Capitales

China impera en Suramérica, incluida Bolivia como socia comercial

El gigante asiático es el primer socio comercial de Bolivia, Chile, Perú y Uruguay y uno de los más importantes de Argentina. Paraguay es el único que no tiene relaciones diplomáticas con el país asiático, pero su défici

La importancia de China en Latinoamérica

IMPORTANCIA

Según datos de la CEPAL, en 2017 China fue el país en el que más crecieron las exportaciones de Latinoamérica, con un crecimiento interanual del 23%.

El gigante asiático es el primer socio comercial de Bolivia, Chile, Perú y Uruguay y uno de los más importantes de Argentina. Paraguay es el único que no tiene relaciones diplomáticas con el país asiático, pero su déficit comercial alcanza al17.4%. Algunos analistas, sin embargo, dicen que hablar de "invasión" es exagerado.

China impera en Suramérica al ser el primer socio comercial de Bolivia, Chile, Perú y Uruguay, y uno de los más importantes de Argentina, mientras que Paraguay es el único país de la región que, debido a su vínculo con Taiwán, carece de relaciones diplomáticas con el gigante asiático.

Según datos estimados de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), durante 2017 China fue el país del mundo en el que más crecieron las exportaciones de Latinoamérica, con un alza interanual del 23% (frente al 17 % del resto de naciones asiáticas).

En este sentido, con casi $us 786 millones a 30 de junio de este año, China se erigió como el principal socio financiero de Bolivia.

Además, en el primer semestre de 2018, el gigante asiático fue el primer proveedor del país andino, con cerca del 20% del total de sus importaciones.

A diferencia, al cierre del año pasado, figuraba en el octavo puesto entre los inversores extranjeros, con un 4% del total.

El presidente Evo Morales cifró el conjunto de la inversión china en el país en unos $us 8.000 millones durante su visita oficial a Pekín este año, viaje en el que, además, ambas naciones firmaron un acuerdo como socios estratégicos.

La relación con otros países

China también es el principal socio comercial de Chile, país que es el tercer destino de las exportaciones chinas en la región. En 2017, el intercambio llegó a $us 34.305 millones, un 9 % más que el año anterior.

Las exportaciones chilenas a China llegaron en 2017 a $us 18.752 millones (8.4% más), mientras que las importaciones desde ese país sumaron $us 15.553 millones (un 10% más).

En noviembre de 2017, ambos firmaron un complemento del Tratado de Libre Comercio (TLC), vigente desde 2006, que mejora y moderniza diversos aspectos.

La inversión china en el país sumó 260 millones de dólares entre 2009 y 2015, principalmente en Minería y Construcción, pero posteriormente empresas chinas pusieron la mira en la banca, en los vinos y en la agroindustria.

Así, la cifra aumentó a $us 2.280 millones a comienzos de 2017.

China y Perú, por otra parte, también cuentan con un TLC en vigencia y las exportaciones del país inca hacia el gigante asiático alcanzaron los $us 11.589 millones y las importaciones superaron los $us 8.000 millones en 2017.

En términos de inversión directa, la presencia china es menor, si bien en los últimos años esta se multiplicó. Ejemplo de ello es que el pasado junio la compañía oriental Chinalco anunció inversiones por $us 1.355 millones en su mina de cobre de Toromocho, a unos 150 kilómetros de la capital.

En lo referente a Uruguay, otro de los socios de China, en 2017 la nación asiática ocupó el primer lugar dentro de la lista de destinos de exportación del país austral con ventas que, incluyendo zonas francas, alcanzaron los $us 2.549 millones.

Además, según la agencia de promoción de inversiones y exportaciones Uruguay XXI, hay unos 19 negocios con capital chino en el país.

En las tres décadas de relaciones bilaterales, que se celebran este 2018, se destaca la visita del presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, a China en 2016 con la firma de un acuerdo de cooperación; la realización del encuentro China-Lac en Punta del Este (sureste de Uruguay) en 2017 y las diversas celebraciones y viajes oficiales que se dieron este año.

Uruguay también fue el primer país del Mercosur en adherirse a la iniciativa china "Una franja, una ruta", en la que ahora participan más de 70 países del mundo, entre ellos Chile, Panamá, Bolivia, Venezuela, Antigua y Barbuda, Trinidad y Tobago y Guyana.

De acuerdo con datos oficiales del primer semestre de este año, en otro orden, China es el tercer destino de las exportaciones argentinas (6% del total) y el segundo origen de las importaciones (18% del total de las compras).

En la primera mitad del año, sus exportaciones a China alcanzaron $us 1.711,7 millones, con una caída interanual del 23.1%, mientras que las importaciones totalizaron $us 6.382,8 millones, un alza interanual de 23.8%.

El déficit de Argentina en su balanza comercial con China fue de $us 4.671 millones en el primer semestre.

Como inversor extranjero, China no es aún tan relevante como lo es como socio comercial. En el ranking 2016 de los mayores países inversores en Argentina, liderado por Estados Unidos y España, China aparece en el puesto 18.

El único país de la región, por otro lado, que no mantiene ninguna relación con China es Paraguay, ya que es uno de los 17 aliados mundiales que tiene Taiwán, considerado por el gigante asiático como una provincia rebelde.

No obstante, el único aliado diplomático de la isla en Suramérica tiene un déficit comercial con China del 17.4%, según datos del Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (CELAP) del 2017.

Paraguay solo vende a China un 0.29% del total de sus exportaciones, frente al 31.1% que representan las importaciones que hace del país asiático.

Además, las inversiones provenientes de China entre 2010 y 2016 apenas alcanzaron los $us 12 millones, aunque las inversiones de la zona aduanera diferenciada de Hong Kong llegaron a los $us 92 millones, según el Banco Central de Paraguay.

 

"El Desembarco Chino en América Latina y Bolivia"

“El Desembarco Chino en América Latina y su Manifestación en Bolivia” (presentado recientemente) es un estudio más que necesario sobre las relaciones entre China y Bolivia. El estudio, de Daniel Agramont y Gustavo Bonifaz (ambos investigadores), presenta tres partes: primero, la presencia china en el continente desde principios del nuevo siglo; segundo, su presencia en el país –que, cabe decir, no parece significativa en comparación a otros países, pero es igual de preocupante-, y tercero, la opinión pública respecto a la presencia china en el país, que a pesar de varias voces alarmistas, es una opinión dividida y por momentos prejuiciosa, o sea, una sociedad que todavía no percibe el desembarco chino en el continente y, por supuesto, la configuración multipolar a nivel internacional.

One Belt, One Road

La presencia china en el continente encuentra dos líneas argumentativas en las ciencias sociales latinoamericanas. Por un lado, que China es un socio estratégico para la región porque ayudaría a romper el dominio estadounidense en Latinoamérica y porque la relación con el país asiático es horizontal debido a que la cooperación es el pilar de la diplomacia china. Por otro lado, que las relaciones con China acentuarían el hecho de que la inserción de la región en el sistema internacional ha estado condicionada por su carácter extractivista, es decir, que el desarrollo de los países latinoamericanos está determinado por su capacidad de exportación de bienes primarios.

En principio, Agramont y Bonifaz no se deciden por cualquiera de las líneas argumentativas porque, como respaldan los datos que los autores presentan, la relación entre ambos bloques es un poco más compleja. Aunque las líneas argumentativas descritas sirven como puntos de referencia al lector a medida que se avanza en el estudio, los autores presentan un esbozo en la primera parte del libro respecto a cómo llegar a términos (mucho más) horizontales con China: está claro que América Latina se ha beneficiado de los commodities en la última década, pero cabe resaltar que si estos recursos económicos son invertidos en ciencia, tecnología, educación e innovación por los países más industrializados de la región, éstos “podrían constituirse en futuros socios comerciales de un nuevo ciclo de desarrollo en China en términos más horizontales” (pág. 24). Este pequeño párrafo revela ya que la relación entre los bloques es desigual, pero revela también una parte del Desembarco Chino: que no todos los países de la región están en las mismas condiciones para negociar con China, pero que no todos son igual de interesantes para China.

Las líneas argumentativas descritas dicen implícitamente que existe un declive de Estados Unidos en materia internacional, pero también revelan un probable carácter ideológico en la relación entre ambos bloques, China y América Latina: son, por ejemplo, ejes en el Policy Paper de China en 2016, “profundizar el multipolarismo, promover la democracia y el Estado de Derecho a nivel internacional y fortalecer la presencia y voz de los países en desarrollo” y “profundizar la cooperación sur-sur con América Latina en busca de consolidar los sistemas multilaterales de comercio, promover la gobernanza global y reformarla en pos de la construcción de un sistema económico global abierto”. El Desembarco Chino de Agramont y Bonifaz no indaga en temas políticos, pero sí aconseja tratar la cercanía con China con pragmatismo. En resumidas cuentas, si la relación con China parece desigual a nivel regional y, como se ve más adelante, países como Bolivia no son tan atractivos –lo que dice más de una cuestión geopolítica- el Desembarco Chino parece la historia de una expansión que no puede ser resistida. Y como lo comprueban los datos, América Latina importa principalmente por bienes de alta tecnología, industria pesada y manufactura liviana, mientras que sus exportaciones se concentran principalmente en productos de baja complejidad: minerales de hierro, de cobre y habas de soja. O sea, si el “One Belt, One Road” es el Plan Marshall chino, América Latina es, por ahora, una suerte de granja que abastece a la “fábrica de manufacturas del mundo”. Hoy, como siempre.

Chinos hasta en la sopa

Está claro que América Latina está lejos de ser uno de los principales socios comerciales de China, como bien dicen los autores. Pero esto no quiere decir que la relación entre ambos bloques se simplifique en un intercambio entre bienes primarios y manufacturas de alta, mediana y baja tecnología. Cuando Agramont y Bonifaz analizan la relación entre Bolivia y China, encuentran primero que, a diferencia de otros países de la región –para los que las relaciones comerciales fluidas con el país asiático comenzaron ya en la década de los 90–, Bolivia tiene un incremento notable en exportaciones e importaciones recién desde 2006, pero la magnitud de las exportaciones es nada comparable con las exportaciones: las importaciones desde China habrían crecido en 2406% en aproximadamente 15 años, mientras que los productos bolivianos que ingresan a China representan 0.001% . Segundo, cuando los autores indagan en la opinión pública boliviana respecto a la presencia china en el país, encuentran datos interesantes: la diplomacia china tiene un impacto positivo para los bolivianos –la cooperación china es percibida, en relación a, por ejemplo, la estadounidense, como más horizontal (razones para “satanizar” a la cooperación estadounidense sobran, pero digamos que es la principal referencia para la opinión pública nacional)–, lo que dice de una “estrategia exitosa” para el posicionamiento de la política exterior china en la región. Por otro lado y más importante, es que las empresas chinas sí tienen una mala imagen en el país. Esto por dos factores. Primero, los daños ambientales, el deterioro de los estándares laborales y falta de transparencia. Segundo, que parece recurrente y tiene relación con lo último, solo 16% de contratos a empresas chinas fueron adjudicados mediante licitación pública –el resto, como se supone, por invitación directa–, y los proyectos tienen, como tendencia general, problemas en la ejecución.

El Desembarco Chino es una invitación a combatir prejuicios y que probablemente, recursos xenófobos en diputados ultraconservadores (que “ven chinos hasta en la sopa”), sean tan solo posicionamientos políticos, o sea, infundados. Agramont y Bonifaz advierten la desigualdad de las relaciones entre China y América Latina, y China y Bolivia, pero también la necesidad de diferenciar el tipo de relaciones con China (lo económico no es necesariamente igual a lo diplomático). Más allá, los autores consideran también que hablar de una “invasión” es exagerado, lo que es igual a que la presencia china en el país también se ha politizado.

Impacto

"Las importaciones de Bolivia, en el caso de China, se incrementaron en 2.406% en los últimos 15 años".

CÁPSULAS

El crecimiento de China va camino a relentizarse

La comunidad internacional alaba constantemente la lucha contra la pobreza del país más poblado del mundo, donde más de 800 millones de personas salieron de la pobreza desde 1978, según datos del Banco Mundial (BM), y todos los pronósticos apuntan a que logrará erradicarla en 2020.

Sin embargo, los años de crecimiento desenfrenado parecen llegar a su fin y, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), China –que en el tercer trimestre de este año creció un 6.5 %, el nivel más bajo desde el inicio de la última gran crisis económica– ralentizará gradualmente su crecimiento hasta el 5.5 % en 2023.

China logró crecer por encima del 9% en promedio, lo que le permitió constituirse en la segunda economía del mundo en la actualidad.

8.000

millones

es el tamaño de las inversiones de China en Bolivia, según datos del Gobierno.

Para saber más...

* China conmemora este año el 40 aniversario de la apertura y reforma, llamado también como "milagro chino".

* Tras la muerte de Mao Zedong, Deng Xiaoping impulsó las reformas económicas que lograron transformar el país hasta convertirlo en la segunda potencia económica del mundo.

* Ese crecimiento le permitió subirse a la carrera espacial, que empezó en 1992. En 2003, se convirtió en el tercer país en enviar astronautas al espacio. También le permitió desarrollar el tren de alta velocidad más rápido del mundo, que enlaza las ciudades de Pekín y Shanghái a 350 kilómetros por hora.

* El crecimento del país, sin embargo, también estuvo acompañado por un creciente control social y recorte de las libertades y la contaminación del medio ambiente, uno de sus grandes problemas en la actualidad.


LO MÁS LEÍDO...

Queman la casa de la hermana del Presidente, Esther Morales, en Oruro
1

Queman la casa de la hermana del Presidente, Esther Morales, en Oruro

Política
México confirma que ya recibe solicitudes de asilo
2

México confirma que ya recibe solicitudes de asilo

Política
La sucesión presidencial llega a Twitter: Evo y Áñez actualizan sus cuentas
3

La sucesión presidencial llega a Twitter: Evo y Áñez actualizan sus cuentas

Política
Renuncia el ministro Navarro y afirma que queman su casa
4

Renuncia el ministro Navarro y afirma que queman su casa

Política
Denuncian ataque a delegación chuquisaqueña y potosina en Vila Vila
5

Denuncian ataque a delegación chuquisaqueña y potosina en Vila Vila

Política
Militares en Sucre: "No saldríamos a reprimir al pueblo ni a la Policía"
6

Militares en Sucre: "No saldríamos a reprimir al pueblo ni a la Policía"

Política
Urquizu engrosa la lista de dimisiones en el país
7

Urquizu engrosa la lista de dimisiones en el país

Local
Caravana de chuquisaqueños y potosinos llega a La Paz
8

Caravana de chuquisaqueños y potosinos llega a La Paz

Política
Chuquisaqueños se unieron a potosinos y van rumbo a La Paz
9

Chuquisaqueños se unieron a potosinos y van rumbo a La Paz

Local
Estas son las últimas determinaciones del Comité de Movilizaciones
10

Estas son las últimas determinaciones del Comité de Movilizaciones

Local
Logo El RayoAmistoso inédito
deporte

Amistoso inédito

Amistoso inédito
Con buen pie
deporte

Con buen pie

Con buen pie
Tras pelea, Salinas solicita dejar la “U”
deporte

Tras pelea, Salinas solicita dejar la “U”

Tras pelea, Salinas solicita dejar la “U”
Se viene torneo de natación de la niñez trasandina
deporte

Se viene torneo de natación de la niñez trasandina

Se viene torneo de natación de la niñez trasandina
Sin Cristiano, Portugal recibe hoy a Polonia
deporte

Sin Cristiano, Portugal recibe hoy a Polonia

Sin Cristiano, Portugal recibe hoy a Polonia
Brasil se mide en otra prueba frente a Camerún deporte

Brasil se mide en otra prueba frente a Camerún

Brasil se mide en otra prueba frente a Camerún
Argentina enfrenta a México en cotejo de revancha deporte

Argentina enfrenta a México en cotejo de revancha

Argentina enfrenta a México en cotejo de revancha
Holanda perdía 2-0 y en el final empató a Alemania deporte

Holanda perdía 2-0 y en el final empató a Alemania

Holanda perdía 2-0 y en el final empató a Alemania
logo gente flash
Gente 01

“Ser modelo me hizo perder la timidez”

“Ser modelo me hizo perder la timidez”
Gente 02

Neurocirujanos tienen nuevos representantes

Neurocirujanos tienen nuevos representantes
Gente 03

Clase pública con Abra Palabra

Clase pública con Abra Palabra
Gente 05

JCI premia el emprendimiento juvenil

JCI premia el emprendimiento juvenil
Gente 04

Cumpleañera de la semana

Cumpleañera de la semana
Gente 02

Modistas reciben respaldo institucional

Modistas reciben respaldo institucional
Gente 02

Celebrando el Día del Ingeniero Boliviano

Celebrando el Día del Ingeniero Boliviano