Local

EL CEMENTERIO GENERAL NO ESTUVO TAN LLENO COMO EN AÑOS ANTERIORES

Día de los Fieles Difuntos reunió a miles de familias

La población se dio modos para llegar al Camposanto y visitar a sus difuntos

Con cariño y añoranza, miles de personas celebraron ayer el Día de los Fieles Difuntos participando en misas, asistiendo al Cementerio General con ramos de flores, o invitando a sus amistades a compartir los alimentos típicos de esta festividad, en “mesas” armadas para recibir las almas de sus seres queridos.

Una vez más, la tradición del preparado de masitas, de comprar guirnaldas o servirse la comida y la bebida favorita del difunto, con el infaltable mondongo chuquisaqueño, se mezcló con la alegría y, a la vez, la tristeza que conlleva el recordar a quienes ya partieron de este mundo.

A pesar de los bloqueos, la población se dio formas para llegar hasta el patrimonial cementerio de Sucre. Las gorras y las sombrillas fueron los principales aliados de quienes caminaron largas distancias para protegerse de los intensos rayos del sol.

MISA PARA DIFUNTOS

Mientras unos aprovecharon las primeras horas del día para dirigirse al camposanto, otros prefirieron llegar a media mañana y participar de la misa de los fieles difuntos celebrada por el capellán del hospital Santa Bárbara, David Coa, en el pabellón donde está ubicada la tumba en honor a los héroes de La Calancha y a Huáscar Aparicio.

Algunos todavía cambiaban las flores secas de los jarrones; es el caso de doña Marina Gutiérrez quien en medio de ese ajetreo relató a CORREO DEL SUR cómo prepara la mesa para recibir las almas de los difuntos.

“El agua no puede faltar porque ellas (las almas) llegan cansadas de su viaje. Se coloca una jarra con varios vasos, además de las masitas, el mondongo, la sopa de arroz y de desayuno, chocolate con pan. Es lo que siempre preparo cada año y, ya en la tarde, nos servimos todo lo preparado en familia”, contó.

Rosario López, presidenta del Concejo Municipal y viuda del cantautor chuquisaqueño Aparicio, también estuvo ayer en el cementerio y compartió cómo prepara la mesa para recibir a las almas de su padre, esposo e hijo, Gustavo Aparicio.

“En la mañanita hemos hecho chocolate con masas para Huáscar, cocoa con leche y huevo para Gustavo y café para mi papá. Para el almuerzo, cocinamos ají de lengua, giba y panza rebozada”, detalló a este diario.

“La foto de Huáscar cayó a uno de los platos sin razón, y eso nos indicó que él estaba con nosotros y que estaba contento y con hambre”, concluyó López.

Sacerdote pide no olvidar a los muertos

El valor de celebrar estas fechas radica en recordar no solo a la persona que fue nuestro ser querido, sino el legado que dejó: valores, principios, costumbres que son transmitidas como una herencia mejor que los bienes materiales.

Ese es el criterio del sacerdote David Coa, quien estuvo a cargo de la celebración de la misa en honor a los fieles difuntos, ayer, en el Cementerio General de Sucre.

“En nuestras culturas se dice que al tenerlos en nuestra memoria hacemos que ellos vivan en la eternidad. Sin esa memoria viva tienden a desaparecer en la perpetuidad. El olvido es la muerte definitiva”, manifestó Coa a CORREO DEL SUR.

La cantidad de personas que asisten a la misa de difuntos es tan grande que ayer se tuvo que improvisar un altar en uno de los pabellones del camposanto. De todos modos, el sol hizo que muchos buscaran la sombra, dispersándose en medio de los nichos.

Por esta situación, el padre Coa sugirió a las autoridades municipales habilitar un lugar más adecuado para la celebración de la misa. “Sería un gesto muy bonito”, dijo.

Aunque diferentes, todos los k'anchacus tuvieron la intención de mostrar afecto por sus difuntos

Los tradicionales k’anchacus prevalecieron ayer en cientos de hogares de Sucre. Desde los más sencillos hasta algunos más lujosos, siempre con la intención de recordar, principalmente, a quienes tienen seis meses o un año de fallecidos.

Angélica Taborga preparó junto con su hermana, con cuatro días de anticipación, pan dulce, rollo de queso, mantecados y tanta wawas para recordar los seis meses del fallecimiento de su madre. Además, decidieron preparar un picante de carne con fideo para invitar a quienes visitaron su domicilio.

“Yo soy de Redención Pampa y es la primera vez que hago un k’anchacu, pero, como vivo (hace) 35 años aquí, ya aprendí cómo hacerlo”.

Con la compra de las coronillas, un barril de chicha y los ingredientes para las masas y la comida, Taborga invirtió cerca de 6.000 bolivianos. “Y eso que es algo sencillo”, aclaró al lamentar que no haya podido imprimir invitaciones por los bloqueos en la ciudad. Pese a esto tuvo una buena asistencia, sobre todo de gente joven.

Con menos inversión, pero con el mismo cariño, Francisco Iglesias preparó una tumba en el nicho de su padre, Pedro Iglesias Tito, quien fue benemérito de la patria y falleció hace 29 años.

Esta vez, Francisco colocó mangos, manzanas, algunas masitas y un poco de vino. “El primer año de su muerte realicé un k’anchacu para 200 personas con masitas, cocteles de tumbo y chicha, y nos quedamos hasta las tres de la tarde, nada más. Ahora solo hice esta pequeña tumba”, explicó a CORREO DEL SUR.


Si deseas más información puedes suscribirte a nuestros canales oficiales:

También nos puedes visitar en Facebook | Twitter | Instagram


Logo El Rayo Squash boliviano sigue en crecimiento
deporte

Squash boliviano sigue en crecimiento

Squash boliviano sigue en crecimiento
La FBF se reunirá para analizar el Clausura
deporte

La FBF se reunirá para analizar el Clausura

La FBF se reunirá para analizar el Clausura
Noviembre,  un mes clave
deporte

Noviembre, un mes clave

Noviembre, un mes clave
A prueba
deporte

A prueba

A prueba
Liga de instituciones gana terreno en Sucre
deporte

Liga de instituciones gana terreno en Sucre

Liga de instituciones gana terreno en Sucre
Se atascan deporte

Se atascan

Se atascan
Accidente fatal deporte

Accidente fatal

Accidente fatal
Liverpool gana y lidera deporte

Liverpool gana y lidera

Liverpool gana y lidera
Juventus sigue en la cima deporte

Juventus sigue en la cima

Juventus sigue en la cima
logo gente flash
“Un hit dura 2 o 3 meses y luego se vuelve desechable. No hay leyendas”

“Un hit dura 2 o 3 meses y luego se vuelve desechable. No hay leyendas”

“Un hit dura 2 o 3 meses y luego se vuelve desechable. No hay leyendas”
 Yesenia Villagómez es Miss Talento

Yesenia Villagómez es Miss Talento

Yesenia Villagómez es Miss Talento
Cámara y acción en San Francisco Xavier

Cámara y acción en San Francisco Xavier

Cámara y acción en San Francisco Xavier
Paola festejó su cumpleaños

Paola festejó su cumpleaños

Paola festejó su cumpleaños
Una dulce tradición

Una dulce tradición

Una dulce tradición
Claves para la prevención

Claves para la prevención

Claves para la prevención
Compiten en Dubái

Compiten en Dubái

Compiten en Dubái