Si el deseo pesa más que el pragmatismo

Lo que debe entender el ciudadano es que Bolivia tiene solamente dos opciones: o el derrumbe completo de su sistema institucional, o el resurgimiento del espíritu democrático con el que debe vivir como país.

El ciudadano lo va a entender. Pero parece que algunos políticos contestatarios, no. No han civilizado sus cerebros o no han educado su sentido común como lo hace cualquier persona de buen espíritu con el fin de caminar bien en la vida. La papeleta —al menos esa que según el panorama que hasta hoy se presenta se va a imprimir— será variopinta, y es por esa variada gama de colores que quizá se ponga en riesgo el triunfo de la mejor candidatura y la que tiene más posibilidades de desplazar, democráticamente, a Evo Morales y Álvaro García Linera del poder. ¿Es que acaso ellos, los que cuentan con 10 por ciento o menos de popularidad, no se dan cuenta de que no va a suceder un milagro de aquellos que suceden pocos en la historia, como para que su aceptación suba 30 o 40 puntos en menos de cinco meses? Entre estas personas de obstinada impertinencia política o de impresionante optimismo y candidez, se encuentran un senador nacional cruceño (que es muy sagaz como senador, hay que reconocerlo) y un político indígena de La Paz (que en sus años fue buen parlamentario, hay que decirlo), para mencionar solamente a los únicos opositores que podrían, como máximo, llegar a pelear unos cuantos escaños en la asamblea.

Los bolivianos no sabemos aprender ni tenemos un olfato político pragmático o visionario. La sangre criolla no nos deja pensar. Pero no, no hablemos por todos, acusemos solamente a ellos, a los que tienen la culpa. Y es que el ciudadano boliviano sí sabrá distinguir entre lo bueno y lo mano. Y es que la sangre criolla, ésa que no deja pensar ni hacer política escrita con mayúsculas, solamente fluye por las venas de unos cuantos que no se saben mirar con claridad el futuro, detenerse y dar un paso a un lado para dejar libre el camino a los que sí pueden llegar al poder y ejecutar el cambio necesario. Y ahora estoy hablando nuevamente de esas dos personas que he insinuado en el párrafo anterior. En ellos el deseo de poder está pesando más que el pragmatismo patriótico. Aludo solo a esas dos personas porque las creo sanas. Aún están a tiempo de detenerse y dejar ganar a quienes pueden hacerlo y salvar el país. De los demás, para qué hablar. Tienen uno o dos por ciento; algunos son satélites del Movimiento Al Socialismo y otros simplemente seres humanos cándidos y soñadores, que creen ciegamente en los milagros del cielo.

El punto es que los políticos de la oposición boliviana no han podido unirse. Y lo más lamentable es que esa desunión se dio no porque no coincidieron en sus ideologías o propuestas de país, sino solamente por cuestiones de angurria y sed de poder. Este es un momento en que no valen las sutilezas ideológicas. ¿No entienden que lo que se necesita hoy es una lectura de orden práctico? ¿No sabemos que, debido a la catástrofe que puede venir, ahora no valen tanto los modelos teóricos?

La política es, según Ortega y Gasset, el arte de los resultados. Para Paz Estenssoro era el arte de resolver las controversias sociales y de caminar en el sentido de la historia. Yo creo que la política es algo mucho más amplio y grande que lo que envuelven esas dos miradas, y, al mismo tiempo, algo mucho más simple y sencillo de comprender. Para mí la política es, ni más ni menos, el arte de las decisiones. Con esto me voy a lo siguiente. Un buen político, y un gran patriota, a veces debe dejar de lado ciertas aspiraciones en pro de un ideal más elevado, aún si esto supone que el adversario político tenga que tomar el poder, con tal de que éste sea un medio a través del cual aquél haga el bien. De esa forma, sin intervenir directamente, solamente decidiendo abrir espacio a la mejor opción política y cediendo sus votos a quien o quienes puedan ejecutar el resurgimiento nacional, estará haciendo política, y de la más elevada.

LO MÁS LEÍDO...

Todo lo que debes saber sobre los jurados electorales
1

Todo lo que debes saber sobre los jurados electorales

Local
Copa promulga ley que crea el Bono Contra el Hambre, pese a observaciones
2

Copa promulga ley que crea el Bono Contra el Hambre, pese a observaciones

Política
¿A qué se debe el “cambio de sabor” del agua potable de Sucre?
3

¿A qué se debe el “cambio de sabor” del agua potable de Sucre?

Local
El MAS dice que ganará en primera vuelta tras un incidente en la avenida de las Américas
4

El MAS dice que ganará en primera vuelta tras un incidente en la avenida de las Américas

Política
La campaña sube de tono: Un tuit de Samuel recibe dura respuesta de Camacho
5

La campaña sube de tono: Un tuit de Samuel recibe dura respuesta de Camacho

Política
Potosí: Una candidata a diputada del MAS termina en la Policía en Tupiza
6

Potosí: Una candidata a diputada del MAS termina en la Policía en Tupiza

Política
Curso preuniversitario gratuito comienza este lunes
7

Curso preuniversitario gratuito comienza este lunes

Sociedad
Citan a declarar a Evo Morales por el caso Terrorismo
8

Citan a declarar a Evo Morales por el caso Terrorismo

Seguridad
La madre de Samanta: “Me levanto al día siguiente, miro al costado y no hay nada”
9

La madre de Samanta: “Me levanto al día siguiente, miro al costado y no hay nada”

Sociedad
Evo dice que el retiro de Áñez estaba "decidido hace mucho" y solo faltaba "negociar su impunidad”
10

Evo dice que el retiro de Áñez estaba "decidido hace mucho" y solo faltaba "negociar su impunidad”

Política