Ecos

Con ojos más humanos

Loable acción de una brigada internacional que impactó contra la ceguera en Sucre

Con varias cajas de ojos sintéticos en diferentes medidas y colores, como por arte de magia cambiaban instantáneamente la vida de las personas, por ejemplo la de Daniel Ibarra Ipari, un hermoso niño no vidente de 11 años que salió feliz del improvisado consultorio con sus dos prótesis.

Una brigada de voluntarios del Ministerio Médico Internacional (MMI), compuesta por más de 60 personas, la mayoría médicos especialistas en oftalmología llegados desde Estados Unidos y Canadá, atendió en Sucre a alrededor de 4.000 pacientes en un tiempo récord de nueve días, ya sea dándoles lentes o practicándoles cirugías programadas en el día.

Estos hombres y mujeres de ciencia llegan a Bolivia cada mes de febrero, tomando sus vacaciones. Se pagan sus pasajes, costos de estadía y no reciben ningún tipo de beneficio a cambio; en definitiva, destinan su tiempo libre a trabajar por el bienestar de los más necesitados, según explica a ECOS su jefe médico, el canadiense John Harvey.

En la página web de MMI se puede leer que ellos ofrecen un tratamiento no solamente “a los cuerpos lastimados, sino también a los espíritus quebrados y corazones hambrientos donde Jesús es el último y definitivo sanador”.

Harvey aclara que si bien el MMI es una organización cristiana, no se necesita profesar esta creencia para integrar el equipo: “lo importante es que los voluntarios tengan un espíritu humanitario”.

Para él, resulta difícil creer que una persona de 65 años no cuente con un par de lentes, cuando en su país es muy fácil obtener unos si se los necesita. “Como solo tenemos dos semanas, intentamos darles lentes a la mayor cantidad de gente, operar la mayor cantidad de cataratas y otras afecciones, con el objetivo de impactar contra la ceguera en Sucre”, dice muy seguro de sus palabras.

Harvey está comprometido con este ministerio desde que acompañó a su padre en un viaje similar del MMI, cuando era un joven estudiante. Desde entonces trabaja como voluntario de esta organización, que tiene diferentes especialidades de la salud y no solo relacionadas con los ojos.

La pequeña Esmeralda
Entre tantas personas que conoció, este médico no olvida la historia de la pequeña Esmeralda, que llegó desde más allá de Buena Vista, Santa Cruz, para que le coloquen una prótesis en el ojo que había perdido por el cáncer.

A cambio, ella entregó a los brigadistas su alegría de vivir y su amor. Mucho más de lo que puede esperar cualquiera de estos médicos voluntarios.

En la Villa Bolivariana
Largas filas al exterior de la Villa Bolivariana no aminoraron ni uno de los diez días que el proyecto estuvo activo en Sucre. Dejaron ver las necesidades de muchas personas de contar con un par de lentes o una prótesis, o de someterse a una operación que les devuelva la calidad de su visión, que les cambie la vida.

Algunos llegaron de las provincias de Chuquisaca y Potosí, y también de otros departamentos del país. El último par de días hubo mucha mayor afluencia de gente del campo y como 400 cirugías sin poder realizarse por la falta de tiempo, razón por la cual la empresa organizadora, Ideas Bolivia, no descarta que en febrero del 2017 los médicos retornen a la Capital.

Dentro de la villa, la espera del turno se desarrollaba en un ambiente ordenado y tranquilo. Nadie reclamaba por el largo tiempo transcurrido, que más bien se olvidaba en cuanto se producía la atención. Los extranjeros se comunicaban con sus pacientes a través de intérpretes, también voluntarios.

14 estaciones
En total, los interesados debían pasar por 14 estaciones. En ellas se les hacían diferentes revisiones, desde verificación de la agudeza visual hasta la práctica de cirugías menores o medición y dotación de lentes. Si el problema lo ameritaba, valoraban la necesidad de realizar cirugías más complejas en el Hospital Santa Bárbara.

Una de las estaciones más emotivas era la de los doctores Dubroulski y Evenden, quienes colocaban prótesis. Ellos, con varias cajas de ojos sintéticos en diferentes medidas y colores, como por arte de magia cambiaban instantáneamente la vida de las personas, por ejemplo la de Daniel Ibarra Ipari, un hermoso niño no vidente de 11 años que salió feliz del improvisado consultorio con sus dos prótesis.

Daniel fue uno de los varios pequeños de Umadis (antes Aprecia), que fueron atendidos por los doctores canadiense y estadounidense, respectivamente.

No fue gratis
El modelo de negocios del MMI es único porque utiliza voluntarios médicos y no médicos para llevar servicios que cambian la vida de los más humildes.

Cobran a los pacientes una pequeña contribución. Por ejemplo, en Sucre la consulta costaba Bs 10, el par de lentes con medida Bs 30 y una operación Bs 450. Como referencia, una cirugía de cataratas puede llegar a costar más de 1.000 dólares.

De acuerdo con su explicación, cobran montos simbólicos porque han comprobado que quien invierte en su salud sigue las recomendaciones del médico y se recupera más pronto.

Según datos obtenidos en la página www.medicalministrytrips.org, en 2014 MMI proveyó servicios de salud por un valor cercano a los 200 millones de dólares en todo el mundo.

Para que esto sea posible los voluntarios tienen que pagarse todos sus gastos cuando viajan en alguna brigada de salud, en diferentes especialidades. Una de las más dinámicas es la de oftalmología.

La logística
Durante nueve días, la Villa Bolivariana se abrió a las 4:30 de la madrugada. Los pacientes ingresaron de 200 en 200 portando un ticket; mientras tanto, el personal de apoyo iba levantando sus fichas clínicas con sus datos personales.

Los médicos trabajaban en los 14 consultorios o estaciones de forma ininterrumpida hasta las 17:00, aproximadamente. La gente salía con lentes o prótesis artificiales. Los que necesitaban una operación de “pterigión” (carnosidad en el ojo) u otra cirugía menor, la recibían inmediatamente en un quirófano montado en el lugar.

En cambio las cirugías de cataratas, oculoplastía y estrabismo, entre otras, eran derivadas al Santa Bárbara, donde esperaba otro equipo de cirujanos extranjeros.

Esta no fue la primera vez que el MMI beneficiaba con su presencia a los bolivianos instalándose en Sucre. Una brigada arribó en 2012 y volvió al año siguiente atendiendo a aproximadamente 7.000 personas en consultas. Entonces se realizaron unas 600 cirugías, se colocaron varias prótesis y se dotó de más de 2.000 lentes.

Ideas Bolivia es la empresa organizadora, que llevó a los médicos a Tarija en 2014 y 2015, como parte de su brazo de responsabilidad social.
A partir de estos cinco años de experiencia, la empresa estableció una alianza con el Ministerio de Salud, el Sedes Chuquisaca, la Gobernación, la Alcaldía y la Policía departamental. El Sindicato de Micros Sucre se encargó de trasladar a los médicos durante su estadía en la capital.

En el Santa Bárbara
En los quirófanos del nosocomio sucrense instalaron unos microscopios quirúrgicos portátiles que les permitió ejecutar un promedio de 29 cirugías por día, con una duración de 20 a 40 minutos cada una. Para el efecto contaron con el respaldo de la anestesióloga Soledad Calderón.

El servicio de cirugías incluía la dotación de antibióticos para el paciente durante todo el tiempo de su recuperación. “Una amistad muy linda ha surgido con los médicos extranjeros”, dice el doctor Horacio Caballero, quien fue delegado por la directora del hospital, Gilka Guerrero, para coordinar con los especialistas visitantes.

“Tienen mucha calidad humana y son muy creyentes. Antes de operar hacen una oración y a los pacientes les enseñan a estar agradecidos con Dios”, detalla el galeno local.

A lo largo de los nueve días de trabajo se practicaron 219 operaciones de cataratas, 15 de estrabismo (dos en el Hospital del Niño), dos glaucomas y otras seis cirugías, entre ellas una de párpados.

Cuando ECOS estuvo en el quirófano esperando a que los médicos concluyeran una de sus jornadas, a pesar del agotamiento por tantas horas de trabajo se mostraban contentos, como si estuvieran haciendo lo más importante de sus vidas.

¿Qué es el MMI?
De acuerdo a sus siglas, esta organización en inglés significa Medical Ministery International y fue fundada en Canadá hace 48 años. Trabaja para ofrecer servicios médicos a la gente pobre, principalmente, en todo el mundo. Además de la salud de los ojos cubre otras áreas como cirugías generales, odontología, pediatría, ginecología y medicina general, entre otras.

Cada año más de medio millón de personas se benefician de este gesto de humanidad y de la atención de calidad a través de sus centros médicos, de brigadas que viajan por el mundo y de programas de residencia que realizan en alianza con diferentes universidades.

Más de la mitad de sus voluntarios no son médicos, porque la atención que brindan se centra en la totalidad de la persona. En su ejército de voluntarios hay también agricultores, profesores, estudiantes.

En la escala de valores del MMI sus miembros deben anhelar ser excelentes en todo lo que hacen y dicen; ser personas íntegras, de mucho carácter y con deseos de servir.

Tienen clínicas en diferentes lugares, sobre todo alejadas de los centros médicos convencionales, como el de Pusiga y Koforidua en Gana; Mindoroental en Philipinas; Tabasco, Chiapas, Careyes y Ensenada en México; Madagascar; Kenya; Ecuador y en Baku, que es la capital de Azerbaijan, en la región del Cáucaso.

MMI en Bolivia
Bolivia tiene una sede permanente del MMI en Santa Cruz, donde esta organización trabaja regularmente con un staff de 10 personas. Los voluntarios, sin embargo, ya superan los 35 integrantes, entre médicos, enfermeras, nutricionistas, optómetras, dentistas, psicóloga, ginecóloga y anestesiólogos.

Organizan brigadas médicas, casi una por mes, generalmente en el área rural de Santa Cruz, donde los requieren. La siguiente que llegará desde el exterior es una de ginecología, del Hospital de Connecticut (EEUU), que es un referente de la lucha contra el cáncer. Trabajará en la Chiquitanía cruceña.

Varias veces sus brigadas de médicos se han abierto paso con tractor para llegar a poblaciones alejadas.

El MMI tiene plasmados en papel varios proyectos de prevención en salud, pero los únicos que pueden desarrollarlos son los municipios. Su organización está en la predisposición de montar programas piloto, de capacitar al personal y ayudar con el seguimiento. Todo parte de la firma de convenios con las alcaldías y gobernaciones.,

Entre las dificultades que tiene que confrontar el MMI en Bolivia está el celo profesional, a pesar de que su trabajo apoya a los médicos nacionales.

Reflexiones de los voluntarios de MMI
"¿Cuánto más podemos obtener del cielo si damos de nosotros mismos un poquito más?
Cada día escuchamos sobre tragedias, accidentes automovilísticos, violencia, desastres naturales, ¿qué podemos hacer en esta situación? ¿Cómo podemos ayudar a hacer las cosas correctas? No tenemos mucho, pero ¿qué podemos hacer con lo poco que tenemos para dar? Esta es la manera cómo Dios nos desafía y nos llama a levantarnos, a ayudar a los otros y dar de nosotros mismos." (reflexión contenida en su página web).
Desde la óptica del Ministerio Médico Internacional (MMI), lo que reciben a cambio de lo que dan es mucho. Y lo ven cada día en las personas que buscan su atención médica sin esperanza, con dolor y desesperadas porque viven en circunstancias que están fuera de su control, en lugares muy pobres, hasta donde no suele llegar la medicina.

Apuntes
- MEDICINA PREVENTIVA. “Debe hacérsela todo el tiempo. Hablar con la gente sobre nutrición, sobre comer bien, ser saludable, revisar la diabetes, la presión alta y todos esos aspectos que son tan importantes. Pero para eso hay que estar en la ciudad, a nosotros no nos da el tiempo porque solo nos quedamos dos semanas” (Dr. John Harvey)
- NO SE LES PAGA. A los médicos y voluntarios del MMI no se le paga. Ellos tampoco reciben incentivos para participar en sus misiones.
- PAN Y PALABRA. Jóvenes voluntarios de iglesias cristianas, además de pastores fueron convocados por los misioneros del MMI para ofrecer desayuno a la gente de la fila al exterior de la Villa Bolivariana, mientras compartían el evangelio.
- HASTA 1.000 EN LA FILA. Hubo días en que hicieron fila alrededor de 1.000 personas. En general, fueron 10 días de filas con un cupo diario de atención, en promedio, de 400 pacientes.
- EN OFTALMOLOGÍA. Solo en esta área, cada año hay seis proyectos en el mundo del MMI. Los equipos que estuvieron en Sucre partieron a Perú, luego irán a República Dominicana, México y, finalmente, estarán en Etiopía en septiembre.
- PESADO. El equipo médico portátil que trajeron se estima que pesaba alrededor de 1.000 kilogramos, sin contar la carga de lentes que enviaron con anticipación y que sumaba otros cientos de kilos.


Logo El Rayo La “U” empata en su casa frente a un Bolívar que no supo aprovechar
deporte

La “U” empata en su casa frente a un Bolívar que no supo aprovechar

La “U” empata en su casa frente a un Bolívar que no supo aprovechar
La “U” y Bolívar necesitan una victoria
deporte

La “U” y Bolívar necesitan una victoria

La “U” y Bolívar necesitan una victoria
Sale del fondo
deporte

Sale del fondo

Sale del fondo
Pedalean al podio
deporte

Pedalean al podio

Pedalean al podio
Fútbol  para todos
deporte

Fútbol para todos

Fútbol para todos
Barça arrasa y el Atlético no falla deporte

Barça arrasa y el Atlético no falla

Barça arrasa y el Atlético no falla
Petrolero recibe al puntero deporte

Petrolero recibe al puntero

Petrolero recibe al puntero
El Tigre recibe con varias bajas a Real Potosí deporte

El Tigre recibe con varias bajas a Real Potosí

El Tigre recibe con varias bajas a Real Potosí
Frontón inaugura gestión deporte

Frontón inaugura gestión

Frontón inaugura gestión
logo gente flash
Amo viajar y conocer nuevos países

Amo viajar y conocer nuevos países

Amo viajar y conocer nuevos países
Candidatas al Miss Chuquisaca 2016

Candidatas al Miss Chuquisaca 2016

Candidatas al Miss Chuquisaca 2016
Joy Ride Disco

Joy Ride Disco

Joy Ride Disco
Zebra Lounge

Zebra Lounge

Zebra Lounge
Paceña Fest

Paceña Fest

Paceña Fest
Movie Fans

Movie Fans

Movie Fans
Primera Cumbre Nacional Tributaria de Bolivia

Primera Cumbre Nacional Tributaria de Bolivia

Primera Cumbre Nacional Tributaria de Bolivia