Solo una barda y un arado

Solo veías un paredón grueso, de esos que van quedando cuando ya todo se cayó, y hasta las piedras de los potreros, ya en la tierra, se huyen rodando, buscando en donde servir de algo… Ahí en ese paredón estaba recargado un arado inservible. Sin “reja” pues, como pistola sin balas, como cuchillo sin hoja… Paredón y arado ya se conocían todas sus mentiras. Las verdades eran pocas. Una sirvió para detener el viento y el otro para rajar la tierra. ¿Cuánta plática se puede sacar de eso? Muy poca, por eso cuando platicaban, inventaban.

Esa barda era lo único que quedaba del casco de lo que alguna vez fue una hacienda. Sus hondos sentires anidaban en aquellos que fueron momentos de sobrades, hartura y poderío. Esa tapia descarapelada fue parte del frente de la hacienda, de forma que en sus ayeres escuchó lo mero principal, díceres de tantísima gente quienes caminando o montando pisaban el camino empedrado que les conducía a la entrada grande; carretas, carretones y carruajes, todo pasaba por ahí, a los pies de su altura. Por esa razón la barda sabía de tratos, pleitos, peticiones y mentiras… De frente podía ver todo lo que se acercaba y penetraba al casco de la hacienda. En fin, “en sus tiempos tuvo noche y día para ver y oír…”, dijo el paredón, que guarda como recuerdo especial las pláticas de amor, unas prometiendo, otras pidiendo, en aquellas noches en donde su atención se acercaba a los ventanales.

Su charla inició diciendo:

?Todo empezó para mi mal. Desde que se dieron los primeros fusilamientos, los cuerpos rebotaban en mí y los chorros de sangre hicieron que mi santo se volteara y me diera la espalda. Y aquí estoy, como vieja sin dientes, mutilada y sin el consuelo de una ventana. No tengo más que a este arado sin “reja” al que sirvo de recargadera. Solo soy un pedazo de barda de lo que fue una hacienda. Y ni siquiera me puedo suicidar. Seguramente algo muy fuerte debo allá, mero arriba.

?Ya déjate de quejas aquí ante la visita ?dijo el arado?. Ciertamente que fuiste grande, pero ayer aquí estabas y hoy mismo aquí estás. No, yo extraño más. Me paseaba de surco en surco, no solo abriendo la tierra para recibir la semilla, no; también rompía terrones y sacaba piedras, volteaba la tierra para formar el surco. Todo en ese paseo que mal no terminaba cuando ya estaba empezando de nuevo. En tierra seca como tú misma ?y el arado se recargó más en el paredón?, o en tierrita húmeda que lavaba mi “reja” como si fuera mi propia cara, que hasta me hacía sentir que a cada rato me bautizaba.

LO MÁS LEÍDO...

Albañil queda atravesado por una varilla
1

Albañil queda atravesado por una varilla

Seguridad
Se importarán 162 millones de moscas para luchar contra plaga
2

Se importarán 162 millones de moscas para luchar contra plaga

Economía
¿Le arrancó una oreja? Lleva un año en prisión
3

¿Le arrancó una oreja? Lleva un año en prisión

Seguridad
El Alto: Aparece muerto un hombre luego del cierre de campaña del MAS
4

El Alto: Aparece muerto un hombre luego del cierre de campaña del MAS

Seguridad
Colegio de Potolo atrae atención de científicos
5

Colegio de Potolo atrae atención de científicos

Local
Amplían la investigación contra director de DGAF
6

Amplían la investigación contra director de DGAF

Seguridad
Denuncian sacrificio de animales en La Calancha
7

Denuncian sacrificio de animales en La Calancha

Seguridad
¿Quién será el otro clasificado?
8

¿Quién será el otro clasificado?

Deporte
Pacientes renales en alerta por mejores condiciones
9

Pacientes renales en alerta por mejores condiciones

Local
En Tarija y Oruro: Deciden desconocer victoria del MAS
10

En Tarija y Oruro: Deciden desconocer victoria del MAS

Política
Así, entre gritos a favor y en contra de Evo, comenzó el acto inaugural de La Sombrerería
1

Así, entre gritos a favor y en contra de Evo, comenzó el acto inaugural de La Sombrerería

Cultura
Accidente de tránsito en ruta Sucre-Potosí deja tres fallecidos
2

Accidente de tránsito en ruta Sucre-Potosí deja tres fallecidos

Seguridad
Al borde del abismo
3

Al borde del abismo

Deporte
La Fexpo sube al Piso 21
4

La Fexpo sube al Piso 21

Local
Albañil cae sobre un fierro que atraviesa su tórax
5

Albañil cae sobre un fierro que atraviesa su tórax

Seguridad
Denuncian nueva violación en Sucre
6

Denuncian nueva violación en Sucre

Sociedad
U: Fijan montos y fechas para preuniversitarios
7

U: Fijan montos y fechas para preuniversitarios

Local
Hombre y policías confabulan para quedarse con dinero
8

Hombre y policías confabulan para quedarse con dinero

Seguridad
El centro La Sombrerería se inaugurará el domingo
9

El centro La Sombrerería se inaugurará el domingo

Local
Azucena y Luis Miguel continúan desaparecidos
10

Azucena y Luis Miguel continúan desaparecidos

Seguridad