Puño y Letra

Henry Kissinger, Orden Mundial

Quien quiera comprender la forma de pensar de Henry Kissinger (1923), que se lo imagine dirigiendo la política exterior estadounidense desde el 11 de septiembre del 2001, en lugar de los dos grupos que se pasaron buena p

Henry Kissinger, Orden Mundial
Fue uno de los hombres de mayor influencia en el Siglo XX.

Quien quiera comprender la forma de pensar de Henry Kissinger (1923), que se lo imagine dirigiendo la política exterior estadounidense desde el 11 de septiembre del 2001, en lugar de los dos grupos que se pasaron buena parte del último cuarto de siglo condenándolo. Primero llegaron los neoconservadores que pregonaban la democracia y veían la realpolitik de Kissinger como apaciguamiento, y ahora los demócratas , que insisten en que la construcción del país ha de comenzar en casa, y odian los enredos internacionales y las estrategias a gran escala.

¿Habría sido útil un poquito de realismo en Irak, y no el amateurismo de Bush y su "son cosas que pasan"? ¿Habría implicado a Estados Unidos en el establecimiento de un gobierno en Kabul "plenamente representativo" un estadista que conociese lo dicho por Churchill sobre Afganistán ("excepto en tiempos de cosecha […] las tribus pastunes siempre están librando guerras públicas o privadas")? ¿Habría trazado Kissinger una línea roja de advertencia y luego permitido que al-Asad se fuese de rositas tras usar armas químicas? ¿O permitido que se crease paulatinamente un vacío de poder en las fronteras de Putin? Quien considere que Estados Unidos está haciendo lo correcto, que pase directamente a las reseñas de poesía. Sin embargo, quien se preocupe por un mundo fuera de control ha de leer Orden mundial. El libro combina historia, geografía, política moderna y una buena dosis de pasión. Sí, pasión, pues estamos ante el llamamiento vehemente de un célebre escéptico, una advertencia a las generaciones futuras por parte de un anciano empapado de pasado. El libro tiene sus defectos, y está distorsionado por la preocupación del autor por su legado y por unas ansias innecesarias de no molestar a los líderes liliputienses sobre los que aún intenta influir, pero es un libro con el que se debería encerrar a todo congresista, obligándolo a leerlo, antes de jurar el cargo.

La premisa es que vivimos en un mundo donde impera el desorden: "Aunque es probable que ‘la comunidad internacional' se invoque ahora con más insistencia que nunca, no presenta un conjunto claro ni pactado de objetivos, métodos o límites [...]. El caos amenaza, acompañado de una interdependencia sin precedentes".

De ahí la necesidad de construir un orden capaz de equilibrar los deseos encontrados de los diferentes países, tanto de las potencias occidentales establecidas que escribieron las normas internacionales existentes (principalmente Estados Unidos) como de las emergentes que no las aceptan, principalmente China, pero también Rusia y el mundo musulmán.

Será una tarea ardua, porque nunca ha habido un auténtico orden mundial; por el contrario, las diferentes civilizaciones dieron con sus propias versiones. La musulmana y la china eran casi completamente egocéntricas: si no formabas parte de la comunidad de creyentes del islam o gozabas del privilegio de ser un súbdito del magistral emperador, eras un infiel o un bárbaro.

A pesar de ser más reciente y tener más matices, la versión estadounidense también es un tanto egocéntrica: un orden moral donde todo será perfecto cuando el mundo entre en razón y piense como Estados Unidos. Así las cosas, el mejor punto de salida sigue siendo el equilibrio de poder europeo de corte westfaliano.

Kissinger recorre detenidamente en el libro la historia europea. Sus héroes son, qué duda cabe, exponentes de la realpolitik como el cardenal Richelieu, el austríaco von Metternich y el pragmático lord Palmerston. Europa ha dado el modelo histórico más plausible, pero ya no es el escultor. Perdió su poder en dos guerras mundiales y ahora está obsesionada con la construcción interna de la Unión Europea. Y no tendrá un papel relevante en el escenario internacional hasta que resuelva ese debate.

Kissinger también dedica unas palabras elocuentes a Rusia. El nacionalismo de Vladimir Putin tiene más sentido cuando se comprende el resentimiento histórico y la expansión implacable de su país durante siglos: Rusia añadió a su territorio una media de 100.000 kilómetros cuadrados al año entre 1552 y 1917. El libro se encalla un poco en el islam. La religión solía ser uno de los puntos ciegos de Kissinger. De repente, el fracaso del islam al diferenciar entre mezquita y Estado lo explica casi todo. Irán es la perfidia personificada. Israel, en cambio, es una víctima en un mar de irracionalidad. El autor no menciona su poco constructiva política de asentamientos ni se detiene en los extremistas del Estado judío. Todo huele a ofrenda de paz, tardía, a la derecha israelí y sus defensores en el Congreso estadounidense.

Sin embargo, paulatinamente, la magnitud del problema queda clara, y con ella su dimensión estadounidense. En Asia están emergiendo dos posibles equilibrios de poder, y en ambos está implicada China: uno en el sur de Asia, el otro en el este de Asia. Pero, a día de hoy, ninguno cuenta con un equilibrador, un país capaz inclinar la balanza hacia el lado más débil, como otrora hiciese el Imperio británico en Europa.

¿Es el Estados Unidos moderno capaz de liderar y sacar al mundo de este atolladero? Kissinger no responde directamente a esa pregunta, pero los capítulos sobre su país se leen como una advertencia a un amigo querido pero estrecho de miras. EE.UU se enfrenta a esta tarea con dos grandes defectos de carácter. El primero, vinculado a su geografía, es la percepción de que la política exterior es "una actividad optativa". Se trata de una superpotencia que se ha retirado vergonzosamente de tres de las últimas cinco guerras que decidió librar: en Vietnam, Irak y Afganistán.

El segundo defecto es que esos mismos ideales que han construido un gran país a menudo hacen que sea penoso en materia de diplomacia, y en particular "la convicción de que sus principios nacionales eran a todas luces universales, y su aplicación siempre beneficiosa".
En su mejor versión, Estados Unidos es imparable.

En la Guerra Fría, el orden moral de Estados Unidos funcionó: había un adversario claro al que se acabaría superando en fuerza, había aliados sumisos y un conjunto de reglas de compromiso. Pero el desorden actual es más complejo: el caos en Oriente Próximo, la propagación de las armas nucleares, la aparición del ciberespacio como un campo de batalla sin regular y la reordenación de Asia. El desafío "no es solo una multipolaridad de poder, sino un mundo con unas realidades cada vez más contradictorias", escribe Kissinger. "No hay que dar por sentado que, si no nos ocupamos de ellas, llegará un momento en que esas tendencias se reconciliarán automáticamente para configurar un mundo de equilibrio y cooperación, o siquiera algún tipo de orden".

Mientras tanto, la habilidad política, el arte de "ocuparse" de esos problemas, se está volviendo más difícil. Kissinger se burla de la idea ciberutópica de que una mayor conectividad y transparencia harán del mundo un lugar más seguro, a medida que los países se conocen mutuamente: "Los conflictos internos y entre sociedades están presentes desde los albores de la civilización. Las causas de estos conflictos no se restringen a una ausencia de información o a la falta de capacidad para compartirla". Antes bien, la inmediatez de todo es una prueba. Cada incidente da la vuelta al mundo, pero la audacia, el liderazgo y el sigilo son más complicados.

¿Cómo se desenvuelven los actuales líderes estadounidenses? Aquí el libro resulta tímido hasta la irritación y tácitamente devastador.
No hay una crítica directa a Obama, e incluso leemos un párrafo un tanto cómico en el que Kissinger expresa su admiración personal por Bush en pleno repaso de sus despistes en política exterior. No obstante, el mensaje es claro: el mundo está a la deriva, sin nadie que se ocupe de él, y Estados Unidos, parte indispensable del nuevo orden, aún tiene que responder a preguntas básicas como "qué pretende prevenir" y "qué quiere conseguir". Sus políticos y sus ciudadanos no están preparados para el siglo que tienen por delante. La lectura de este libro sería un útil primer paso.

HENRY KISSINGER EN BREVE
Político y diplomático estadounidense (Fuerth, Alemania, 1923). Su origen judío le obligó a abandonar Alemania con su familia para escapar de la persecución nazi (en 1938).
El presidente Nixon lo nombró asesor para asuntos de seguridad nacional en 1968; la brillantez con la que ejerció su labor hizo que en 1973 le nombrara secretario de Estado (ministro de Asuntos Exteriores). Cuando Nixon hubo de dimitir, Ford mantuvo a Kissinger al frente de la política exterior.
El tiempo que dirigió la diplomacia norteamericana, Kissinger diseñó una nueva política exterior y quizá incluso un nuevo marco internacional. Impulsó la distensión mediante la renuncia de los Estados Unidos al principio de intervención militar global, así como el reconocimiento de la Unión Soviética como interlocutora y partícipe de la hegemonía mundial (Conferencia de Helsinki, 1975). Fue uno de los principales artífices del acercamiento de los Estados Unidos a la República Popular China (viajó a Pekín en 1971, donde preparó el reconocimiento diplomático del régimen de Mao y la visita de Nixon en 1972).

 


LO MÁS LEÍDO...

Huacareta: ¿Estudiantes “poseídos” por practicar un juego diabólico?
1

Huacareta: ¿Estudiantes “poseídos” por practicar un juego diabólico?

Local
Alertan sobre treintena de colegiales “poseídos”
2

Alertan sobre treintena de colegiales “poseídos”

Local
Dos personas murieron tras consumir bebidas
3

Dos personas murieron tras consumir bebidas

Seguridad
Joven hurta $us 45.000 de sus padres y huye de casa
4

Joven hurta $us 45.000 de sus padres y huye de casa

Seguridad
Mira cómo reclamó el público de la U a los jugadores de Stormer's [Video]
5

Mira cómo reclamó el público de la U a los jugadores de Stormer's [Video]

Deporte
Determinan que jóvenes de Huacareta sufren una psicosis colectiva
6

Determinan que jóvenes de Huacareta sufren una psicosis colectiva

Local
Envían a la cárcel a joven motociclista
7

Envían a la cárcel a joven motociclista

Seguridad
Tenía tos y terminó con una amputación cuádruple
8

Tenía tos y terminó con una amputación cuádruple

Curiosidades
Redes estallan tras dichos sobre dinero en el bolsillo
9

Redes estallan tras dichos sobre dinero en el bolsillo

Política
Exorcista: Hay más casos de los que uno piensa
10

Exorcista: Hay más casos de los que uno piensa

Local
Logo El RayoUniversitario suma su primera derrota en el Clausura
deporte

Universitario suma su primera derrota en el Clausura

Universitario suma su primera derrota en el Clausura
Si todavía no viste la pelea campal entre jugadores de Estudiantes y Gimnasia, aquí el video
deporte

Si todavía no viste la pelea campal entre jugadores de Estudiantes y Gimnasia, aquí el video

Si todavía no viste la pelea campal entre jugadores de Estudiantes y Gimnasia, aquí el video
Pep Guardiola ficha por el Manchester City
deporte

Pep Guardiola ficha por el Manchester City

Pep Guardiola ficha por el Manchester City
El “docto” pretende cosechar más unidades
deporte

El “docto” pretende cosechar más unidades

El “docto” pretende cosechar más unidades
Universitario bicampeón
deporte

Universitario bicampeón

Universitario bicampeón
Dominio capitalino en el Nacional de Squash deporte

Dominio capitalino en el Nacional de Squash

Dominio capitalino en el Nacional de Squash
Dulce despedida deporte

Dulce despedida

Dulce despedida
Imbatible deporte

Imbatible

Imbatible
Tablas en el valle deporte

Tablas en el valle

Tablas en el valle
logo gente flash
Gente 01

Tu mejor maquillaje es tu sonrisa

Tu mejor maquillaje es tu sonrisa
Gente 02

Exposición de Gabriela Pimentel

Exposición de Gabriela Pimentel
Gente 03

ZebraLounge

ZebraLounge
Gente 05

En Joy Ride

En Joy Ride
Gente 04

En Klásicos

En Klásicos
Gente 02

Joy Ride Turismo en Maragua

Joy Ride Turismo en Maragua
Gente 02

Movie Fans

Movie Fans