Banco BISA
Diario Digital Correo del Sur
CARLOS VALVERDE:

“A veces la Policía se para al frente de mi oficina”

15 Abril 2018Richard Mamani ECOS
Carlos Valverde tras el escándalo de Zapata: Hay espías por ahí

Carlos Valverde tras el escándalo de Zapata: Hay espías por ahí

Es viernes. Carlos Valverde, el periodista que destapó el caso Zapata, está a una hora y 45 minutos de su debut en el teatro Gran Mariscal; es el protagonista central y no tiene mucho tiempo. “Es un monstruo”, comenta un tanto impaciente por el estreno de “Justo en lo mejor de mi vida”, de Alicia Muñoz. Se sienta en una de las sillas del patio del Gran Hotel y dice: “cuando quieran”. Entonces, comienza a contar sus planes: dice que no es su primera vez como actor, que acaba de escribir una obra de teatro y que lo seguiremos viendo sobre las tablas. Es el mismo Valverde que salía en la tele, antes de que lo sacaran de todos los canales de televisión, antes de que partiera al exilio; está igual de vehemente, locuaz, polémico y entretenido.

ECOS. ¿Cómo le trata la vida desde que volvió?

Carlos Valverde (CV). Hay algunos espías por ahí, ¿no?, hay gente que me mira. A veces la Policía se para al frente de mi oficina; no entiendo por qué. Pero son los riesgos que se corren, tampoco tengo que vivir asustado por estas cosas (…) Yo sigo trabajando, sigo haciendo radio, Facebook Live, YouTube, Periscope. Entre YouTube y Facebook, el año pasado me entraron 5,8 millones solamente en reproducciones. Y este año van entrando 860 mil en tres meses. O sea, no me puedo quejar.

ECOS. ¿El Gobierno lo vigila?

CV. Sí, te vigilan pero tampoco te van a detener; ya no es tiempo de eso. El Gobierno me quiere, pero sabe que no le conviene tampoco detenerme. Para bien o para mal, ya hay una presencia mía y, no son tontos. Son autoritarios pero tontos no son.

 

ECOS. Estuvo fuera del país un año y cuatro meses, ¿qué hizo en ese tiempo?

CV. Escribir, estudiar, leer, conocer gente y dar charlas sobre narcotráfico y esas cosas. Estuve en la fundación de Lilita Carrió (política argentina), estuve en un foro de la fiscalía en Buenos Aires. Les presenté, les dejé copias de mis libros y constaté que es muy difícil para los bolivianos poner un libro allá (…) Tuve el gusto de hacer y dar examen en la Fundación Perfil, cursos de periodismo de investigación y de periodismo digital (…) Yo di los dos exámenes y los vencí, así que tengo eso más. Y escribí lo suficiente, escribí “Santa Zapata” allá.

ECOS. ¿Siguió trabajando en el caso?

CV. Sí, yo estaba trabajando un libro, primero, sobre el fiscal (Marcelo) Sosa. Sí, porque creo que al fiscal Sosa hay que desenmascararlo. Sosa armó una patraña aquí, junto con el Gobierno, y cuando lo descubrimos todos, y cuando lo denunciamos y quedó al descubierto, se fue y comenzó a hablar mal del Gobierno y se declaró perseguido político. Y resulta que, para mí, lo que él ha logrado es impunidad, no ha logrado refugio. El refugio le da una impunidad que no debiera tener, y yo comencé a escribir eso, pero lo de (Gabriela) Zapata… Hubo una declaración del Presidente, en octubre de 2016, una declaración muy desaprensiva: “usan a una mujer y a un niño”. ¡Pero si él reconoció al niño! Entonces, dije “ok, vamos a desmentirte”. Y escribí el libro (…) Pueden intentar defenestrarlo por donde puedan, pero léanlo y díganme qué parte no es verdad.

 

ECOS. Después de todo lo que desató este caso, ¿cuáles son sus constataciones?

CV. Todas. Todo lo que yo dije se cumplió. Y seguramente te estás preguntando por qué primero dije que existió el niño y después dije que no existió. Por una cuestión de ética personal. Yo estaba conversando el otro día con periodistas de La Paz y me dicen: “pero es que si vos no decías nada, no importaba, ya estaba”. Yo digo: “¿y la verdad?”. Resulta que en determinado momento, estando presa Gabriela Zapata, dice: “le voy a quitar la paternidad de mi hijo a Evo Morales”. Me sonó muy raro. Y busqué a 15, no te exagero, 15 mujeres mal divorciadas, que no se hablan con sus maridos, que los odian, que sus maridos las odian a ellas, y les pregunté a las 15: “¿Vos le quitarías el apellido de su padre a tu hijo?”. Con todos los odios que tenían, ninguna me dijo que sí. Entonces, dije: “aquí hay algo raro, Zapata está buscando liberarse de presentar al muchacho. ‘Si no es su padre, yo le quito la paternidad y no lo tengo que presentar’”.

Comencé a investigar si realmente alguien conocía al hijo de Evo Morales y hablé con 17 personas, si no me equivoco, cuatro en Cochabamba, todos cercanos del entorno del Presidente. Nadie me dijo “alguna vez nos enteramos”. También (hablé con gente) del entorno de Gabriela Zapata. Nadie se enteró de la existencia de ese niño. Entonces, eso me dio pie para decir: “el chico no existe”. Y yo sé que era un riesgo decirlo. “Valverde se desdijo”. No, no me estoy desdiciendo, estoy diciendo lo que pasó. Y me pareció que si estás buscando la verdad, no importa si la gente te mira y te dice “te desdijiste”. No, yo no me desdije, yo he presentado la verdad objetiva.

ECOS. El Gobierno dice que no se logró probar el tráfico de influencias del Presidente…

CV. ¿Y de dónde sacó 50 millones de bolivianos Gabriela Zapata Montaño? ¿Quién logró la reunión de Evo Morales con Citic Group en China? Fue Gabriela Zapata; que no llegaron a ningún acuerdo, es otra cosa. Pero ahí está el tráfico de influencias, la muñeca de Zapata. ¿Cómo consigue Gabriela Zapata trabajar en los puertos del oriente boliviano, en ese proyecto tripartito Bolivia, Paraguay y Brasil para la hidrovía con 49 millones de dólares, y se lo dan a una empresa que nunca había hecho un trabajo de esos? ¿Y por qué no aparece ninguna constancia de que trabajó (en ese proyecto) y ella dice: “yo trabajé ahí”? Y cuando vos hablas con los militares, te dicen “es un puesto militar (…) Carlos, nadie va a hablar con vos”. ¿Y por qué nunca negaron o dijeron que yo mentía cuando dije (que) ese contrato se lo dieron a Zapata? Y está el caso de las máquinas de escáneres también, que Zapata negoció a nombre del Gobierno, y el uso de las oficinas (del Ministerio) de la Presidencia por cuatro años y medio como si fuera de ella, y me dicen que “no se pudo comprobar el tráfico de influencias”. Hombre, si el Gobierno no fuera Evo Morales y si no tuviera cooptados todos los poderes, el Parlamento hubiera hecho un trabajo y Morales estaría en problemas. Pero tiene mayoría absoluta, tiene dos tercios, tiene la Fiscalía, tiene la Contraloría, tiene a todos, y, entonces, va a salir más o menos bien librado. Pero no va a quedar bien librado de por vida. Evo Morales algún día tendrá que responder también por el favorecimiento a su exmujer.

 

ECOS. El Gobierno lo descalifica vinculándolo con el narcotráfico, dice que fue paramilitar, agente de Estados Unidos…

CV. Mentira (…) Yo le mandé una carta personal, pública, al presidente Evo Morales. Le dije: “acúseme”. A mí me metieron preso porque yo me presenté en el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada (…) A mí me dio mucha vergüenza estar acusado de eso, y yo fui y me presenté y no me probaron nada. No solo que no me probaron, sino que me excluyeron del proceso, porque yo no tenía nada. ¿Paramilitar?, ¿cuándo he sido paramilitar? “Ha sido paramilitar de Banzer”, ¡por favor!, ¡yo tenía 14 años cuando Banzer llegó al Gobierno!

Yo organicé la huelga de hambre en Santa Cruz en 1977 para el retorno de la democracia. Fui yo el que puso la cara, fue a mí al que le pegaron, fui yo el que en la dictadura de García Meza perdió un odio. Porque yo, en la dictadura de García Meza, sí agarré un arma, y tomamos el campamento petrolero Tita. Yo lo hice, y el que fue preso fui yo. Morales estaba parado, firme, cuidando la puerta del Palacio de Gobierno de los dictadores; que no se olvide de eso. Hay una gran diferencia entre lo que él ha hecho por recuperar la democracia de lo que he hecho yo, y se lo he escrito públicamente. Nunca más se atrevió el Presidente a llamarme narcotraficante.

ECOS. ¿Y lo de agente de Estados Unidos?

CV. (Se ríe) Eso ya no lo voy a contestar, eso ya me parece hasta gracioso. Yo me reuní (con el Embajador de EEUU) porque a mí me interesaba, y me sigue interesando, la posibilidad de publicar mis libros en EEUU. Y yo hablé con el señor (Peter) Brennan en diciembre de 2015, y él me invitó a tomar desayuno. Si hubiera sido una reunión secreta, la hubiéramos hecho en un cuarto. La hicimos en una terraza de un hotel (…).

ECOS. ¿Cómo lo ve ahora al gobierno de Evo?

CV. Yo lo recibí con mucha esperanza, la gente que miraba PAT se puede acordar. Hay una frase mía del día que ganó Evo Morales, que estuvo en la página del MAS durante ocho meses; cuando Evo ganó las elecciones yo dije: “¡Mierda, qué linda es la democracia!”. Porque me pareció fantástico que un hombre de abajo llegue (al poder) sin tiros, sin estas cosas y por votos (…) Después de eso, fui criticándolo (…)

Ahora yo lo veo mal, no logra levantar cabeza. Y estos juicios que aparentemente no son nada, se van a volcar en su contra. Este juicio, idéntico al de Gonzalo Sánchez de Lozada, le va a complicar la vida al Presidente, porque también hay muertos por ajusticiamiento, hay muertos por violencia represiva, exactamente lo mismo que Sánchez de Lozada (…) Aparte de eso tiene en la Corte Interamericana de Derechos Humanos (la denuncia) por la muerte del Hotel de las Américas, y eso ahí se la han puesto difícil porque Evo Morales tiene 60 días para llegar a un acuerdo con los familiares de las personas que murieron. Si llega a un acuerdo, está reconociendo el asesinato de esas personas. ¿Vos crees que tenga moral para decir: “yo puedo seguir siendo el Presidente”? A mí se me antoja que el día que haga eso, tiene que renunciar a la Presidencia y convocar a elecciones. Él y el Vicepresidente. ¿Por qué el Vicepresidente? Porque el Vicepresidente fue el que recibe la orden de Morales y se la da la orden a la Policía para que actúe en el Hotel Las Américas (…)

 

Con todo, ¿el MAS tiene para mucho rato en el país?

CV. Sin Evo Morales, el MAS no existe; el MAS no es el MNR (…) El problema es que Morales es muy fuerte como figura, como persona. El que intente negar una situación de esas, está mal. Es cierto que tiene 22% de aceptación en este momento y que esto está mal, pero sigue siendo probablemente el político más popular en el país y el político con más fuerza. De eso no tengo duda.

 

“A veces la Policía se para al frente de mi oficina”
  • 12586 veces leída
  • Ecos
  • Policía, oficina, Carlos Valverde

También le puede interesar...

13 Abril 2018, 06:37

EEUU suaviza su discurso por posible acción en Siria

Rusia no descarta riesgo de una "guerra" por intervención externa

13 Abril 2018, 06:11

Malversación

10 Abril 2018, 06:41

La Policía encuentra a adolescente perdida

Alejandra, la adolescente reportada como desaparecida fue hallada por la Policía. Habría dejado su hogar por problemas familiares, por lo que se descartó categoricamente que se tratara de un caso de trata y tráfico...

09 Abril 2018, 06:33

Carlos Valverde presenta su libro "Santa Zapata"

El periodista y escritor cruceño, Carlos Valverde, quién visitó Sucre para presentar su libro “Santa Zapata el zapatero que hirió al poder”, dijo que el presidente Evo Morales, que se vio envuelto en una “red de...

Arca de Noé

Marketing Digital

Marketing Digital Udabol

Suplementos: Mundial 2018

Suplementos Mundial 2018Suplementos Mundial 2018

Especiales: 25 de Mayo

Especial: 25 de MayoEspecial: Exploración sin límitesEspecial: Leyendas de Sucre

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2018
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por ROOTCODE