EDITORIAL

Una fiesta casi privada

El 6 de Agosto de 2018, cuyo advenimiento llegó a temerse en algunos momentos, ya es un recuerdo. Afortunadamente, su saldo no dejó nada que lamentar, más allá de la actitud sectaria, tanto de oficialistas como opositores.

Sin embargo, para llegar a este balance tuvo que desarrollarse toda una estrategia, fundamentalmente del lado gubernamental, que, aunque no evitó las protestas, por lo menos las redujo a su mínima expresión.

Potosí fue la ciudad elegida para los actos centrales de homenaje a la fundación de Bolivia, nacida en Sucre, hace 193 años. Eso motivó que gran parte de la cúpula de gobierno llegara a la Villa Imperial pero también opositores cuyo propósito era gritar “Bolivia dijo no” en los actos oficiales.

Luego de una primera tendencia en el sentido de evitar dichas protestas —y hasta de amenazar con enfrentamientos, como hizo un dirigente potosino de la confederación de campesinos—, el Gobierno volvió a sus cabales y anunció que no se reprimiría ninguna manifestación de descontento. Eso sí, asumió medidas para evitar descontroles o posibles avasallamientos de espacios destinados a las autoridades.

Para ello, fue preciso copar las calles, prácticamente secuestrarlas, porque fue la única manera de evitar que cívicos y opositores ingresaran al trayecto para gritar sus consignas.

Todas las bocacalles del trayecto fueron cerradas por rejas cuyo cuidado estuvo a cargo de policías. El cuidado comenzó en el inicio y se mantuvo hasta el final del trayecto, en la plaza 10 de Noviembre. Mientras duró el desfile, ninguna persona pudo ingresar o salir del recorrido y eso dio lugar a múltiples protestas porque muchas personas no consiguieron ni siquiera ingresar a sus domicilios y hubo casos de pasajeros en tránsito que debieron pagar un día más de alojamiento porque no se les permitió pasar hasta sus hoteles.

Con ese control se evitó que los cívicos y otros opositores llegaran hasta el palco a gritar sus consignas mientras allí todavía estaba el presidente. Con el fin de acortar su visita, el Jefe de Estado incluso pronunció uno de los discursos más cortos de su largo mandato aunque para ello fue determinante la actuación de la raquítica bancada opositora que gritó “Bolivia dijo no” mientras él hablaba en la Casa de Moneda.

Así, los actos centrales de homenaje a la fundación de Bolivia se realizaron casi de manera privada; es decir, entre autoridades oficialistas y sus militantes o simpatizantes. El cierre de las calles tuvo el efecto de las puertas en lugares donde se celebra una fiesta privada, con solo los invitados dentro.

Como era previsible, el Comité Cívico Potosinista (Comcipo) no pudo ingresar al trayecto del desfile sino hasta que hubo salido la última institución oficialista. Entre roces y aplausos, llegó hasta la plaza principal e incluso se adueñó del palco oficial pero el presidente ya se había ido. Sus dirigentes hicieron las veces de autoridades que aplaudieron el paso de las instituciones contestatarias.

Así transcurrieron los actos de homenaje al 6 de Agosto. Potosí no tuvo la fiesta que esperaba pero lo más importante es que, más allá de cuestiones efectistas, no hubo enfrentamientos físicos y ahora no estamos hablando de detenidos y mucho menos de heridos. Si hubo incidentes, que involucraron el uso de agentes químicos, éstos fueron aislados.

No hubo violencia pero sí insumos para el análisis de la relación entre el gobierno y la ciudad que fue el escenario de los actos centrales. Hasta hace ocho años, cuando se produjo la huelga de los 19 días sustentada por COMCIPO, el MAS no tenía rival en Potosí pero los errores cometidos entonces —repetidos y agravados cinco años después, en la huelga de los 27 días— determinaron una ruptura que, según se vio ayer y en un clima politizado, será difícil de superar, algo que vale tener en cuenta cuando se piensa en la relación entre la población y el poder.

No hubo enfrentamientos físicos y ahora no estamos lamentando detenidos y mucho menos heridos, pero sí quedan insumos para el análisis de la relación entre el Gobierno y la población en un clima politizado

LO MÁS LEÍDO...

Aprobado en el Senado el “Bono Contra el Hambre” de 1.000 bolivianos
1

Aprobado en el Senado el “Bono Contra el Hambre” de 1.000 bolivianos

Política
Cómo evitar una recaída luego de vencer al coronavirus
2

Cómo evitar una recaída luego de vencer al coronavirus

Sociedad
Felcc investiga si Evo Morales mantuvo una relación con una menor de edad
3

Felcc investiga si Evo Morales mantuvo una relación con una menor de edad

Seguridad
"Siempre se inventan cualquier cosa, no hablo esas cosas”, responde Evo sobre relación con joven
4

"Siempre se inventan cualquier cosa, no hablo esas cosas”, responde Evo sobre relación con joven

Seguridad
Bolivia puede apreciar la lluvia de meteoros Perseidas
5

Bolivia puede apreciar la lluvia de meteoros Perseidas

Sociedad
A partir de este 17 se paga el Bono Universal a quienes no cobraron
6

A partir de este 17 se paga el Bono Universal a quienes no cobraron

Economía
La Paz sigue primero en casos diarios de coronavirus y Bolivia se acerca a los 90 mil acumulados
7

La Paz sigue primero en casos diarios de coronavirus y Bolivia se acerca a los 90 mil acumulados

Sociedad
La primera reacción en Bolivia sobre la vacuna rusa contra el coronavirus
8

La primera reacción en Bolivia sobre la vacuna rusa contra el coronavirus

Sociedad
Chuquisaca: Hallan una veta de sal rosada en Culpina
9

Chuquisaca: Hallan una veta de sal rosada en Culpina

Local
Criminóloga mexicana describe un perfil de Evo Morales
10

Criminóloga mexicana describe un perfil de Evo Morales

Seguridad