Ecos

SU CAMPO DE BATALLA ES INTERNET. SU OBJETIVO: DESTRUIR LA VERDAD

Covidiotas, el nuevo virus

Las cifras se han disparado. La cantidad de contagiados ha subido en América Latina en la misma proporción que los fallecimientos.

Las cifras se han disparado. La cantidad de contagiados ha subido en América Latina en la misma proporción que los fallecimientos. En Bolivia, la mayoría de las capitales de Departamento reportan el colapso de sus centros de atención a los enfermos de covid-19. Es la tercera ola y, a pesar de la experiencia adquirida desde el inicio de la pandemia, ha vuelto a pillarnos desprevenidos.

¿Qué es lo que ha ocurrido? En Sucre y Potosí, las autoridades de los Servicios Departamentales de Salud culpan al descuido de la gente, a la irresponsabilidad de las personas que salen a las calles aún sin necesidad y, para colmo, sin cubrir sus bocas con mascarilla. Más aún, los dedos índices apuntan hacia los jóvenes, porque estos fueron los que comenzaron a acudir a fiestas y detonaron la nueva ola de contagios.

Pese a las prohibiciones, hubo fiestas por todo lado pues la gente se dio modos para evadirlas. En Potosí, por ejemplo, un motel, que no puede funcionar como tal debido a las restricciones, fue alquilado en el área correspondiente a su salón de baile para la celebración de un cumpleaños que, como era de esperarse, se convirtió en fiesta. Policía e Intendencia intervinieron el local, que encontraron atestado de gente en estado de ebriedad. Muchos fueron detenidos y la mayoría eran menores de edad.

Pero mientras los salones de baile recibían a gran cantidad de gente, los centros habilitados para la vacunación eran la otra cara de la medalla. Poco concurridos, casi vacíos, preocuparon a las autoridades en los días en los que se administró la primera dosis. Fue peor para la segunda porque la cantidad de gente bajó notoriamente. Fue cuando, bajo condición del anonimato, autoridades de los servicios de salud admitieron que la renuencia a la vacunación se debe, en gran medida, a las campañas desatadas desde las redes sociales, en las que existen personas de todo tipo que aseguran que las vacunas son peligrosas para la salud o, peor aún, parte de una conspiración para conseguir variopintos objetivos: desde esterilizar a los vacunados hasta la implantación de chips para un supuesto control mental y posterior dominación del mundo.

Y de por medio están sectas religiosas, cuyos líderes advierten que vacunarse es un pecado, personas interesadas en sembrar el caos, muchas veces con fines políticos, o simplemente aquellos que se dejan llevar por teorías conspiracionistas.

No solo actúan en las redes. En Bolivia, Acción Humanista Revolucionaria (AUR), un partido que hace mucho que perdió su personería jurídica, por sus bajas votaciones, saca gente a las calles con alguna frecuencia para protestar contra los supuestos intentos de los gobiernos de controlar a la gente. Sus simpatizantes afirman que se pretende coartar sus derechos y, como los barbijos son los signos más notorios de la prevención, exhortan a no usarlos o, más aún, tirarlos… quemarlos… 

Esta gente que, en lugar de pedir que la gente se cuide, hace todo lo contrario, ha recibido un nombre. Tomando las palabras “covid” e “idiot”, el Oxford Advanced Learner’s Dictionary introdujo en 2020 “covidiot” como un nuevo término en inglés. Este año, la Real Academia Española admitió a “covidiota” con una palabra válida para designar como adjetivo contra quienes se niegan a cumplir las normas dictadas contra el contagio. Todavía no se ha incorporado la palabrita al Diccionario de la Lengua Española porque, como consecuencia de la covid, existen otras 713 palabras esperando ser admitidas dentro de lo que se ha denominado, pero no aceptado, como “covidioma”.

Un “covidiota” es aquel que no solo se niega a cumplir las restricciones, sino que hace campaña para que los demás imiten su actitud. En ese marco está la actitud de AUR, una organización fundada por el potosino Juan Santa Cruz que, tras su efímero paso por la política, ahora intenta hacer un activismo que; sin embargo, puede tipificarse como delito si es que consigue, por ejemplo, que la gente no vaya a vacunarse. En Bolivia, esa actitud puede ser interpretada como “actos contrarios a disposiciones sobre higiene y sanidad” o “realizar cualquier otro acto que de una u otra manera afecte la salud de la población” y ambas están consideradas como delitos contra la salud pública en los numerales 5 y 9 del artículo 216 del Código Penal Boliviano. La sanción para esas acciones va de uno a 10 años de cárcel.

Aunque Santa Cruz radica en la ciudad que tiene ese mismo nombre, las acciones de AUR se han desarrollado especialmente en Cochabamba. En Quillacollo, la Alcaldía inició acciones penales en contra de los activistas de ese movimiento precisamente por delitos contra la salud pública.

Para consuelo de los covidiotas, su mal, ese nuevo virus que está evitando que la gente se vacune, no es exclusivo de Bolivia sino que se ha visto en otros países y hasta en gobernantes como el expresidente Donald Trump y el actual gobernante de Brasil, Jair Bolsonaro, que, en su momento, subestimaron a la pandemia de covid-19 y provocaron un alarmante incremento de contagios en sus países.

En Europa, donde varios países se aprestan a volver a la normalidad, hubo —y todavía hay— toda una variedad de covidiotas, como veremos a continuación.

Conspiracionistas          

"No es un virus", dice Monique Lustig bajo un paraguas lleno de mensajes en holandés contra la vacunación. En Alemania, Hellmuth añade: "El covid es una fábula de la mafia financiera internacional". "¿Y si en realidad estuviéramos en una película?", pregunta el francés Christophe Charret.

Desde La Haya hasta Stuttgart, pasando por París, todos ellos aseguran que luchan contra el "control de las conciencias", contra las redes "pederastas", contra la "plandemia" inventada por una casta gobernante con planes sombríos. 

Se consideran defensores de un "discurso alternativo" a las verdades oficiales y siguen el ejemplo de los QAnon estadounidenses para plasmar en las redes sociales su visión conspiracionista de la actualidad.

Fueron expulsados de Twitter o Youtube y se sienten perseguidos. Han optado por plataformas secundarias para intercambiar información —la mayor parte falsa— que, según ellos, ocultan los medios de comunicación "convencionales".

Veamos cuáles son estos nuevos virus que destruyen la verdad:

Están los QAnon, los ultraprotestantes, los antivacunas, los populistas de derecha, los ecologistas adeptos a terapias alternativas, empresarios, artesanos, desempleados e incluso hasta médicos.

Un equipo heterogéneo en pleno ascenso que preocupa a los servicios de inteligencia, que temen que desestabilicen las democracias.

"La conspiración está en auge en las redes sociales, vemos que también se organiza en células clandestinas. Evidentemente es una amenaza", advierte el coordinador nacional de la inteligencia francesa Laurent Nunez, quien reconoce que las "teorías QAnon llegaron a Francia".

En las redes sociales, los grupos europeos QAnon o vinculados a ellos pululan y se juntan. Los Décodeurs en Francia tienen más de 30.000 abonados en Telegram, figuras conspirativas alemanas como Attila Hildmann y Xavier Naidoo cuentan con más de 100.000, y el británico Charlie Ward, que difunde casi cada quince minutos a sus seguidores montajes pro-Trump, llega a casi 150.000.

"Hay un cóctel en marcha: el debilitamiento del tejido socioeconómico, un fuerte movimiento de expresión contestatario de las plataformas digitales donde es fácil transmitir discursos conspirativos, y el calendario electoral", afirma una fuente de la comunidad de inteligencia en Francia.

"Son movimientos que más o menos siempre han existido desde hace diez o quince años. Se alimentan de una conspiración antisistema. Hay una porosidad con grupúsculos de ultraderecha", analiza un alto cargo de la inteligencia francesa que reconoce que lo novedoso es la inclusión de "personas de universos bastante variados".

 Pueden llegar a destruir familias que se sienten impotentes frente a la deriva de sus seres queridos. Es lo que le pasó a Paul (el nombre se ha cambiado) que cuenta el lento deslizamiento de su madre "hacia el otro lado".

"Vivía recluida, pasaba una cantidad de tiempo increíble en internet buscando respuestas a su rabia contra la injusticia del mundo. Consumía las 24 horas del día Youtube, los canales de conspiración eran su única ventana hacia el mundo", cuenta este librero de 48 años.

"El confinamiento fue la guinda del pastel. La covid, la confirmación de todas sus teorías sobre el fin del mundo", añade

La obsesión por Bill Gates 

Es mediados de marzo en el pueblo tranquilo de Uithoorn, al sur de Ámsterdam. Lange Frans despliega su cinta métrica y, a paso apurado, nos invita a entrar en su estudio de grabación.

"Aquí no hay mascarilla", suelta, socarrón, este rapero que llegó a ser conocido en los años 90.

Entre dos metáforas musicales, cuenta, orgulloso, el "concierto clandestino" sin medidas de distancia social en el que participó la víspera.

Desde hace unos años sus podcasts tienen éxito en Holanda. En ellos, durante dos horas invita a una personalidad a dar una visión "alternativa" sobre la actualidad.

Covid, accidente del avión MH-370, pedocriminalidad, ovnis... Todo tiene cabida.

"¡Siga la pista del dinero!", exhorta Lange Frans ("El Gran Frans" en holandés), entre posters de Bob Dylan y guitarras.

"Tomemos el caso de Bill Gates. La gente debería informarse sobre él, no tiene título médico ni experiencia en vacunas. El único motivo por el que le hacen tanto caso es porque tiene dinero", sostiene en un inglés impecable.

Para este cuarentón, cuyo canal Youtube suele ser cerrado, la covid es una "telenovela" y una "gripe exagerada" de la que los medios de comunicación no paran de hablar.

Escepticismo 

El domingo de víspera de elecciones legislativas en Holanda, 3.000 personas se congregaron en La Haya contra las restricciones anticovid. Un carnaval vigilado de cerca por la policía.

Semanas antes, Holanda sufrió varias noches de disturbios inusuales tras la imposición de un toque de queda.

En la manifestación participaron activistas populistas, personas que denunciaban un gobierno mundial, defensores de las medicinas naturales.

Los une un denominador común: el escepticismo frente al discurso oficial sobre la pandemia de covid-19.

"No es un virus, es una herramienta para usar su poder. La élite mundial lo organiza, muchos piensan que es demasiado alocado para ser verdad, pero llevan más de 20 años trabajando en ello", opina la restauradora Monique Lustig.

Un poco más lejos, Jeffrey, un estudiante de 21 años, distribuye octavillas denunciando el "Gran Reset", el plan del Foro Económico Mundial para reactivar la economía después del covid-19 que oculta, según él, el control de libertades y la sumisión de la población.

¿Quién creó la pandemia? Cada uno da una respuesta diferente, pero suelen citar a dos avatares del capitalismo global: el organizador del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, y Bill Gates.

"La élite global se está aprovechando de la situación para crear una nueva sociedad. Somos miles aquí convencidos de que no es una pandemia", agrega Ard Pisa, un exbanquero reconvertido en la defensa de la medicina alternativa para curar el cáncer.

"Ocho millones de niños desaparecen por año. Esto forma parte de nuestro mundo, no hay que cerrar los ojos, hay muchos casos de pederastia silenciados", prosigue, abordando uno de los temas favoritos de los partidarios de QAnon.

Esa cifra, transmitida regularmente por las oenegés de protección de la infancia, reagrupa en realidad todas las desapariciones denunciadas, incluidas las fugas, la gran mayoría de las cuales se resuelven.

La legislación boliviana 

Este es el artículo del Código Penal Boliviano que se puede aplicar a las campañas en contra de las restricciones para prevenir la covid-19:

ARTICULO 216°.- (DELITOS CONTRA LA SALUD PUBLICA).

Incurrirá en privación de libertad de uno (1) a diez (10) años, el que:

Propagare enfermedades graves o contagiosas u ocasionare epidemias.

Envenenare, contaminare o adulterare aguas "destinadas" al consumo público, al uso industrial agropecuario y piscícola.

Envenenare, contaminare o adulterare substancias medicinales y productos alimenticios.

Comerciare con substancias nocivas para la salud o con bebidas y alimentos mandados inutilizar.

Cometiere actos contrarios a disposiciones sobre higiene y sanidad o alterare prescripciones médicas.

Provocare escasez o encarecimiento de artículos alimenticios y medicinales, en perjuicio de la salud pública.

Quebrantare medidas de sanidad pecuaria o propagare epizootias y plagas vegetales.

Expendiere o suministrare drogas o substancias medicinales en especie, calidad o cantidad no correspondientes a la receta médica.

Realizare cualquier otro acto que de una u otra manera afecte la salud de la población.

Transmitiere o intentare transmitir el VIH conociendo que vive con esta condición.

Vertiere lixiviados generados en sitios de disposición final, en cuerpos o cursos de agua, así como el que disponga residuos o establezca botaderos adyacentes a cuerpos o cursos de agua, afectando la salud humana o la seguridad alimentaria, y no haya implementado medidas correctivas y de reparación.

En caso que las víctimas pertenezcan a una nación o pueblo indígena originarios en situación de alta vulnerabilidad, la pena será agravada en un tercio.  


Logo El Rayo Floyd Mayweather domina pelea, pero no logra noquear al youtuber Logan Paul
deporte

Floyd Mayweather domina pelea, pero no logra noquear al youtuber Logan Paul

Floyd Mayweather domina pelea, pero no logra noquear al youtuber Logan Paul
La Selección Boliviana aterriza en Chile para su próximo partido de Eliminatorias
deporte

La Selección Boliviana aterriza en Chile para su próximo partido de Eliminatorias

La Selección Boliviana aterriza en Chile para su próximo partido de Eliminatorias
Marquito Bulacia logra su segundo podio en el Campeonato Mundial de Rally
deporte

Marquito Bulacia logra su segundo podio en el Campeonato Mundial de Rally

Marquito Bulacia logra su segundo podio en el Campeonato Mundial de Rally
Argentina anuncia que jugará Copa América en Brasil pese al covid-19
deporte

Argentina anuncia que jugará Copa América en Brasil pese al covid-19

Argentina anuncia que jugará Copa América en Brasil pese al covid-19
Fórmula 1: El mexicano Sergio Pérez reina en el caos de Azerbaiyán
deporte

Fórmula 1: El mexicano Sergio Pérez reina en el caos de Azerbaiyán

Fórmula 1: El mexicano Sergio Pérez reina en el caos de Azerbaiyán
Roger Federer se retira del Roland Garros deporte

Roger Federer se retira del Roland Garros

Roger Federer se retira del Roland Garros
Nadal, Djokovic y Swiatek siguen imparables en Roland Garros, Federer sufre pero gana deporte

Nadal, Djokovic y Swiatek siguen imparables en Roland Garros, Federer sufre pero gana

Nadal, Djokovic y Swiatek siguen imparables en Roland Garros, Federer sufre pero gana
Muere Giuseppe Perrino, futbolista de 29 años, en el partido homenaje a su hermano fallecido deporte

Muere Giuseppe Perrino, futbolista de 29 años, en el partido homenaje a su hermano fallecido

Muere Giuseppe Perrino, futbolista de 29 años, en el partido homenaje a su hermano fallecido
Marquito Bulacia acaba tercero en la segunda jornada del Rally de Cerdeña deporte

Marquito Bulacia acaba tercero en la segunda jornada del Rally de Cerdeña

Marquito Bulacia acaba tercero en la segunda jornada del Rally de Cerdeña
logo gente flash
Reinas de Chuquisaca 2021 se confiesan: quieren poner en marcha proyectos sociales

Reinas de Chuquisaca 2021 se confiesan: quieren poner en marcha proyectos sociales

Reinas de Chuquisaca 2021 se confiesan: quieren poner en marcha proyectos sociales
México se lleva la corona de Miss Universo por tercera vez en su historia

México se lleva la corona de Miss Universo por tercera vez en su historia

México se lleva la corona de Miss Universo por tercera vez en su historia
Miss Universo premia a Lenka Nemer por su proyecto social Huertos Urbanos

Miss Universo premia a Lenka Nemer por su proyecto social Huertos Urbanos

Miss Universo premia a Lenka Nemer por su proyecto social Huertos Urbanos
Lenka Nemer queda fuera de las 21 semifinalistas de Miss Universo

Lenka Nemer queda fuera de las 21 semifinalistas de Miss Universo

Lenka Nemer queda fuera de las 21 semifinalistas de Miss Universo
“¡Hoy es el gran día!”: Lenka Nemer compite esta noche por la corona de Miss Universo

“¡Hoy es el gran día!”: Lenka Nemer compite esta noche por la corona de Miss Universo

“¡Hoy es el gran día!”: Lenka Nemer compite esta noche por la corona de Miss Universo
Nicole Lemaître es Miss Chuquisaca 2021

Nicole Lemaître es Miss Chuquisaca 2021

Nicole Lemaître es Miss Chuquisaca 2021
Divertida celebración doble

Divertida celebración doble

Divertida celebración doble