Capitales

TEMA CAPITAL

Cinco indicadores que preocupan sobre el estado de la economía

El país acumula su sexto año consecutivo de desaceleración. La balanza comercial sigue en números rojos. El déficit fiscal continúa creciendo. La deuda pública no deja de escalar. Las RIN no muestran mejoría. Pese a todo, el PIB volverá a crecer este año, pero otra vez solo cerca del 4%.


6 años

Consecutivos de desaceleración económica es lo que acumula el país. 

Desaceleración económica, balanza comercial negativa, deuda pública creciente, déficit fiscal en constante ascenso, reservas internacionales a la baja… hay indicadores que preocupan y que ponen en duda la estabilidad y el futuro de la economía. Por lo pronto, las proyecciones tanto del Gobierno como de organismos internacionales dicen que el Producto Interno Bruto (PIB) seguirá creciendo este año, aunque es probable que vuelva a situarse por debajo del 4 por ciento.

El año pasado, la expansión del PIB terminó por debajo del 4 por ciento por primera vez en los últimos cinco años, según las proyecciones de esas mismas fuentes.

Es decir, se confirmó que la economía continúa en desaceleración. Y ya van seis años seguidos que viene arrastrando esa mala racha.

La balanza comercial, por otro lado, acumuló su quinto año de déficit.

La deuda pública tanto externa como interna siguió escalando, aunque todavía se mantienen en niveles aceptables. 

El déficit fiscal, entretanto, volvió a rozar el 8% el año pasado.

Y, finalmente, las Reservas Internacionales Netas (RIN) siguieron cayendo, hasta situarse en los 6.518 millones de dólares en noviembre de 2019.

El Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) y la Fundación Jubileo coinciden en que no se debe perder de vista esos cinco indicadores, aunque también señalan otros, y creen que urgen medidas y políticas correctivas.

Una de las dudas de este año es si el próximo Gobierno se animará a tocar la política monetaria, que mantiene congelado los tipos de cambio desde el 2 de noviembre de 2011. 

 

 1. El bajo crecimiento económico

La economía creció por debajo del 4% en 2019, según las proyecciones del Gobierno y de algunos organismos internacionales. 

No es una buena noticia. Es la primera vez que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) se sitúa por debajo de ese margen en los últimos diez años. 

La última vez que la expansión del PIB estuvo por debajo del 4% fue en 2009, cuando alcanzó apenas un 3,4%.

Antes, el peor registro, si se revisan los datos de los últimos 20 años, tuvo lugar en 2009 (un 0,4%).

¿Qué dice el actual Gobierno? Según sus proyecciones, la expansión del PIB de 2019 alcanzó, máximo, un 3,5% (en el segundo trimestre se situó en un 3,1%).

El Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), por su lado, sostienen que la economía del país creció 3,9% el año pasado.

La Comisión Económica para América Latina (Cepal), algo más pesimista, considera que la expansión fue de 3,2%.

Todos esos datos confirman que la economía continúa en desaceleración. Desde 2013, cuando creció 6,8%, no logra revertir la curva descendente. 

¿Se repetirá la mala racha en 2020? El Gobierno espera que la economía crezca al menos un 4,2%. Algo parecido espera el FMI, que proyectó un 4%.

El BM y la Cepal, sin embargo, sostienen que el crecimiento volverá a situarse por debajo del 4%. El primero proyectó un 3,6% para este año, y el segundo, en 3,5%.

 2. Caída en las exportaciones (hidrocarburos)

Es otro de los indicadores que preocupan. El déficit comercial continúa. Comenzó en 2015, cuando alcanzó los -920 millones de dólares. En 2016 empeoró (-1.305 millones) y en los dos siguientes años se mantuvo por encima de los -900 millones, según datos del Gobierno. 

El año pasado, hasta octubre, el déficit se situó en -748 millones de dólares, 332 millones más que en el mismo periodo de 2018, lo que hace pensar que ese registro negativo volverá a superar los -900 millones por quinto año consecutivo.

Las exportaciones de gas, uno de los principales productos del país, también registraron números negativos. Hasta octubre del año pasado, según los últimos datos que publicó el Gobierno, los despachos a Brasil cayeron un 27%, comparado con el mismo periodo del año anterior, y los despachos a Argentina, un 17,2%.

Según datos oficiales, los ingresos por concepto de hidrocarburos cayeron en 60% entre 2019, comparados con los que se registró en 2014.

 3. Deuda pública externa e interna

No para de subir. Desde 2007, cuando alcanzó los 2.208 millones de dólares, la deuda externa sigue haciéndose cada vez más grande. La bola creció, sobre todo, en los últimos años. De situarse en 6.036 millones en 2014 pasó a los 10.178 millones en 2018.

El año pasado, hasta agosto, según los últimos datos disponibles, la carga ascendió hasta los 10.747 millones.

Esa deuda, por ahora, representa el 24,9% del PIB (hasta agosto), un porcentaje bastante aceptable, según organismos internacionales. En 2003, representaba el 63,5%.

La deuda interna, entretanto, también se elevó en los últimos 14 años. Pasó de los 3.043 millones de dólares en 2006 a los 4.596 millones en 2011 –se mantuvo más o menos en ese maergen hasta 2017–, y saltó hasta los 5.455 millones en 2018. 

Hasta octubre del año pasado, esa deuda alcanzó los 5.950 millones, muy cerca de los 6.000 milllones.

La deuda interna representa el 13,8% del PIB (hasta octubre). En 2004, representaba el 32%.

 4. Déficit fiscal

El país lleva seis años consecutivos con registros negativos en ese aspecto. Comenzó con un déficit moderado en 2014 (un -3,4% del PIB), pero después las cifras fueron haciéndose más preocupantes. En 2018, se situó en un -8,1%. 

Según las proyecciones del Gobierno, ese déficit alcanzó al -7,8% el año pasado.

El país no registró déficit entre 2006 y 2013, el periodo de bonanza.

En los últimos 20 años, únicamente en 2002 superó el margen del -8%.

 5. Reservas internacionales

También es un indicador que viene preocupando desde hace cinco años. En noviembre del año pasado, según el último reporte del Gobierno, las Reservas Internacionales Netas (RIN) se situaron en 6.518 millones de dólares, uno de los registros más bajos de los últimos 12 años.

La cifra todavía está lejos del nivel más bajo de los últimos 20 años (854 millones en 2002).

Las RIN del país alcanzaron su máximo nivel en 2014 (15.123 millones). Después de ese año fueron cayendo de manera gradual, con una leve recuperación en 2017.

El nivel actual de las RIN representa el 16% del PIB. Comparado con otros países de la región, Bolivia se sitúa en el quinto lugar, después de Perú (25%), Brasil (20%), Paraguay (20%) y Colombia (16%).

Más abajo se encuentran Uruguay (15%), Chile (13%), Venezuela (11%), Argentina (10%) y Ecuador (4%).

 

Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE)

• BOLIVIA CRECE, PERO MENOS. Si se confirman las proyecciones, el país experimentará uno de los índices de crecimiento más bajos de los últimos 20 años en 2019, con un nivel de entre 2% y 2,5%. Sin embargo, Bolivia tiene las condiciones para crecer a un ritmo del 7% en los próximos años, si apuesta por el bioetanol/biodiesel, el uso de agrobiotecnología, recupera el sector forestal-maderero y estimula el turismo, por ejemplo.

• SUBE EL ENDEUDAMIENTO. Bolivia crece, pero a costa de más deuda externa e interna. Si bien aún es manejable, cada vez será más difícil lograr nuevos créditos externos y más caros, pagarlos por la subida del riesgo-país. Para no endeudarse más, hay que promover la inversión privada, tanto la nacional como la extranjera.

• SEXTO AÑO CON DÉFICIT FISCAL. Las finanzas públicas no están bien: gastamos más de lo que recaudamos. Sin déficit fiscal, Bolivia no crecería. Hay que “sincerar” esta situación, para que no se torne inmanejable. Bolivia debe avanzar hacia la formalización de la economía, con el aumento de la base de contribuyentes, la disminución del número de tributos y la rebaja de alícuotas.

• QUINTO AÑO CON DÉFICIT COMERCIAL. El talón de Aquiles del país es el comercio exterior. Eso disminuye su crecimiento. A diferencia del déficit fiscal, que se soluciona imprimiendo más bolivianos, ese problema no se arregla del mismo modo, pues no podemos imprimir dólares. Los cupos de exportación (impuestos por el anterior Gobierno), hicieron daño al país y estancaron la producción de alimentos. Bolivia debe tomar dos medidas para revertir el desbalance externo: 1) poner en marcha una política de promoción selectiva de exportaciones (agropecuarias, agroindustriales, forestales-madereras y turísticas) y 2) ejecutar una política de sustitución competitiva de importaciones (biocombustibles, alimentos, manufacturas de madera, etc.).

• RESERVAS INTERNACIONALES NETAS (RIN). Las RIN no llegan a la mitad del nivel que tuvieron en 2014 y tienden a bajar todavía más, aunque su actual margen aún es importante ($us 6.518 millones al 22 de noviembre de 2019). Desde el 2015, el déficit en el comercio exterior les restó $us 5.000 millones. Hay que estimular las exportaciones de bienes y servicios y disminuir las importaciones de bienes que podamos producir nosotros mismos.

• Otros indicadores: 

• TIPO DE CAMBIO “CONGELADO. No hubo variaciones desde 2011 y es hoy recomendable para contrarrestar la falta de competitividad que esto ocasiona en el sector productivo (exportador y mercado interno). Urgen políticas de fomento a la productividad y competitividad, para bajar costos de cualquier forma.

• INVERSIÓN EXTRANJERA (IED). Hasta junio de 2019, la IED bruta mostraba una recuperación ($us 418 millones), pero muy lejos de su mejor registro (1.750 millones en 2013). La IED neta, por otro lado, mostró un peligroso indicador: una desinversión de -34 millones. ¿Por qué no llega más inversión al país? Bolivia debe mejorar el entorno para las inversiones, no solo con seguridad jurídica y confianza, sino con incentivos.

“Pese a ello, Bolivia crecerá por encima del 2% -tal vez sea la menor expansión del PIB en 20 años- pero creceremos. Si de hoy en adelante rompemos los frenos al desarrollo, trabajando juntos, sector público y privado, facilitando la inversión, la producción y exportación, resolviendo el déficit estructural en el sector externo, en los próximos años, Bolivia podría crecer al 7%”, dijo recientemente el presidente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Pedro Colanzi.

 

Fundación Jubileo

• EL ESTADO DE LA ECONOMÍA. En un informe sobre el estado actual de la economía (“¿Cómo dejaron el país? Con gastos elevados, deuda externa, ahorros disminuidos y menores ingresos”), la Fundación Jubileo sostiene que hay indicadores que son “preocupantes” y que el anterior Gobierno dejó una “pesada carga económica”. El gasto público se elevó, los ingresos disminuyeron, la deuda pública se incrementó y las reservas internacionales cayeron, observa. Según su análisis, pese a que el país registró ingresos extraordinarios entre 2005 y 2014 debido fundamentalmente a factores externos, estos no se destinaron a “diversificar la economía ni a promover un desarrollo sostenible”. 

•MENORES INGRESOS. Jubileo señala que la renta petrolera cayó en un 60%, comparado con el nivel registrado en 2014. La causa: la caída de los precios internacionales, fundamentalmente. También tuvo que ver el bajón en la producción y en las exportaciones, agrega. Por otro lado, la recaudación de impuestos se estancó, lo que refleja la desaceleración económica que experimenta el país y la falta de avances en temas fundamentales como la “formalización” de la economía y la reforma o adecuación del sistema tributario. Todo eso, no será “coyuntural, sino permanente”, alerta Jubileo. 

•GASTOS ELEVADOS. La organización también observa que se incrementó el nivel del gasto público en todos los sectores (tanto corriente como de inversión) y que siguió creciendo, incluso, después de que terminó la época de bonanza. “Como resultado del crecimiento de los gastos, y ante la caída de (los) ingresos desde 2014, se tiene un déficit fiscal con tendencia a profundizarse”, alerta.

•MAYOR DEUDA. El endeudamiento se incrementó incluso en la época de bonanza. En agosto del año pasado, se situó en 10.747 millones de dólares. Si bien los niveles de endeudamiento aún son sostenibles, el crecimiento acelerado de los últimos años podría tornarse insostenible en el futuro. El problema tiene su raíz en el excesivo crecimiento en los gastos, que se convirtió en un tema estructural, según Jubileo.

•LA CAÍDA EN LAS RIN. Las Reservas Internacionales Netas (RIN) cayeron de los 15 mil millones de dólares en 2014 a los 6.500 millones en noviembre de 2019. Jubileo recuerda que el tipo de cambio es un factor fundamental en la balanza comercial, por lo que considera que fue un “error” congelarlo. “Ya no funciona como una variable de ajuste de los desequilibrios externos; al contrario: profundiza el déficit comercial”, sostiene.

•¿QUÉ HACER? Las dificultades se fueron cubriendo con deuda y con pérdida de las reservas del Estado. La tarea más importante es equilibrar las finanzas públicas con los actuales ingresos, por lo que será fundamental optimizar el uso de los recursos públicos y reducir los gastos e inversiones que no generan impacto. Otro gran desafió será solucionar el problema del tipo de cambio, actualmente congelado, el déficit comercial y la caída de las RIN. Finalmente, se debe abrir el debate sobre el modelo de desarrollo, uno que sea sostenible, que genere producción, ingresos y empleos, recomienda Jubileo.

 

Leve caída en depósitos del sistema finacieros

Los depósitos del sistema financiero nacional registraron una leve caída hasta noviembre del año pasado. Según el último reporte del Gobierno, se situaron en 25.471 millones de dólares, un 0,1% menos que el mismo periodo de 2018.

Los depósitos terminaron en 26.154 millones de dólares en 2018, un 5% más que el año anterior, por lo que es probable que 2019 también acabe con un margen cercano a esa cifra.

La cartera bruta, entretanto, se situó en 26.495 millones de dólares en noviembre de 2019, un 7% más que en el mismo periodo del año anterior.

En 2018, esa cartera acabó en 24.8761 millones de dólares, un 12% más que en 2017.

La mora pasó del 1,7% en 2017 al 1,8% en 2018. Hasta noviembre del año pasado, esa cifra ascendió hasta el 2,2%.

Los créditos productivos, por último, alcanzaron a los 11.784 millones de dólares hasta noviembre de 2019, un 6% más que en el mismo periodo del año anterior.

 

Para saber más...

*    Las ventas en los restaurantes vienen cayendo desde 2017, cuando se reportaron 696 millones de dólares. En 2018 se situaron en 691 millones y hasta octubre del año pasado alcanzaron solo 571 millones, un 2% más que en el mismo periodo del año anterior.

*    Las ventas en los supermercados, entretanto, continuaron al alza. Pasaron de los 627 millones de dólares en 2017 a los 731 millones en 2018. Hasta octubre del año pasado, alcanzaron los 632 millones, un 10% más que en el mismo periodo del año anterior.


Logo El Rayo Sainz se pone líder del Dakar al ganar tercera etapa
deporte

Sainz se pone líder del Dakar al ganar tercera etapa

Sainz se pone líder del Dakar al ganar tercera etapa
Para el olvido
deporte

Para el olvido

Para el olvido
Tremendo lío
deporte

Tremendo lío

Tremendo lío
Comienza la era de Claudio Vivas en la Academia
deporte

Comienza la era de Claudio Vivas en la Academia

Comienza la era de Claudio Vivas en la Academia
Nadal y Djokovic avanzan
deporte

Nadal y Djokovic avanzan

Nadal y Djokovic avanzan
Vinto inicia pretemporada deporte

Vinto inicia pretemporada

Vinto inicia pretemporada
Nacional Potosí suma jugadores a su plantilla 2020 deporte

Nacional Potosí suma jugadores a su plantilla 2020

Nacional Potosí suma jugadores a su plantilla 2020
Chile invertirá una millonada en Panamericanos deporte

Chile invertirá una millonada en Panamericanos

Chile invertirá una millonada en Panamericanos
Daniele De Rossi deja Boca y se retira del fútbol deporte

Daniele De Rossi deja Boca y se retira del fútbol

Daniele De Rossi deja Boca y se retira del fútbol
logo gente flash
Daniela Miralles, predilecta de la fraternidad Morenada Central Oruro

Daniela Miralles, predilecta de la fraternidad Morenada Central Oruro

Daniela Miralles, predilecta de la fraternidad Morenada Central Oruro
“Siempre quise verme  en la pantalla grande”

“Siempre quise verme en la pantalla grande”

“Siempre quise verme en la pantalla grande”
Rock y metal sinfónico

Rock y metal sinfónico

Rock y metal sinfónico
Rapsodia reúne promos

Rapsodia reúne promos

Rapsodia reúne promos
Pequeños grandes talentos en el Campanita

Pequeños grandes talentos en el Campanita

Pequeños grandes talentos en el Campanita
Nueva experiencia gastronómica

Nueva experiencia gastronómica

Nueva experiencia gastronómica
Noche de Antifaces

Noche de Antifaces

Noche de Antifaces