Banco BISA
Diario Digital Correo del Sur

Manifiesto sobre una estética para el caos

16 Abril 2018Gabriel Salinas P.
Manifiesto sobre una  estética para el caos

Manifiesto sobre una estética para el caos

El pensamiento de orientación racionalista o logo céntrico plantea una equivalencia esencial entre ética y estética, mientras la primera define en términos estructuralmente racionales, lo bueno y lo malo; la estética define lo bello y lo feo; sin embargo cuando este último campo de definición pretende racionalizarse, lo bueno corresponde a lo bello y lo malo a lo feo, como si lo estético se encontrara subsumido a la estructura racional de la ética.

Esta premisa nace del pensamiento logo céntrico en la que se pretende abordar la individualidad desde la dualidad cartesiana que divide sujeto y objeto; de este modo el sujeto regido por el esquema racional se sobrepone al objeto, que sería un cuerpo reducido a poco más que una máquina obediente. Y en consecuencia la razón tendría la potestad de dirimir las cuestiones estéticas, sin embargo ni Kant pudo llevar semejante cometido filosófico a sus últimas consecuencias y es conocido su texto poético, para abordar este tema, cuya lectura aporta un notable guiño a Heidegger, quien encumbró el lugar de la poesía en el contexto filosófico de una búsqueda de la verdad, en contra de las herramientas racionalistas. De cualquier forma, esa irreductibilidad de lo estético a lo ético, no expresa más que la enorme falla del racionalismo asentado en el dualismo cartesiano que ignora una visión más compleja del individuo como relación dialéctica del sujeto y objeto, es decir, dinámica y variable, en la que un polo no se puede sobre poner al otro. Bajo esta consideración aparece el cuerpo en la ecuación dicotómica de la lógica racional bueno y malo, bello y feo y se resquebraja toda equivalencia respectiva entre ambas categorías, porque el cuerpo se expresa libremente en el campo estético.

Si bien el cuerpo pretende ser controlado por la ética, esto resulta en una reactivación de la equivalencia bueno y bello o malo y feo, ya que podrían cruzarse en términos esquemáticos, por ejemplo lo bello y lo malo, como sería el caso de las desinhibiciones sexuales rechazadas por determinadas estructuras éticas, que incluso resultan variables y ligadas indiscerniblemente a un “corpus cultural”, lo mismo sucede con lo estéticamente aceptado como bueno en el arte, que ética e incluso culturalmente puede ser rechazado.

Lo estético es entonces la expresión de la capacidad de elegir que posee el individuo, más allá del bien y del mal, parafraseando a Nietzsche. Y al considerar las consecuencias de este hallazgo filosófico se relativiza el logo centrismo, pero también se plantea la centralidad de la infracción entre el sujeto y objeto, como el marxismo ya vislumbró desde sus albores , y más importante aún se establece algo que va más allá, y es completamente revolucionario para el pensamiento del siglo XX, que es el sentido dominante de lo estético sobre todo orden social aplicado o planificado; es decir, que ninguna transformación social es posible si se piensa en términos definitivos y cerrados, como si fuera dictados por una deidad fantástica, sino que siempre los proyectos de construcción social están sujetos a permanentes virajes estéticos, o sea a elecciones libres que se realizan en cada contexto de posibilidades, lo que explica por ejemplo el fracaso del gran proyecto de la modernidad que fue el estalinismo, o el gran epígono de la anti modernidad que fue el fascismo, ambos derrotados por su rigidez para interpretar la realidad, a la cual el post neoliberalismo ortodoxo, parece adaptarse perfectamente, porque no tiene ánimos de control, ni siquiera para preservar la especie ya que la libertad de las leyes del mercado definieron desde hace mucho, el sometimiento de las fuerzas productivas, convertidas en capital para generar ganancias que sacian las necesidades de los socios principales de la democracia liberar dominante, a quienes el resto nada les importa. Ese caos es favorecido por la centralidad de lo estético que fluye libremente en ese torrente indomable del capitalismo.

Ahora, al asumir esta cuestión, resta preguntarse cómo abordarla desde una de las máximas expresiones estéticas, como es el arte, ¿quizás hay que construir más que solo una obra? O tal vez ¿hay que alimentar cierta agonía de lo sensible? Hay muchas posibilidades para elegir pero es importante asumir que existe una responsabilidad implícita, ser funcionales o no al estado de cosas.

Gabriel Salinas en breve

Gabriel Salinas es periodista cultural y poeta chuquisaqueño. Ha trabajado como columnista del área durante varios años y publicado varios ensayos sobre letras, música y artes visuales bolivianas, desempeñándose también como curador de diversas muestras artísticas e histórico sociales. Con experiencia como facilitador de diversos talleres sobre estética, crítica y escritura de ensayo, Salinas ha desarrollado diversas aproximaciones literarias a la producción artística boliviana y actualmente encamina un proyecto pedagógico para construir una plataforma de crítica cultural local, con el objetivo de ahondar el sentido “político de la mirada”, y trastocar el rol pasivo del espectador frente al fenómeno artístico chuquisaqueño. Dentro de sus publicaciones, se destacan los ensayos sobre estética y música realizados para la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia, así como para el Centro Simón I. Patiño, la Universidad de San Simón, o la Editorial 3600, en su volumen dedicado a las Jornadas de Literatura Boliviana, desarrolladas en la Feria Internacional del Libro de La Paz 2016.

Gabriel Salinas en breve
  • 412 veces leída
  • PuñoyLetra
  • estética, caos, ética
Arca de Noé

Especial: 6 de Agosto

Especial: 6 de Agosto

Suplementos: Mundial 2018

Suplementos Mundial 2018Suplementos Mundial 2018

Especiales: 25 de Mayo

Especial: 25 de MayoEspecial: Exploración sin límitesEspecial: Leyendas de Sucre

Suplementos



Editora Canelas del Sur S.R.L.

Correo del Sur © 2018
Todos los derechos reservados

Contáctenos

Dirección:

Calle Kilómetro 7 No. 202
Casilla Postal 242, Sucre - Bolivia

Teléfonos:

Piloto: +591 4 6461531
Comercialización +591 4 6458178

Correos electrónicos:

Redes Sociales

Síguenos en:

ROOTCODE
Sistema de Gestión de Diarios Digitales v1.9.9
Desarrollado por ROOTCODE