosotros, pese a nuestros 27 años de experiencia, y eso es importante porque seguimos buscando, investigando, aprendiendo y creciendo artísticamente.

3. Cómo ha sido trabajar con un director chileno tan de vanguardia como Elías Cohen.

Se puede decir que fue un trabajo “en azul”. Mucha calma y tranquilidad, mucha apertura y disponibilidad y, al mismo tiempo, muy preciso y contundente para lograr hacerlo en tan poco tiempo. Elías tiene mucha experiencia y ha trabajado con diferentes lenguajes y poéticas. Lo que nos ha propuesto, se ha encajado bien con nosotros, al mismo tiempo que nos sorprendió. De alguna manera ya nos conocíamos “en trabajo” y creo que ya había mutua identificación. Así que no fue difícil “entenderse” y juntos creamos una linda obra.

4. Cuál será el camino que le toca recorrer a Un buen morir. Qué hay luego de La Paz

Queremos hacer un estreno oficial en Sucre, tal vez en el Festival de la Cultura, no sabemos todavía, y luego tratar de proponer la obra a otras ciudades de Bolivia y afuera, en festivales internacionales de teatro.

Elías Cohen: “Un buen morir está a punto de nacer”

1. ¿Cómo llega esta colaboración con el Teatro de Los Andes, cuál es la historia de su relación de trabajo y amistad?

Con el Teatro de Los Andes nos conocimos el año 2010, en el sur de India. Ya había escuchado mucho antes de ellos y su trabajo, pero no había tenido la oportunidad de compartir con ellos personalmente. Tuve la bella experiencia de vivir en India un par de años, trabajando y explorando como director teatral. En ese contexto me llamaron de un festival importante en Kerala (estado al sur de India) para ayudar a generar un Festival Internacional de Teatro con Sudamérica como invitado especial. No la pensé dos veces para extender una invitación al Teatro de Los Andes para participar del festival. Ahí nos conocimos y pudimos colaborar en la creación del espectáculo de cierre del festival. Fue una bella experiencia la cual también sirvió para conocernos. El año 2012 regresé a vivir a Chile junto a mi familia (estaba en Alemania) y ese mismos año Teatro de los Andes me invitó a su espacio en Yotala (Sucre) para hacer un laboratorio escénico con ellos y abordar otras formas de entrenamiento y trabajo corporal. Ahí pudimos investigar libremente y conocernos aún más. Mi visión del teatro, el trabajo corporal y de imágenes, tiene una resonancia muy sincrónica con el trabajo que desarrolla el Teatro de los Andes. De ahí creo que nace una gran “comunión” (común unión) en nuestro trabajo. El año 2015 gané un fondo nacional de arte y cultura en Chile para invitar al Teatro de los Andes a realizar junto a mi compañía KiM Teatro Danzante, una investigación y laboratorio en tierra Mapuche (al sur de Chile), junto a un grupo de mapuches que conocen muy bien su cultura y tradición. Desde entonces, la idea de crear algo juntos ha rondado en nuestro. Así se manifiesta la posibilidad de crear Un Buen Morir.

2. Esta es la primera obra que diriges en Bolivia, cómo ha sido la experiencia de trabajo en Yotala, cuáles dirías que ha sido lo mejor y también lo más dificultoso de trabajar una obra como Un buen morir, ya que tú trabajas un tipo de teatro mucho más físico, que linda con la danza y las imágenes más que con los textos.

Si bien esta es la primera vez que dirijo un espectáculo en Bolivia, éste país es muy cercano e importante para mí. Tengo un estrecho vínculo con Bolivia desde el año 2006 y vengo a Bolivia una o dos veces al año para dirigir un retiro- taller que se llama “El Camino del Danzante”, el cual se realiza cada año en la Isla del Sol y de la Luna. No es un taller tipo místico, es para actores físicos y bailarines que desean profundizar el trabajo corporal y mental de su oficio como artistas. El Teatro de los Andes, a su manera, hace lo mismo en su espacio de retiros y talleres en Yotala. Estar en Yotala trabajando, explorando, creando y entrenando junto al Teatro de los Andes es una experiencia que hace total sentido a nuestra forma de ver el oficio del teatro. Tengo una doble militancia. Soy coreógrafo y director teatral. Si bien mi especialidad es el Teatro Físico y Visual, el trabajo con texto no me es ajeno. Considero que el Teatro de los Andes tiene una bella y profunda mixtura de trabajo de imágenes con un gran soporte en la fisicalidad de los actores y a la vez, un trabajo de texto que complementa poéticamente las imágenes. La verdad es que no he percibido aspectos dificultosos. Al contrario, percibo una gran armonía y respeto en nuestro proceso de trabajo.

3. Por cierto, sabemos que eres quien sugirió el nombre de la obra y el motivo central de la misma. De dónde te vino la idea. Cuéntanos un poco del trabajo que realizaron también en Chile.

Hace ya un par de años que el Teatro de los Andes deseaba hacer una obra de carácter íntimo sobre la pareja, los encuentros y los desencuentros. Por mi parte, la temática de la muerte me andaba rondando. Hace unos meses atrás, en el pueblo vecino donde vivo en Chile, escuché la noticia sobre una pareja de tercera edad que se habían suicidado dejando abierto el gas de su estufa. La pareja se había acostado en su cama de matrimonio y se durmieron con el gas abierto. Cuando la policía y los vecinos llegaron, los encontraron muertos, acostados en su cama con las manos tomadas. La noticia me emocionó. Muchas preguntas se levantan. La palabra suicidio lleva un peso social muchas veces poco aceptado. Algunas tradiciones contemplan el derecho de una persona mayor de decidir cerrar su ciclo de vida. Así también, existe un gran debate sobre la “muerte asistida” y más debate aún respecto al lugar en que uno puede escoger que te entierren. El romanticismo de querer que tus cenizas sean esparcidas al viento está hoy en día totalmente normado y penalizado. La muerte es, una vez más, un gran negocio en dónde tu no puedes llegar y decidir. Me pareció que podíamos unir el deseo de contar una historia sobre una pareja mayor a través de una historia que incluya la muerte como eje central. Así emergen los insumos principales para la creación de Un Buen Morir. La primera parte del trabajo y la exploración surgió en Olmué, zona central de Chile. Allí tenemos nuestro hogar y lugar de ensayos y trabajo. El Teatro de los Andes empatizó inmediatamente con la temática y el material empezó a aparecer rápidamente.

4. Por último, ¿te vas contento con Un buen morir? Qué dirías que es lo mejor que tiene la obra. Qué es lo que nos deja al público boliviano.

Un Buen Morir está a punto de nacer. Creo que hemos llegado a un buen resultado, a una obra sensible, metafórica y con mucha acción. Estoy contento y satisfecho tanto con el proceso de trabajo como también con la puesta en escena en sí. La obra tiene una gran actuación de ambos protagonistas (Gonzalo y Alice) quienes logran sostener maravillosamente una obra emotiva con corte casi policial. La música y diseño de Lucas Achirico también es un gran aporte al espectáculo. Los textos creados por Alex Aillón son sugerentes y metafóricos. Eso pone a la obra en un lugar metafórico y no realista. Es un gran equipo, sin lugar a dudas ha sido una excelente experiencia compartir con ellos. Sinceramente, espero que tanto el público boliviano como cualquier espectador en cualquier lugar del planeta, disfrute de ver en vivo el maravilloso arte de crear ficciones que ofrece el teatro. En este caso, espero que el público pueda involucrarse con temas vinculados a las relaciones de pareja, el amor, los desafíos y el derecho personal a tener un buen morir.

SOBRE EL TEATRO DE LOS ANDES

El Teatro de Los andes ha sido fundado en Bolivia en 1991. Su sede está en la localidad de Yotala, cerca a la ciudad de Sucre, en una pequeña hacienda dónde prepara y presenta sus espectáculos, realiza encuentros y talleres sobre teatro, y hospeda otros artistas y grupos teatrales.

Su trabajo está caracterizado fundamentalmente por la creación colectiva. Todos, director y actores, aportan en la creación en diferentes disciplinas; desde los elementos de la puesta en escena, hasta la propuesta musical, escenográfica y dramatúrgica. En sus espectáculos busca reflexionar sobre el espacio escénico, sobre el arte del actor y la necesidad de contar historias, de recordar, de retomar la propia esencia, construyendo un puente entre la técnica teatral y las fuentes culturales andinas, utilizando el encuentro, el contacto y el diálogo como elementos imprescindibles.

Actualmente el Teatro de los Andes está integrado por GONZALO CALLEJAS (Responsable Artístico, Actor, Escenógrafo), LUCAS ACHIRICO (Responsable Musical, Actor), ALICE PADILHA GUIMARAES (Responsable Pedagógica, Actriz). En Un buen morir, la última obra del grupo, participan también ELÍAS COHEN (director) y ALEX AILLÓN VALVERDE (texto).

Elías Cohen en breve

Elías Cohen (Chile 1973): Director Teatral, Coreógrafo e Investigador Somático. Realizó sus estudios de teatro, danza y exploración somática en Dinamarca, Alemania, India e Israel. En Chile realizó estudios de Psicología Transpersonal (Universidad Católica) y Biología del Conocimiento (Instituto Matriztico), bajo la dirección de Humberto Maturana.

Desde 1999 investiga de forma práctica la relación entre los principios esenciales de artes marciales y los principios al interior de la danza y el movimiento, sistematizando el “Contact Dao” como lenguaje corporal entre las artes marciales y la danza de contacto. Director Artístico de KiM Performance Platform en Berlín, Alemania y Sudamérica. Vivió dos años en Kerala, al sur de India, creando grupos de teatro físico y estudiando danza clásica de India (Bharata Natyam), Yoga y filosofía. Ha viajado, trabajado y estudiado extensamente en diversos países, tradiciones y culturas de Asia. 

SOBRE EL TEATRO DE LOS ANDESElías Cohen en breve

También le puede interesar...

16 Julio 2018, 03:00

Policía chileno que robó a bolivianos es condenado

El efectivo del DPI les quitó 33.000 dólares a dos bolivianos y a un tercero lo golpeó

Arca de Noé

Portada Deporte

Portada Deporte El Rayo - 20180723

Especial: 6 de Agosto

Especial: 6 de Agosto

Suplementos: Mundial 2018

Suplementos Mundial 2018Suplementos Mundial 2018

Especiales: 25 de Mayo

Especial: 25 de MayoEspecial: Exploración sin límitesEspecial: Leyendas de Sucre

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2018
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por ROOTCODE