Banco BISA
Diario Digital Correo del Sur

La dimensión económica de una cultura

31 Enero 2017MARCELO W. ARAMAYO DÍAZ
MARCELO W. ARAMAYO DÍAZ

MARCELO W. ARAMAYO DÍAZ

Las culturas mantienen, por naturaleza, una relación ambigua con la economía, el comercio, la inversión, la competencia, sus modos y reglas de funcionamiento. El BID ha considerado los aspectos de desarrollo e incentivo y conservación cultural como elementos propios de factores de educación que inciden de manera profunda en las posibilidades de Desarrollo Económico y en el mejoramiento del Desempeño Económico de los países.

La dimensión económica de una cultura puede analizarse desde distintos enfoques, metodologías y puntos de partida. Sin embargo, existen dos puntos de vista enfrentados. Uno, que cree que las industrias culturales deben ser consideradas en sí mismas un sector de actividad económica que, aunque con personalidad propia, comparte las mismas características que los otros sectores económicos y como tal deben ser tratadas. El otro, que considera que este sector aunque de gran importancia económica no puede ser tratado como los demás sectores, ya que tiene repercusiones de índole social y humano - de carácter intangible e inmaterial- que deben primar sobre los aspectos meramente crematísticos.

Se estima que las industrias culturales en sectores creativos, representan el 7% del producto interno bruto (PIB) a nivel mundial, según la UNCTAD (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo). Así, a medida que crea los productos culturales y se sirve de ellos, el ser humano se desarrolla como tal.

En este contexto, las culturas son tan poderosas que influyen en la forma como las personas perciben, visualizan y actúan en el mundo y por lo tanto en cómo hacen negocios y administran instituciones.

Esto demuestra la necesidad de profundizar en los estudios relacionados con el “ser humano” y los problemas sociales que le afectan, considerando la triada economía-sociedad-cultura, y la necesidad de un nuevo ordenamiento económico de la aldea global: el aumento ininterrumpido de los índices de pobreza aparejados a un preocupante abanico de problemas sociales globales así lo demuestran.

En nuestro medio las universidades desarrollan casi como por inercia, al margen de las iniciativas de sostenibilidad promovidas en el ámbito internacional, más preocupadas por mantener un equilibrio financiero entre los ingresos y los egresos, crecieron más en sus estructuras administrativas que en lo académico, y si lo hicieron es más cuantitativo que cualitativo.

Existen pocas iniciativas para la generación de “nuevos” conocimientos que contribuyan al desarrollo económico social y desarrollo humano. Una participación muy escasa y limitada en la solución de los problemas reales que tiene la población, por ejemplo de la participación y contribución de las Universidades en la solución al problema de la creciente escasez de agua. De acuerdo al art. 42 del DS 181 (Sistema de Administración de Bienes y Servicios) las Universidades Públicas podrán participar en procesos de contratación de servicios de consultoría únicamente, en los campos tecnológico – científico, de educación, investigación y capacitación.

Las instituciones de educación superior, por su función social e incidencia en los “procesos de desarrollo integral”, son responsables de aportar los conocimientos necesarios para dar respuesta a los problemas y las demandas sociales. Por tanto, urge prioritariamente el desarrollo de su capital humano enmarcado en necesidades reales que demanda la sociedad.

En consecuencia, las universidades deben seguir una evolución que las traslade desde la torre de marfil -instituciones depositarias de los saberes científicos y aislados de los avatares de la sociedad- hasta una nueva ubicación dentro del entramado social donde actúen como agentes del desarrollo económico nacional y regional.

  • 550 veces leída
  • Capitales
  • dimensión, económica, cultura

También le puede interesar...

30 Enero 2017, 06:25

La cultura y su agenda en Bolivia

Escritores, artistas, creadores y gestores culturales de Bolivia, analizan los retos de la nueva Ministra de Cultura y Turismo, Willma Alanoca.

24 Enero 2017, 06:07

La visión económica que tiene la academia para 2017 no es optimista

La tarea de proyectar lo que concurrirá en el futuro es muy difícil por el carácter imprevisible que tiene la compleja actividad económica que se encuentra influenciada por varios factores, sin embargo, en función de...

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2018
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por ROOTCODE