Local

AGUAS SUCIAS Y CONTAMINADAS ATORMENTAN AL VECINDARIO

Bajo Tucsupaya pide pasarela

Ubicado a orillas del Quirpinchaca, el barrio requiere la dotación de servicios sanitarios

Santiago Picha es un vecino de la tercera edad que vive hace más de medio siglo en el ahora barrio Bajo Tucsupaya Final (muy próximo a otro sector también conocido como “barrio bancario”). En casi medio siglo, gran parte de esa antigua hacienda y lechería se fue transformando en una de las pocas zonas residenciales de la ciudad.

No obstante, ese crecimiento no siempre fue armónico debido a que la quebrada de Quirpinchaca, que recorre varios kilómetros desde su naciente en Lajastambo, se convirtió en un límite físico y sociocultural muy visible a lo largo de su curso. De un lado, el vecindario cuenta con todos los servicios básicos y sus edificaciones responden a un estándar económico de clase media alta. Mientras, a pocos metros, la antigua periferia rural muestra todavía su cruda realidad. Vadear a pie aguas contaminadas e insalubres para alcanzar la parada de micros más cercana o verse en medio de la crecida del río en época de lluvias son parte de la vida cotidiana de un grupo de habitantes de Bajo Tucsupaya que reclama, al menos, la construcción de una pasarela peatonal.

La construcción de esa estructura podría aliviar en gran medida la angustia por la que atraviesa ese grupo de familias que también desconfía de sus dirigentes, quienes, según dicen, solamente los convocan cuando necesitan de alguna protesta colectiva, para después dispersarse en medio de una total dejadez.

El problema se acrecienta con las aguas residuales de otros populosos barrios cercanos, Villa Armonía y El Rollo, los cuales vierten sus desechos líquidos hacia la cuenca del Quirpinchaca y desembocan junto al castigado barrio.

Santiago ha visto crecer a sus hijos y nietos en medio de aguas negras y malolientes; también ha sufrido la angustia de la amenaza de las riadas, muchas veces en horas de la tarde cuando los niños y jóvenes vuelven de la escuela. “Vivimos una pena, el agua baja color chicha, la hediondera y el basural son algo grave”, se queja.

Este barrio construido sobre una pequeña prolongación de tierra que desafía el curso del río tampoco cuenta con los servicios sanitarios básicos como alcantarillado. Los niños de la zona viven bajo la permanente amenaza de infecciones y muchos de ellos suelen enfermar con frecuencia, según cuenta un padre de familia. "Estamos rodeados de otros barrios como Bancario, Los Tarcos y Alto Sucre, donde tienen todos los servicios", manifiesta Norma Picha, quien se ha convertido en portavoz de las necesidades de su vecindario.

El alumbrado público culmina en el sector residencial, donde también se encuentran instalados los medidores de luz del vecindario, de manera que se pueda facilitar su lectura a los encargados de la Compañía Eléctrica.

Según cuentan los vecinos de Bajo Tucsupaya Final, hace algún tiempos se interrumpió el único acceso de motorizados que era utilizado para el aprovisionamiento de las familias. Esta acción provocó la molestia del vecindario que fue interpretada como una falta de solidaridad por parte de quienes habitan la zona residencial.

Los vecinos pretenden que, a partir de la publicación de sus reclamos, puedan también levantar la iniciativa de sus dirigentes, pues señalan que muy pocas veces recibieron la visita de autoridades municipales para conocer la situación de ese sector.

De momento, lo que más los preocupa es la llegada de la época de lluvias. Desde hace muchos años, la zona vive asediada por las incomodidades que se generan a partir del aumento del caudal del río.

LOS VECINOS

Norma Picha

"Las aguas servidas bajan de Villa Armonía, de El Rollo, cuando empieza a hacer calor es un riesgo para los niños".

Santiago Picha

"Tengo nietos que van a la escuela y necesitamos urgente un puente pasarela, nadie se preocupa, no van a las reuniones".

Antonio Villalba

"Mi hija ha estado enferma por la contaminación. Queremos que se solucione con un puente. Se tiene que arreglar". 

Casilda Canaviri

"En tiempos de lluvia los niños están en la escuela y es muy peligroso, también el olor afecta a todos. Nos podemos enfermar." 


Logo El Rayo Final electrizante
deporte

Final electrizante

Final electrizante
Boleto a Santa Marta
deporte

Boleto a Santa Marta

Boleto a Santa Marta
Cuatro de seis
deporte

Cuatro de seis

Cuatro de seis
José Marañón va por más en el fútbol de salón
deporte

José Marañón va por más en el fútbol de salón

José Marañón va por más en el fútbol de salón
El Rojo se cuida
deporte

El Rojo se cuida

El Rojo se cuida
Bádminton: Chuquisaca aporta en la Selección deporte

Bádminton: Chuquisaca aporta en la Selección

Bádminton: Chuquisaca aporta en la Selección
A paso dubitativo deporte

A paso dubitativo

A paso dubitativo
Pluris en la Capital deporte

Pluris en la Capital

Pluris en la Capital
Nadal Apabullante deporte

Nadal Apabullante

Nadal Apabullante
logo gente flash
Odio el egocentrismo y arrogancia

Odio el egocentrismo y arrogancia

Odio el egocentrismo y arrogancia
Mega liquidación Lumens

Mega liquidación Lumens

Mega liquidación Lumens
Lanzamiento de “Total Lubricantes”

Lanzamiento de “Total Lubricantes”

Lanzamiento de “Total Lubricantes”
Inauguración de “Lo Nuestro”

Inauguración de “Lo Nuestro”

Inauguración de “Lo Nuestro”
Inauguración de Multi Market

Inauguración de Multi Market

Inauguración de Multi Market
Cumpleañero de la semana

Cumpleañero de la semana

Cumpleañero de la semana
Montessori, 10 años construyendo Bolivia

Montessori, 10 años construyendo Bolivia

Montessori, 10 años construyendo Bolivia