Ecos

¿QUIÉNES PROTAGONIZARON EL ALZAMIENTO DE 1810?

Héroes del 10 de Noviembre

El próximo miércoles, Potosí conmemorará los 221 años de su alzamiento libertario.

El próximo miércoles, Potosí conmemorará los 221 años de su alzamiento libertario. La fecha, que es la que corresponde a la efeméride departamental, fue fijada para conmemorar los sucesos del 10 de Noviembre de 1810, cuando los habitantes de la Villa Imperial se levantaron contra los representantes de la corona española y los tomaron presos.    

Como la sublevación fue una consecuencia directa del triunfo que las fuerzas rioplatenses obtuvieron en la batalla de Suipacha tres días antes, no pocos investigadores afirman que los potosinos actuaron bajo conveniencia; es decir, que, pese a ser mayoritariamente realistas, se alzaron contra los españoles para evitar represalias por parte de las tropas encabezadas por Juan José Castelli. No obstante, una lectura más cuidadosa de aquellos hechos, con el acompañamiento de pruebas, permite deducir que el alzamiento de Potosí fue el resultado de un proceso que ya llevaba madurando algún tiempo y la noticia de Suipacha fue su detonante.    

Los involucrados

La historia oficial señala que el levantamiento del 10 de Noviembre estuvo liderado por varias personas cuyos nombres aparecen en la plaqueta que está en la estatua de la libertad: Salvador Matos, Pedro A. Ascárate (sic), Eustaquio Eguívar, Alejo Nogales, Joaquín de la Quintana, Manuel Millares, Manuel Molina, Mariano Subieta, Melchor Daza, Diego Barrenechea y Pedro Costas.

No obstante, las publicaciones al respecto, desde los “Apuntes para la historia de la revolución del Alto-Perú hoy Bolivia” (1855, varios) hasta “Potosí durante la independencia de Charcas 1810-1817” (1989, Edgar Valda) presentan una variante al respecto: muchos de esos hombres estaban presos cuando estalló la insurrección.

Según los “Apuntes…”, la insurrección de Potosí estuvo motivada por la de Chuquisaca, ocurrida el 25 de Mayo de 1809, puesto que, “pasadas las primeras alteraciones fué (sic) que tuvieron lugar ocultos manejos de una docena de hombres, que quisieron aprovechar las circunstancias en favor de la libertad: con tal objetivo salieron para La Paz el Dr. Mariano Michel y Mercado, el Dr. (Bernardo) Monteagudo para Potosí y otros á otras partes”. Lo que pretendían estas comisiones era lograr la adhesión de esas ciudades al alzamiento de La Plata.

“Fueron mui diferentes las impresiones que la conmosion (sic) del pueblo de Chuquisaca hizo en las provincias del Alto-Perú —agrega el documento—. El gobernador intendente de Potosí Don Francisco de Paula Sanz se declaró en contra de los acontecimientos de esa ciudad: amenazó con la guerra á su gobierno, y lo obligó a ponerse en armas, levantar tropas y fuertes consultando la defenza del pueblo. Sanz encuarteló el batallón de milicias al mando de su coronel Don Indalecio Gonzales de Socasa, y separó a los oficiales americanos para reemplazarlos con europeos, a pesar de que los primeros tenían despachos del Rey: esto disgustó much á los hijos del país…”.

Poco más adelante, el impreso señala que “los jefes del batallón de Azogeros manifestaron su opinión en favor de lo sucedido en la ciudad de la Plata, y por este motivo mandó Sanz prender al Coronel D. Pedro Antonio Ascarate, y al teniente coronel D. Diego de Barrenechea. Por la misma causa hizo presos al alferes (sic) real D. Joaquín de la Quintana, al ensayador del Banco D. Salvador Matos, á cuatro Nogales hermanos, al escribano Toro y á otros”. 

“Ante graves sospechas de simpatías de los oficiales americanos (con los alzamientos de Chuquisaca y Buenos Aires, el gobernador de Potosí, Francisco de Paula Sanz), separó del ‘Batallón de Cívicos’ como del ‘Batallón de Azogueros’ al coronel Pedro Antonio Azcárate, al teniente coronel Diego de Barrenechea, al alférez real Joaquín de la Quintana, al ensayador del Banco Salvador Matos, a cuatro hermanos de apellido Nogales y al escribano (Mariano) Toro, entre otros ciudadanos, ordenando la prisión de todos estos”, publicó el tataranieto de Daza, Ernesto, quien, cuatro páginas más adelante, agrega que también estaban presos Mariano Subieta, los hermanos Millares, Eustaquio Eguívar, Manuel Orozco y Pedro Costas. No obstante, hay una contradicción en un nombre, en el de Mariano Subieta, ya que Subieta Sagárnaga lo incluye en la reunión previa al alzamiento: “D. Manuel Molina, D. Melchor Daza, D. Mariano Subieta y otros adscritos a la ‘Junta Patriótica’, de acuerdo con algunos conjurados, lograron reunir un respetable grupo de patriotas en el que no faltaron algunas señoras y sacerdotes que prestaron apoyo y estímulo con su palabra y su presencia a los miembros de la junta”, escribió Luis Subieta Sagárnaga.

Si confrontamos esas listas con los nombres de la plaqueta, veremos que, de los líderes de los conspiradores, solo estaban libres Molina, Subieta y Daza así que habría que atribuirles el protagonismo del alzamiento. “El patriota Manuel Molina tomó preso al gobernador Francisco de Paula Sanz y lo condujo a su domicilio —prosigue Daza—. El general Vicente Nieto, presidente de la Audiencia de Charcas, a la sazón en Potosí; el general José de Córdoba y Rojas quedaron detenidos en la Casa de la Moneda”.

Bajo el supuesto de que también Mariano Subieta estaba libre, Luis Subieta cayó en contradicciones cuando publicó, con motivo del centenario del alzamiento, que el primero de los nombrados “el 10 de noviembre de 1810 se apoderó de la guardia en unión del coronel don Diego Barrenechea, y desarmándola, apoyado por el pueblo de Potosí, que en tumulto acudió al cuartel, pasó a formar un cuerpo de cívicos inscribiéndose él en primer lugar en la lista de voluntarios”. En esta versión, no solo Subieta sino también Barrenechea aparece libre, a menos que este episodio haya ocurrido luego de que los prisioneros fueron liberados. 

Subieta Sagárnaga continúa su relato: “La reunión se llevó a cabo sigilosamente, a altas horas de la noche del 9 de noviembre en el ingenio del azoguero Zamudio, donde se prestó el juramento ante el presbítero Nogales, que presidió el acto, de amotinar al pueblo, deponer a las autoridades y apoyar a la junta de gobierno de Buenos Aires y el ejército de Castelli". 

En ese párrafo encontramos dos nombres más o, mejor, dos apellidos, Zamudio y Nogales. De este último se escribe que era sacerdote así que, siempre siguiendo a Subieta, se puede deducir que se trataba de Gregorio. Por lo que se lee, es ético sumarlos al movimiento revolucionario que, como se ve, tuvo una planificación y no fue, como dicen algunos, un montaje de los potosinos para evitar que el ejército rioplatense asaltara sus posesiones al llegar de Suipacha.

Subieta Sagárnaga afirmó que Mariano Subieta “aún no había cumplido 19 años cuando ingresó á la sociedad secreta que en 1809 se fundó en Potosí en favor de la causa americana, y marchó de comisionado a Chuquisaca para entrar en acuerdos con los patriotas que preparaban el movimiento revolucionario del 25 de Mayo”. 

Según Ernesto Daza, su tatarabuelo había sido contactado por Bernardo Monteagudo. “Como se tiene documentado, Melchor Daza encabezó el levantamiento del pueblo de la Villa Imperial liberando a los prisioneros Mariano Subieta; Salvador Matos; los hermanos Juan José, Mariano (el mayor), Mariano (el menor), Alejo y demás integrantes de la familia Nogales; Joaquín de la Quintana, los hermanos Millares, Pedro A. Azcárate, Eustaquio Eguivar, Diego Barrenechea, Mariano Toro, Manuel Orozco y Pedro Costas; quienes estuvieron presos por órdenes del general Nieto y del gobernador Francisco de Paula Sanz; incorporándose todos ellos al movimiento revolucionario”, afirma. 

El 25 de noviembre de 1810, el ejército auxiliar rioplatense encabezado por Juan José Castelli ingresó a Potosí y se hizo dueño de la situación. En diciembre de 1810, Nieto, Sanz y Córdoba fueron juzgados y condenados a muerte. Se los ejecutó públicamente en la plaza mayor, ante la aflicción del pueblo potosino que tenía en alta estima a su gobernador.

En virtud a estos datos, los ejecutores del alzamiento, y consiguientes héroes del 10 de Noviembre serían Manuel Molina, Mariano Subieta y Melchor Daza •

(*) Juan José Toro es presidente 2018-2020 de la Sociedad de Investigación Histórica de Potosí (SIHP).

El máximo héroe

Según escribió Luis Subieta Sagárnaga, Daza nació en Potosí el 7 de enero de 1791 así que contaba con escasos 19 años cuando se produjo el alzamiento. “Entre los héroes del 10 de Noviembre de 1810, descuella el señor Melchor Daza en primera fila, organizando el nuevo Cabildo y encabezando al pueblo en el levantamiento, al que le dirige una notable arenga desde una de las tribunas de la casa de gobierno exaltando su ardor patriótico —escribió—. Fue él quien influyó en gran manera para que el pronunciamiento por la libertad se realizara en el mayor orden y sin efusión de sangre”. 

Agrega que Daza fue “signatario del acta de independencia como representante por Potosí en el congreso de 1825” pero, a partir de ahí, salta cronológicamente hasta 1832, cuando el personaje que nos ocupa pasó a desempeñar las funciones de administrador del Tesoro Público. Existía todo un vacío entre 1810 a 1825 y entre 1825 y 1832.

Pero Ernesto Daza Rivero logró llenar los vacíos:

“Don Melchor Daza se unió al ejército auxiliar en Potosí. Actuó primero en el regimiento ‘Húsares de la Patria’ como teniente graduado del mismo, habiendo intervenido con ese grado en la Batalla de Huaqui, producida el 20 de junio de 1811, batalla victoriosa para las armas de la corona española.

“Derrotado, el primer ejército auxiliar enviado por la Junta de Buenos Aires tuvo que huir, vía Potosí, hasta el norte argentino, estableciéndose en Jujuy y Salta desde donde combatió Melchor Daza por la independencia patria”.

A partir de entonces, el héroe potosino aparece en las más importantes batallas, campañas y acciones de la Guerra de la Independencia. 

Sin embargo, si le creemos a Subieta Sagárnaga, encontraremos que los otros dos protagonistas del alzamiento del 10 de Noviembre, Mariano Subieta y Manuel Molina, también se marcharon con los rioplatenses. La diferencia es que, tras la derrota de Pocona, el primero “huyó al Perú, de allí a Colombia, donde se alistó en las filas del ejército de Nariño”. A partir de ahí, Mariano Subieta sufriría una serie de peripecias, con prisiones y sentencias incluidas, hasta antes de volver a su patria, ya en 1825. Molina se apartó del ejército rioplatense aún antes, tras la derrota en Viluma.   

El caso de Daza es diferente. Él permaneció con el ejército rioplatense, al que sentía como suyo, y estuvo con este hasta el final de la guerra. Participó en acciones tan memorables como las batallas de Tucumán y Salta. Tras la muerte de Juan Manuel Asencio Padilla, Güemes lo envió a apoyar a su viuda, Juana Asurdui, así que combatió junto a la célebre guerrillera. 

En este periodo es preciso resaltar su participación en la Batalla de Pichincha, con la que Sucre consiguió la libertad del territorio que hoy se conoce como Ecuador. “Estuvo en la célebre batalla de Pichincha, en la que comandó el batallón argentino ‘Cazadores  a caballo’. La victoria alcanzada el 22 de mayo de 1822 constituyó uno de los grandes hitos de la emancipación de la América hispana”, escribió Eduardo Trigo.

También es digna de mencionar su participación en la Batalla de la Tablada de Tolomosa en la que combatió bajo las órdenes de Gregorio Araoz de la Madrid. Sobre esta, Trigo escribe que “el jefe argentino en informe elevado al general Manuel Belgrano le decía entre otros conceptos: ‘La bravura de todos los oficiales y tropa, los hace acreedores a especial consideración de Vuestra Excelencia, pues desde que tengo el honor de militar bajo las órdenes de la Patria aseguro a Vuestra Excelencia… que no he visto batirse jamás con igual energía, porque todos a porfía se han distinguido en cuantos puntos han sido destinados…. Mis ayudantes Don Manuel Cainzo, Don Melchor Daza y don Manuel Rico, lo mismo que mi segundo benemérito sargento mayor Don Antonio Giles… han desempeñado sus funciones con el valor y denuedo debido…’”.

Y lo sorprendente es que no solo participó en las acciones referidas sino que estuvo en la Batalla de Tumusla, que fue la que selló la independencia de Charcas. Fue, por lo tanto, uno de los verdaderos libertadores de Bolivia y, para rematar esa condición, fue uno de los firmantes del Acta de la Independencia; es decir, uno de los fundadores del país. 

 


Si deseas más información puedes suscribirte a nuestros canales oficiales:

También nos puedes visitar en Facebook | Twitter | Instagram


Logo El Rayo Los rostros de los ganadores del Circuito Oscar Crespo 2021
deporte

Los rostros de los ganadores del Circuito Oscar Crespo 2021

Los rostros de los ganadores del Circuito Oscar Crespo 2021
Premian a los campeones del Circuito Oscar Crespo versión Bodas de Oro
deporte

Premian a los campeones del Circuito Oscar Crespo versión Bodas de Oro

Premian a los campeones del Circuito Oscar Crespo versión Bodas de Oro
Recuento de incidentes y adrenalina en media jornada del Circuito Oscar Crespo
deporte

Recuento de incidentes y adrenalina en media jornada del Circuito Oscar Crespo

Recuento de incidentes y adrenalina en media jornada del Circuito Oscar Crespo
Conoce al único binomio femenino de las Bodas de Oro del Circuito Oscar Crespo
deporte

Conoce al único binomio femenino de las Bodas de Oro del Circuito Oscar Crespo

Conoce al único binomio femenino de las Bodas de Oro del Circuito Oscar Crespo
En vivo: Segunda jornada del Circuito Oscar Crespo
deporte

En vivo: Segunda jornada del Circuito Oscar Crespo

En vivo: Segunda jornada del Circuito Oscar Crespo
Una persona sin manos dijo presente en las Bodas de Oro del Oscar Crespo deporte

Una persona sin manos dijo presente en las Bodas de Oro del Oscar Crespo

Una persona sin manos dijo presente en las Bodas de Oro del Oscar Crespo
El Oscar Crespo probó a los binomios, que volvieron a Sucre después de año y medio deporte

El Oscar Crespo probó a los binomios, que volvieron a Sucre después de año y medio

El Oscar Crespo probó a los binomios, que volvieron a Sucre después de año y medio
¡El doblete de Castrillo!: Se queda con la RC2N y, antes, logró la categoría de Antaño deporte

¡El doblete de Castrillo!: Se queda con la RC2N y, antes, logró la categoría de Antaño

¡El doblete de Castrillo!: Se queda con la RC2N y, antes, logró la categoría de Antaño
Podio casi pleno para los Careaga en la Proto del Circuito Oscar Crespo deporte

Podio casi pleno para los Careaga en la Proto del Circuito Oscar Crespo

Podio casi pleno para los Careaga en la Proto del Circuito Oscar Crespo
logo gente flash
Stigma regresa con un nuevo  concepto de discoteca

Stigma regresa con un nuevo concepto de discoteca

Stigma regresa con un nuevo concepto de discoteca
La Marketería: “Somos la primera agencia chuquisaqueña  que llega a premios internacionales”

La Marketería: “Somos la primera agencia chuquisaqueña que llega a premios internacionales”

La Marketería: “Somos la primera agencia chuquisaqueña que llega a premios internacionales”
Kaiseki Sushi: la cocina asiática con ingenio Boliviano

Kaiseki Sushi: la cocina asiática con ingenio Boliviano

Kaiseki Sushi: la cocina asiática con ingenio Boliviano
Reina Hispanoamericana: Ecuador conquista el premio al Mejor Traje Típico

Reina Hispanoamericana: Ecuador conquista el premio al Mejor Traje Típico

Reina Hispanoamericana: Ecuador conquista el premio al Mejor Traje Típico
Candidatas a Reina Hispanoamericana se concentran en Sucre

Candidatas a Reina Hispanoamericana se concentran en Sucre

Candidatas a Reina Hispanoamericana se concentran en Sucre
Cervecería Sureña celebra sus Bodas de Oro

Cervecería Sureña celebra sus Bodas de Oro

Cervecería Sureña celebra sus Bodas de Oro
Primer aniversario  de Malaba

Primer aniversario de Malaba

Primer aniversario de Malaba